El PSOE cocina el indulto de Griñán

Zapatero y González apoyan la petición de la familia y el Gobierno lo verá «con rigor»

El PSOE y el Gobierno (o el Gobierno y el PSOE) ya han puesto en marcha toda la maquinaria a su alcance para blanquear el indulto del expresidente José Antonio Griñán y el Gobierno andaluz de Juanma Moreno teme que al final quede en el olvido del elevado coste que el caso ERE ha tenido para los andaluces, incluso después de una sentencia condenatoria a nueve años de prisión del Tribunal Supremo.

Primero se filtró el contenido de la petición de la familia de Griñán para un indulto parcial, luego que Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero lo respaldarán y ayer la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, hablaba ya de estudiar «con rigor» la solicitud. Todo ello cuando aún no se conoce el contenido íntegro de la sentencia del Supremo, que se desvelará próximamente.

«Se pensará en lo humanitario cuando se asuma que los ERE fueron gravísimos», apuntó por su parte el nuevo consejero de Justicia, Administración Local y Función Pública de la Junta de Andalucía, José Antonio Nieto en Canal Sur, para recordar que «es el momento» de que el PSOE «cambie de actitud», ya que «hay personas que a día de hoy siguen negando que existiera una trama que dio lugar a la pérdida, o al mal uso, o al uso delictivo de más de 800 millones de euros en Andalucía». «Por acción u omisión, esa responsabilidad es de quien gobernaba en ese momento en la Junta de Andalucía», apostilló Nieto, mientras el consejero de la Presidencia, Antonio Sanz, afirmaba que «lo primero que tiene que hacer el PSOE es pedir perdón por el grave daño que ha hecho».

La portavoz del Ejecutivo central, Isabel Rodríguez señaló que, en cualquier caso, hay que esperar a conocer el fondo de la sentencia por la que se condena a Griñán para hacer todas las valoraciones y si finalmente se produce la petición de la familia «el Gobierno la estudiará como se estudian todas las solicitudes de este carácter cuando llegan a la mesa del Consejo de Ministros».

Por su parte, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, advirtió al Gobierno de que no puede decidir «unilateralmente» sobre la petición de indulto parcial que pueda presentar la familia del expresidente socialista.

Desde Galicia, aseguró que se trata de un hecho de «enorme transcendencia, penal, política y democrática» por lo que no se puede resolver «por parte del PSOE, desde el Gobierno, en favor del PSOE, de militantes y expresidente condenados». A su juicio, «no es de recibo es que se esté, dentro del PSOE, cocinando aparentemente un indulto sin hablar con nadie, sin explicar con nadie y sin dar conocimiento a nadie, ni siquiera al partido mayoritario de la oposición ni al conjunto de los ciudadanos».

El texto de la petición de indulto de la familia de Griñán alegará su «intachable trayectoria vital caracterizada por su lucha por la democracia» y que a lo largo de 40 años dedicados al servicio público «jamás ha obtenido remuneración alguna distinta de su sueldo de funcionario».

La familia de Griñán califica de «desafortunada ironía» su condena a prisión por malversación, toda vez que «durante toda su vida ha hecho precisamente de la honestidad profesional y económica su principal valor». Tras repasar su biografía política, y atacando al delito de malversación, apuntan que es un «hecho cierto y conocido» que el patrimonio del político andaluz es «limpio y ajustado al propio del servidor público».

De hecho, hacen relación de sus cuentas y propiedades, señalando que han sido publicadas tanto en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía como en el de las Cortes Generales, y apostillan que es «público y notorio» que tras haber ocupado las más altas magistraturas del estado, «su patrimonio acredita por sí mismo la limpia ejecutoria de un servidor público ejemplar». Asimismo, destacan la actitud «prudente» y «discreta» mantenida por Griñán ante el proceso judicial del caso de los ERE, y añaden que mantienen el mismo respeto a los tribunales cuando piden la medida de gracia por «razones de humanidad y equidad».