España y la Hispanidad

Hoy celebramos la Fiesta Nacional de España, tradición hecha vida, que en esta fecha sintetiza acontecimientos muy marcados a lo largo de nuestra Historia Patria. La Fiesta fue establecida por Ley de artículo único, aprobada por las Cortes Generales el 7 de octubre de 1987, con refrendo del Presidente Felipe González –con un Gobierno de mayoría absoluta– y sancionada por D. Juan Carlos. En su exposición de motivos resumía fielmente su sentido: «La fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política y la integración de los Reinos de España en una misma Monarquía, inicia un periodo de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos...».

Eran tiempos en los que la izquierda española estaba representada en gran parte por la socialdemocracia del PSOE, entonces inequívocamente comprometido con la Constitución, la Monarquía parlamentaria y con una Idea de España en gran parte fiel a su compleja y densa Historia, aunque mutilada de sus raíces cristianas y su espíritu evangelizador. Teníamos un Gobierno de izquierdas, pero que se hacía respetar por la oposición. Hoy, por desgracia, tenemos al frente a uno que desde sus filas ataca y descalifica a la Corona, propugna un cambio de régimen político trabajando por una nueva República, y acosa, insulta y amenaza a los jueces que no le son gratos a sus intereses. España, la Constitución y la Corona, les sobrevivirán a todos ellos, que pasarán más pronto que tarde.