Policías piden al Gobierno que aclare las dudas sobre la eficacia de la vacuna AstraZeneca que les administrarán

El SUP reclama una reunión con el grupo de seguimiento Administración-Sindicatos

Agentes de la Policía Nacional
Agentes de la Policía NacionalPOLICÍA NACIONAL POLICÍA NACIONAL

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) quiere que el Gobierno aclare las dudas sobre la eficacia de la vacuna de AstraZeneca, que por decisión de la Comisión de Salud Pública adoptada ayer, será suministrada a policías nacionales, entre otros colectivos de riesgo, dentro de la estrategia de vacunación para proteger a profesionales esenciales frente al contagio del Covid-19. El SUP destaca que estudios científicos están alertando sobre la eficacia limitada de esta vacuna frente a la variante sudafricana del virus y la propia Organización Mundial de la Salud ha mostrado su preocupación ante el hecho de que pueda ser “mínimamente eficaz” en casos leves y moderados del coronavirus.

Por ello, el sindicato policial reclama la convocatoria de una reunión del grupo de seguimiento Administración-Sindicatos, en el marco del Plan de la Dirección General de la Policía sobre el Covid-19, para recibir las explicaciones oportunas sobre los planes de inoculación y las garantías médicas y sanitarias necesarias.

El SUP destaca que “colectivos tan expuestos como el de los policías deben tener las garantías necesarias de que la vacunación que se le suministra es eficaz porque su nivel de exposición al virus es muy elevado”. Por ello, subrayaran que “no quisiéremos pensar que la decisión de incluirnos en la estrategia de vacunación de forma apresurada tiene que ver con la necesidad de dar un destino a esas vacunas que no son eficaces totalmente” y por ello exigen al Gobierno “máxima transparencia y claridad para que los policías tengamos todas las garantías necesarias durante este proceso de vacunación”.

Agentes de más de 55 años

Por otra parte, destacan que, teniendo en cuenta que el Ministerio de Sanidad ha anunciado que la vacuna de AstraZeneca se suministrará a personas con una edad comprendida entre los 18 y los 55 años, recuerdan que los policías se jubilan al cumplir 65 años y que “los derechos a la salud y a la seguridad en el trabajo de los funcionarios deben ser garantizados sin discriminaciones o exclusiones por ese motivo”. Por ello reclaman información sobre qué se tiene pensado hacer para reforzar la protección de los agentes situados en la franja de edad comprendida entre los 55 y 65 años, que necesitan, precisamente por su mayor vulnerabilidad, una vacunación eficaz y que les proteja frente al virus sin margen para la duda o el recelo.

Desde el sindicato policial reclama garantías, transparencia e información a los representantes de los policías para que la protección de un colectivo crítico y expuesto al contagio a diario se haga desde principios que aseguren la salud de los agentes.