Así será el periplo judicial de los exmiembros del Govern

Carles Puigdemont, Antoni Comin, Lluís Puig, Meritxell Serret  y  Clara Ponsatí /efe
Carles Puigdemont, Antoni Comin, Lluís Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí /efe

El futuro de Carles Puigdemont depende de la Justicia Belga.

Después de que el juez instructor interrogue al ex president, tendrá 24 horas para emitir un primer veredicto. Puede optar por denegar la petición de euroorden o por aceptarla. En este último caso, también puede imponer prisión preventiva ( al igual que ha sucedido en España con los cargos del Govern) o permitir que Puigdemont y los cuatro consellers en suelo belga sigan en libertad, pero con ciertas condiciones (pago de una fianza o la obligatoriedad de comparecer periódicamente para conocer en todo momento su paradero).

Después de esta primera decisión del juez instructor, el caso pasará a ser examinado por el Tribunal de Primera instancia (Chambre de Conseil) que tiene 15 días para valorar si esta petición de la Justicia española debe ser respondida.

En caso de que el juez instructor denegara la euroorden, la Audiencia Nacional también contaría con 24 horas para apelar ante este instancia como modo de que la justicia belga reconsiderase su decisión. Paul Bekaert, el letrado contratado por Carles Puigdemont especialista en retrasar las órdenes de extradición de presos etarras, ya ha anunciado sus intenciones de agotar todos los plazos posibles. El abogado cuenta con una doble estrategia para retrasar el procedimiento: el argumento de que en España no se respetan los derechos fundamentales ya que la justicia está politizada y la falta de equivalentes directos ente el Derecho belga y el español en algunos de los cargos que se le imputan a Carles Puigdemont como rebelión y sedición, no así la malversación de fondos. Tras el veredicto del juzgado de primera instancia, las partes pueden apelar ante un segundo tribunal que también cuenta con otros quince días para tomar una decisión. El periplo judicial no termina aquí: es posible volver a apelar ante el Tribunal de Casación que contaría con otros quince días para dar una respuesta. Bekaert ya ha anunciado sus intenciones de batallar sin descanso: la entrega podría demorarse un plazo de 60 a 90 días.

Un periodo durante el que Carles Puidgemont está dispuesto a presentarse a los comicios del próximo 21 de diciembre en una lista única utilizando Bélgica como centro de operaciones para su particular campaña electoral y convertirse en un dolor de cabeza para el ejecutivo de Charles Michel. El ministro de Justicia, Koen Geens, exoneró al Ejecutivo y aseguró que la decisión sobre Puigdemont se toma en el ámbito judicial.