Así se atenderá a los niños ucranianos con cáncer que acaban de llegar a España

Pequeños de entre tres y quince años continuarán sus tratamientos oncológicos en hospitales públicos de Madrid. Desde el Gregorio Marañón explican que son menores que acaban de recibir un trasplante de médula ósea, con tumores cerebrales o con leucemia.

Es una de las imágenes más devastadoras de la guerra. Muchas de las víctimas civiles que están atrapadas en este cruel conflicto sufren enfermedades cuyo tratamiento ha sido interrumpido tras la decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, de bombardear un país soberano e independiente. Niños enfermos, mujeres embarazadas o mayores dependientes son el eslabón más débil de esta barbarie. Sin embargo, algunos de ellos, que han podido escapar de los bombardeos empiezan hoy una nueva vida.

Los primeros 25 niños ucranianos con cáncer han llegado a España desde Polonia a Madrid donde serán derivados a los cuatro hospitales públicos de referencia en el tratamiento oncológico pediátrico (Niño Jesús, Gregorio Marañón, 12 de Octubre y La Paz) para ser tratados.

Los pequeños y sus familias aterrizaron en el aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz en el que supone el primer vuelo fletado por el Ministerio de Defensa para la evacuación de hasta 100 niños con cáncer que han logrado atravesar la frontera entre Ucrania y Polonia con el objetivo de que puedan continuar su tratamiento en España. En la base aérea fueron recibidos por la ministra Margarita Robles y el ministro de Inclusión y Migración, José Luis Escrivá, que ha publicado un tuit para informar de su llegada. Con ellos, además han llegado otras 22 personas que serán acogidas en el sistema nacional de protección.

Seis niños serán tratados en el Gregorio Marañón

Uno de los hospitales que atenderá a los menores es el Gregorio Marañón. La Dra. Elena Cela, jefa de Oncología Infantil del Hospital Gregorio Marañón, ha explicado que de los 25 niños que han llegado, “seis” de ellos serán tratados en este hospital público.

Una vez que lleguen, explica la doctora, serán valorados en la Urgencia, se les hará un triaje para detectar sus necesidades y una valoración clínica. “Una vez estudiadas las analíticas, se valorará si los pacientes necesitan ingreso o pueden ser acompañados al hotel en el que estarán con sus familiares”, señala a LA RAZÓN.

En los centros cuentan ya con los informes de cada uno de los menores. “Venían en ucraniano y los hemos traducido a inglés, con lo cual tenemos acceso directo a su diagnóstico, tratamientos recientes y tratamientos que van a necesitar próximamente”, explica la doctora Cela. “No habrá ningún problema para una atención segura y completa”, subraya.

En cuanto a los diagnósticos, desde el Marañón señalan que son los “más frecuentes en oncología pediátrica”: niños que acaban de recibir un trasplante de médula ósea, niños con tumores cerebrales o con leucemia.

Dado que ya conocen los historiales de los pequeños, desde el Marañón creen que la mitad de los seis pacientes que irán a su instalación, necesitará ingreso. Para ello se han habilitado ya habitaciones para que “estén lo más cómodo posible”.

Los menores llegan acompañados por sus familias, por lo que, en ningún momento estarán solos ni desatendidos, ya que al drama de la guerra se suma el calvario de una enfermedad muy dura con los más pequeños.