La Fiscalía respalda que se investigue si Irene Montero utilizó a una asesora como “niñera”

Respalda que se esclarezca en una pieza separada si la ministra de Igualdad contrató para cuidar de sus hijos a una trabajadora del partido

Thumbnail

La Fiscalía está a favor de que se investigue si la ministra de Igualdad, Irene Montero, recurrió a una trabajadora del partido -actualmente asesora del Ministerio- para cuidar de sus hijos, tal y como denunció la exabogada de la formación morada Mónica Calvente al juez Juan José Escalonilla, que investiga la supuesta financiación irregular de Podemos.

La que fuera responsable del área de Cumplimiento Normativo de Podemos denunció al juez Escalonilla el pasado 20 de enero que Pablo Iglesias e Irene Montero «utilizaron a una persona a sueldo del partido», Teresa Arévalo, «como cuidadora de sus hijos», lo que según expuso «además de ser contrario a las más elementales normas éticas, podría ser constitutivo de un acto de administración desleal del patrimonio del partido».

En un escrito remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, el Ministerio Público matiza no obstante que tanto el “caso niñera” como el resto de denuncias que puso sobre la mesa la letrada deben investigarse en una pieza separada, y no en el marco del “caso Neurona”, para no convertir la instrucción en “un procedimiento de auditoría de la actuación de un partido político que excede de lo que corresponde a una investigación penal”.

El Ministerio Público se opone así a la petición de Podemos de que se rechace de plano investigar el “caso niñera” por tratarse de “cuestiones de índole personal que nada tienen que ver” con el objeto de la causa.

Mitin en Alicante

La Fiscalía considera que mucha de la documentación aportada por la exresponsable de Cumplimiento Normativo de Podemos “debe ser expulsada del procedimiento por cuanto ninguna relación guarda con el mismo”, pero como considera “imposible” desglosar lo que guarda relación con los hechos investigados y lo que no, se inclina por no apartar esa documentación de la causa. Y recuerda que la instrucción se centra en la contratación de la consultora Neurona por parte de Podemos para supuestas labores de carácter electoral para las generales del 28 de abril de 2019.

Podemos, mantiene, “podrá discutir su contenido o podrá solicitar el cotejo o denunciar a la testigo por falsedad documental”, pero la supuesta animadversión de Carmona hacia Podemos, subraya, “forma parte de la valoración de la prueba y no determina en modo alguno la expulsión del procedimiento” de esos documentos.

La Fiscalía recuerda que la letrada denunció que Irene Montero “habría contratado a un miembro del partido como cuidadora de sus hijos”, y que aportó documentación a un viaje que ambas habrían realizado en campaña electoral (cuando se habría encargado de cuidar a su hija durante un mitin).

Carmona trasladó al instructor que le había llegado una denuncia interna que apuntaba a que Arévalo había ejercido de «niñera» en 2019 en Alicante durante un mitin. La letrada, según explicó, comprobó que el 20 de octubre de 2019 Montero, su hija y Arévalo viajaron a Alicante, junto a otras personas del partido, «a cargo del presupuesto de campaña de las elecciones del 10 de noviembre de 2019 de la coalición Unidas Podemos».

Denuncia en Anticorrupción

Asimismo, añade, la exabogada del partido explicó que “tuvo conocimiento por noticias en prensa de una situación similar en relación a otra persona miembro del partido que según la noticia actuaría como escolta” de Irene Montero.

Para el Ministerio Público “carece de sentido” investigar esas denuncias en el marco de estas diligencias previas, por lo que respalda que se abra una pieza separada “incorporando testimonio del escrito presentado y desglosando la documentación referida a estos hechos que ninguna relación guarda con este procedimiento”.

Manos Limpias presentó el pasado día 17 una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción contra Montero por delitos de prevaricación y malversación por dejar en manos de su actual asesora esas “funciones de niñera” y por lo que considera la “utilización de una dependencia del Ministerio, el despacho de la secretaria de la ministra”, para “sala de juegos” de los hijos del vicepresidente Pablo Iglesias y la titular de Igualdad.