El presidente de Ausbanc: “Nunca les pedí dinero a los abogados de la Infanta”

Pineda niega que extorsionara a la defensa de Doña Cristina para retirar la acusación de Manos Limpias en el "caso Nóos": "Nunca tuve ese encargo y nunca lo hubiese aceptado"

La Audiencia Nacional retoma el juicio a los líderes de Ausbanc y Manos Limpias
Luis Pineda, para quien la Fiscalía pide 119 años de prisión, ayer, durante la reanudación de su declaración en el juicio del "caso Ausbanc"FERNANDO VILLAREFE

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ha vuelto a negar hoy que extorsionara a entidades bancarias mercadeando con las denuncias judiciales impulsadas por la asociación de consumidores y el sindicato Manos Limpias, una acusación por la que la Fiscalía pide para él una condena de 119 años de prisión por pertenencia a organización criminal, extorsión, estafa, blanqueo y delito fiscal.

Pineda ha negado que financiara a Manos Limpias -solo le compró lotería de Navidad, ha admitido irónicamente- y aunque sí ha recordado que pagó alguna fianza al sindicato para poder personarse como acusación popular y que ejerció como letrado para el colectivo de funcionarios, afirma que jamás cobró honorarios. "No tengo ni idea de dónde sacaba el dinero", ha apuntado.

Del secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad -para quien la Fiscalía reclama una condena de 25 años de cárcel-, ha afirmado que “era como Belén Esteban”, porque “todos los medios de comunicación le perseguían”, pero ha negado que le diera directrices en ninguna de las causas en las que estaba personado el sindicato. No era, ha dicho, una persona “influenciable” por nadie.

La Fiscalía atribuye a Pineda el intento de «negociar” la retirada de la acusación contra la Infanta Cristina» en el «caso Nóos» por parte de Manos Limpias a cambio de tres millones de euros que el presidente de Ausbanc habría reclamado a los abogados de la hermana del Rey en marzo de 2016. “Nunca tuve ese encargo y nunca lo hubiese aceptado”, ha subrayado. “Nunca les pedí dinero por eso”, ha añadido a preguntas del abogado de Bernad.

Pineda ha contado que le dijo al periodista Javier Cañas, que fue director de una de las publicaciones de Ausbanc y a quien ha definido como una persona muy próxima a Bernad, “que en la medida de lo posible no se castigara más a la primera institución de España”. Según ha explicado, le dijo: “Haz todo lo que esté en tu mano para que no se haga daño al Rey”. Estaba, ha recordado, “muy preocupado” porque veía que en los medios de comunicación se hablaba “nada bien de la institución” y le “preocupaba mucho esa imagen”. “No me hizo ni caso”, ha mantenido.

De Bernad ha dicho que era “una ametralladora de denuncias” porque “leían la prensa y cuando veían una corruptela ponía en marcha los mecanismos” para denunciar los hechos ante los tribunales. Y aunque ha negado que mantuviese con él una amistad íntima , sí ha dejado claro que le respetaba “enormemente” porque “la labor que hizo contra la corrupción en este país fue encomiable”.

“Si Medel contaba la verdad, no había caso”

El interrogatorio a Pineda por parte del fiscal José Perals -que comenzó el pasado 6 de febrero y que se interrumpió el pasado marzo por la crisis del coronavirus- ha concluido poniendo sobre la mesa el representante del Ministerio Público siete acuerdos de Ausbanc con entidades bancarias como Caja Vital, Caixa Geral, Citybnak o Bankia, o con empresas como Gas Natural.

Pero el acusado ha vuelto a desmarcarse de cualquier intento de extorsión y ha enmarcado esos acuerdos publicitarios e informes trimestrales (algunos a razón de 62.500 euros) en las relaciones comerciales que Ausbanc mantenía de manera habitual con las mismas. “Mi relación con las entidades bancarias siempre ha sido de respeto mutuo, porque formamos parte del mismo océano”, ha explicado durante un interrogatorio en el que ha sido reconvenido varias veces por la presidenta del tribunal, la magistrada Ángela Murillo, empeñada en acotar su testimonio al objeto del proceso.

Y respecto a la retirada de la acusación de Manos Limpias respecto al ex presidente de Unicaja Braulio Medel en el “caso de los ERE”, sí ha reconocido que le comentó a Bernad “que no veía clara la imputación”, pues estaba convencido de que “si Medel contaba la verdad y nada más que la verdad, no había caso”.

Pineda ha vuelto a denunciar una supuesta campaña de desprestigio del BBVA y de “Villarejo y sus adláteres” contra él por sus demandas contra la entidad bancaria. ”A nosotros se nos hizo una burbuja con dinero y mentiras”, ha insistido, en la que “se gastaron trillones”. Pero ha negado que Bernad le diera instrucciones para desprestigiar al banco. “Ni me las ha dado ni yo las aceptaría”, ha recalcado.

La Fiscalía mantiene que Pineda “enmascaraba” los pagos de entidades financieras y empresas como publicidad en las revistas de Ausbanc, estudios de mercado y patrocinios de jornadas u otros eventos de la asociación de consumidores. A partir de 2012, asegura en su escrito de acusación, habría utilizado a Manos Limpias para «reforzar la presión contra las entidades» y lograr esos acuerdos económicos. Con ese objetivo, según el Ministerio Público, financiaba al sindicato “para ejercer la acusación popular contra determinadas personas”, contando con el “apoyo y beneplácito» del propio Bernad.