Coronavirus

Un marzo negro: los fallecidos se multiplican por dos

En comparación con los datos de marzo de 2019. En Castilla-La Mancha se triplicaron los decesos, al pasar de una media de 54 muertos al día a los 166

10.935, 12.418, 14.555, 15.843... Son los números con los que cada día amanece España. El Comité de Técnicos, nombrado por el Ejecutivo, ofrece diariamente las cifras de nuevos muertos como si de un parte de guerra se tratara. Ofrece una retahíla de datos que no dibujan una radiografía real de los decesos que se están produciendo en las últimas semanas. La escasez de pruebas diagnósticas y el hecho de contabilizar exclusivamente los fallecidos a los que se le han efectuado la prueba deja fuera a quiénes murieron en sus casas, lo hicieron en residencias de ancianos y en algunos hospitales.

Alcaldes, funerarias y sacerdotes, entre otros, llevaban tiempo advirtiendo de que la cifra de muertes por coronavirus era mayor de la declarada, unas impresiones que se confirmaron esta semana con los datos publicados por el Tribunal de Justicia de Castilla-La Mancha o por los que ofrecen algunos centros médicos. Cuando se cumple un mes de pandemia, España sigue sin conocer con exactitud cuántos son los muertos por coronavirus.

Hablar de datos exactos es una quimera bajo las circunstancias sanitarias, aun así, existen algunas fuentes oficiales que ofrecen otra perspectiva. Una de ellas es el documento «Vigilancia de los excesos de mortalidad por todas las causas», conocido como informe MoMo y realizado por el Instituto Carlos III. Se fundó en 2004 con el objetivo de monitorizar los fallecidos por las olas de calor en España. Ahora, está midiendo el exceso de mortalidad detectado desde el inicio de la crisis del coronavirus. Utiliza datos de 3.929 registros civiles, correspondientes al 93% de la población española y que incluye todas las provincias.

Según el informe MoMo publicado el pasado miércoles, desde el 17 de marzo hasta el 7 de abril fallecieron en toda España un total de 38.647 personas, 13.954 más que la cifra estimada para este periodo de cualquier otro año, es decir, el 56% más. En concreto, crecieron los decesos entre los mayores de 74 años, un 64,7%, seguidos por el grupo de entre 65 y 74 años, con el 53%

Aunque el informe no concreta la causa de la muertes, el hecho de que los decesos se hayan disparado sobre todo entre las personas mayores hace pensar en la influencia del coronavirus. Además, precisamente las cuatro provincias con mayores desviaciones son a las que la enfermedad está golpeando con mayor dureza. No obstante, los investigadores reconocen un retraso en la notificación de defunciones en casi todas las comunidades, «siendo notable en La Rioja y en Madrid». No hay duda, de que los muertos son aún muchos más.

Si comparamos estos datos provisionales de decesos con las cifras de marzo de 2019 publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, observamos que se está muriendo al día el doble de personas que en el año pasado. Así, si tomamos como referencia el periodo de tiempo disponible en el informe MoMo y calculamos la media de fallecimientos de ese tramo en cada comunidad, obtenemos que se está muriendo una media de 113 personas al día en tiempos de pandemia. Con los datos del INE correspondientes a 2019 se puede concluir que en todo el mes de marzo fallecieron 36.564 personas. Si calculamos la media en cada Comunidad y a partir de ese dato hallamos la media nacional, obtenemos que en marzo de 2019 murieron 62,2 personas al día. Es decir, estaría muriendo el doble de personas que el año pasado.

Sin embargo no todas estas muertes se pueden atribuir al coronavirus. Seguramente el colapso de los hospitales y los centros de salud influya en que aumenten otras muertes por enfermedades crónicas. Y, por otro lado, el confinamiento o el miedo estarían retrasando las visitas al médico por lo que estaríamos hablando de muertes causadas indirectamente por el Covid-19. El verdadero número de muertes solo lo conoceremos con una mayor precisión cuando el Instituto Nacional de Estadística recoja los datos de todos los registros civiles y publique las estadísticas demográficas un año después. Es decir, los datos no estarán hasta 2021.

En Madrid, por ejemplo, se habría pasado de las 133 muertes al día en la Comunidad a las 297 que se estarían produciendo en estos momentos, es decir más del doble. En el caso, de Castilla-La Mancha estarían multiplicándose por tres las muertes, al pasar de una media de 54 muertes diarias a las 166 que se estarían produciendo. Asimismo, en Cataluña se está multiplicando por dos al pasar de las 175 de media a las 329 durante la pandemia. Unos datos más acordes con la realidad actual.