El Rey en la ONU: «España seguirá siendo fiable»

Felipe VI participa telemáticamente en la cumbre del 75 aniversario de unas Naciones Unidas desboradas por la pandemia

«Resulta difícil imaginar cómo sería el mundo hoy sin Naciones Unidas», dijo Felipe VI durante su intervención en la cumbre telemática que tuvo lugar ayer para conmemorar el 75 aniversario de la creación de Naciones Unidas. En una reunión marcada por el reto de dar una respuesta a la pandemia global, Don Felipe aseguró que « España seguirá siendo, en el marco de la Unión Europea, un miembro leal de Naciones Unidas y un socio fiable de sus Estados miembros».

A diferencia de como suele ser habitual en los discursos presenciales en la apertura de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, que suelen tener mayor duración, la intervención del Rey, grabada en Madrid, apenas duró algunos minutos en esta desangelada cumbre golpeada duramente, como en general toda la actividad de este organismo multilateral, por la epidemia del Covis-19. Pese a todo Don Felipe fue insistente en las palabras de aliento y en los elogios a Naciones Unidas, organización a la que describió como «el referente del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, del desarrollo y de la protección de los derechos humanos». Por ello el Jefe de Estado quiso mostrar su agradecimiento y felicitación a «todas aquellas personas que la alumbraron y para las que han trabajado a lo largo de siete décadas y media en su noble tarea, incluso en ocasiones dando la vida por los ideales que la sustentan. Gracias de todo corazón», dijo el Rey poco antes de asegurar que «necesitamos más Naciones Unidas y unas naciones más unidas».

Como no pudo ser de otra manera Felipe Vi dedicó buena parte de su intervención a poner de manifiesto como la crisis desatada por el virus chino demuestra la necesidad de avanzar en el multilateralismo y dotar de más autonomía y medios a organizaciones como Naciones Unidas, institución a la que se refirió como «la casa común de la humanidad». En este sentido, Don Felipe dijo que «a causa de la pandemia, la Humanidad está viviendo una crisis global inédita que pone a prueba a nuestros países y al sistema de Naciones Unidas, pero que también demuestra cuán necesaria es la cooperación internacional estructurada en un mundo cada vez más pequeño». Y un poco más adelante en su discurso: «La respuesta a los desafíos actuales requiere un multilateralismo reforzado, más inclusivo y mejorado, que facilite la colaboración entre actores estatales y la sociedad civil».

El Rey participó en el número 43 de un total de 182 naciones y organismos internacionales, una lista que comenzó con Estados Unidos y terminó con la Santa Sede. Todos participaron en esta desangelada reunión telemática en la que los mensajes, de apenas unos minutos de duración cada uno, fueron pregrabados y proyectados en un semivacío hemiciclo de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. La cumbre telemática de ayer anticipó la presencial de este jueves en la que no participarán jefes de Estado y de Gobierno. El objetivo de la creación hace 75 años de Naciones Unidas fue evitar una tercera guerra mundial y, al menos en ese sentido, ha cumplido su misión. Pero la declaración conjunta aprobada ayer reconoce que «nuestro mundo aun no es el que querían nuestros fundadores. Sigue plagado de desigualdad, pobreza, hambre, conflictos armados, terrorismo, inseguridad, cambio climático y pandemias». «Todo ello es una llamada a mas acción, no menos», concluye el documento.