PSOE y PP no pactan ni la Presidencia de la comisión

La Mesa debatirá hoy la creación del órgano para discutir el pacto anti-Covid

visita Pablo Casado a una explotación ganadera en Valverde de Alcalá.
El presidente del PP, Pablo Casado, visitó ayer una explotación agraria de la Comunidad de Madrid FOTO: DAVID MUDARRA EFE

La comisión parlamentaria que debería servir de marco para acordar la respuesta económica y social contra la crisis que deja la pandemia se constituirá con malos augurios sobre las expectativas de acuerdo. PSOE y PP no han sido capaces de pactar hasta hoy ni siquiera la forma y el fondo de este órgano parlamentario. La izquierda presentó su propuesta la pasada semana, sin pactarla con los demás grupos, y su intención es que la presida un representante de la mayoría parlamentaria, un socialista.

El PP insiste en su presión para que la comisión sea un foro en el que se investigue y fiscalice la gestión que ha hecho el Gobierno de la crisis sanitaria nacional. Quiere comparecencias de los ministros, documentos y actas de sus decisiones. Ciudadanos se abre, sin embargo, a que se diferencien los dos aspectos, sin mezclarlos: apoyan que se busquen con agilidad acuerdos frente a la catástrofe económica y social, y, al mismo tiempo, creen que también habrá que evaluar la gestión del Gobierno socialista. El planteamiento de los populares llevaría a convertir esta Comisión de la Reconstrucción también en una comisión de investigación.

Génova se queja de que la izquierda la registrara sin buscar antes el acuerdo con los demás partidos. «La imposición no es un buen principio para buscar acuerdos», advierten. Desde la dirección popular también «calientan» el terreno con el aviso de que la comisión comienza mal porque en las negociaciones se ha ignorado al Grupo Popular, pese a que Pablo Casado, recuerdan, fue el impulsor de la idea de llevar el Pacto por la Reconstrucción a una comisión parlamentaria.

En éstas, el pulso entre partidos sigue primando más que la demanda de consensos y mayorías claras para reponder con contundencia a la crisis que deja la pandemia. El PSOE acusa al PP de poner zancadillas al acuerdo para utilizar la crisis para desgastar al Gobierno. El PP acusa al PSOE de estar más empeñado en construir una estrategia política, y un relato para salir del paso, que en hacer frente al virus y a la consiguiente crisis económica. Y la impresión parlamentaria es que la comisión acabará siendo un instrumento más para el ruido político, y un espacio para dejar morir la presión por los pactos, que una vía para favorecer los grandes acuerdos.

La Mesa del Congreso debatirá la constitución de esta comisión en el día que se conocerá la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre de 2020. La previsión que hacía FUNCAS esta misma semana no era nada halagüeña y el PP tiene ya preparado su duro discurso de respuesta a estos datos económicos. En suma, el clima no puede parecer menos favorable al entendimiento-

De hecho, el principal partido de la oposición hasta marca distancias con la posición del Gobierno de España en la UE. Desde las filas populares han comenzado a fluir la críticas contra la negociación de Pedro Sánchez. Dicen que el único acuerdo, más allá de las inyecciones del BCE para sujetar la prima de riesgo, que llegó en España a 155 puntos, es trabajar a futuro en un plan de préstamos condicionados y alguna línea directa de ayudas para aiviar la enorme tasa de desempleo. «Sánchez llegó a la UE sin los deberes hechos y con propuestas que no se atienen a la legislación de los organismos europeos».

La falta de unidad en Europa debilita la posición de España ante los futuros planes que puedan discutirse para hacer frente a las secuelas de la pandemia. En Génova creen que la condicionalidad europea llegará en otoño.