Albares zanja «la pausa» para «unir fuerzas» ante el reto energético

El ministro viaja a México para reconducir las relaciones tras el duro señalamiento de López Obrador

El ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares (i), saluda al canciller mexicano, Marcelo Ebrard
El ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares (i), saluda al canciller mexicano, Marcelo Ebrard FOTO: Mario Guzmán EFE

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, se reunió ayer en Ciudad de México con el canciller de Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, para poner fin a la crisis diplomática abierta con México por «la pausa» en las relaciones anunciada hace un mes por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO): «Hemos intercambiado puntos de vista para estar en sintonía y unir fuerzas ante los grandes desafíos regionales en Latinoamérica y globales en el mundo». Tras una reunión con la Cámara de Comercio Española en México y empresarios mexicanos con intereses en España, Albares destacó un acuerdo para «acelerar una relación mutuamente beneficiosa» para España y México: «Hemos acordado preparar una nueva comisión binacional lo antes posible, que no se reúne desde el año 2017, en la cual vamos a abordar una multiplicidad de temas».

Su homólogo mexicano puso en valor «la gran contribución que ha significado para México la presencia de España» y el entendimiento político con Albares: «Tenemos un futuro promisorio. Compartimos agenda y tenemos una aproximación similar sobre el acuerdo de la UE modernizado». El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), explicó antes de la reunión que «la pausa» es una llamada a la reflexión: «No tenemos motivo para que haya ruptura de relaciones con España. Nada más es: vamos a reflexionar sobre cómo ha sido nuestra relación durante el periodo neoliberal. México no es tierra de conquista». AMLO rebajó sus dardos contra España: «Ya no puede ser lo mismo y lo están entendiendo bien».

Ante la crisis energética global, Albares trató con Ebrard la posibilidad de que México incremente su exportación de petróleo a España y la UE para rebajar la dependencia energética del crudo ruso: «Hemos abordado la situación energética en Europa. Hemos estado de acuerdo en condenar la injusta invasión de Ucrania. Hemos abordado la situación energética mundial y el papel que pueden jugar distintos países del planeta, incluido México». El director del Laboratorio de Economía y Negocios de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Ignacio Martínez Cortés, destaca que la invasión rusa de Ucrania «acelerar procesos que estaban pendientes como el intento de la UE de frenar su dependencia energética de Rusia».

Martínez subraya que la guerra en Ucrania provoca «cambios inesperados» en el tablero global: «El acercamiento entre EEUU y Venezuela era impensable hace pocas semanas. Se están tomando decisiones desde Washington a Bruselas pasando por Madrid, Caracas y Ciudad de México». El catedrático de Economía de la UNAM destaca que las exportaciones de crudo mexicano a la UE «beneficiaría a ambas partes ya que México aumenta su venta de petróleo y la UE rebaja su dependencia energética de Rusia».

Albares compartió sonrisas, buenas palabras y un abrazo con el ministro de exteriores mexicano para tratar de zanjar la polémica «pausa» anunciada por AMLO: «No sé lo que significa pausa». El ministro de Exteriores destacó a «las 7.000 empresas españolas que dan empleo directo a 300.000 mexicanos e indirecto a un millón» y las «500 empresas mexicanas en España que dan empleo directo a 20.000 españoles». España es el segundo mayor inversor extranjero en México por detrás de EEUU. Albares concluyó: «Un español nunca se siente extranjero en México».