Cospedal confirma que no había ni contabilidad «B» ni pagos en negro

La secretaria general asegura que tenía mala relación con Bárcenas y que a partir de 2009 ésta fue inexistente. Al igual que Cascos y Arenas, reafirma que el control de las donaciones era responsabilidad del ex tesorero. En ningún momento aseguró al juez Ruz que Rajoy pactase con Bárcenas su finiquito

La líder popular, a su llegada a la Audiencia Nacional
La líder popular, a su llegada a la Audiencia Nacional

La secretaria general asegura que tenía mala relación con Bárcenas y que a partir de 2009 ésta fue inexistente. Al igual que Cascos y Arenas, reafirma que el control de las donaciones era responsabilidad del ex tesorero. En ningún momento aseguró al juez Ruz que Rajoy pactase con Bárcenas su finiquito

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, coincidió ayer con dos de sus antecesores en el cargo –Francisco Álvarez-Cascos y Javier Arenas– y negó al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que en su partido haya existido una contabilidad «B» o se hayan producido pagos en negro. Durante dos horas y media, la número dos de los populares se enfrentó a las preguntas del magistrado, del fiscal Anticorrupción Antonio Romeral, de seis acusaciones populares y de cuatro abogados defensores. Éstas son las claves de su comparecencia:

No cobró en negro

Cospedal negó al juez que cobrara dos sobresueldos de 45.000 euros en negro en 2009 y 2010, como afirmó Luis Bárcenas. «Esos pagos no han existido», afirmó tajante. Según el ex tesorero, también Mariano Rajoy cobró esas mismas cantidades de la supuesta caja «B» del partido.

El control, de tesorería

Al igual que Arenas y Cascos, Cospedal explicó que la responsabilidad de controlar las finanzas del PP era de la Tesorería de la formación. La presidenta de Castilla-La Mancha hizo esta afirmación sin referirse expresamente a Bárcenas ni al también ex tesorero Álvaro Lapuerta. Según fuentes jurídicas, aseguró que ella «ni revisaba las cuentas, ni las veía, ni le interesaban, pues de esa tarea se encargaba el gerente».

la factura de bárcenas

Aunque Cospedal insistió en que no era su labor autorizar los pagos, sí contó que se le paso a consulta la factura de los honorarios de los abogados de Bárcenas, a la que dio el visto bueno trasladándola al departamento de Contabilidad para que se abonara.

Finiquito del ex tesorero

La secretaria general del PP se desvinculó del finiquito con Bárcenas. Según las fuentes consultadas, Cospedal en ningún momento señaló que fueran Mariano Rajoy y Javier Arenas los que pactaron con el ex tesorero que éste percibiera un salario sine die del partido tras abandonar su cargo, tal y como contó al juez Ruz el propio ex senador. La número dos del PP insistió al magistrado en que ella desconoce «quién firmó el finiquito de Bárcenas».

Obras en la sede del PP

A la número dos del PP también se le preguntó en relación a las obras de reforma en la sede del PP en la madrileña calle Génova, que según Bárcenas también se pagaron en parte con dinero negro. Arenas lo negó ayer y Cospedal secundó esa afirmación, matizando que cuando ella llegó al cargo todo lo relativo a esas reformas «ya se había acordado con anterioridad».

«Mala» relación

En su declaración como testigo, Cospedal eludió en todo momento referirse a Luis Bárcenas con nombre y apellidos. Eso sí, dejó claro que su relación con el ex tesorero era «mala» y, a partir del año 2009, «inexistente».

La comisión fantasma

En lo que sí discrepó Cospedal con uno de sus antecesores, Álvarez-Cascos, fue en negar la existencia de una comisión de infraestructuras en el PP, que según Bárcenas se encargaba de decidir los proyectos a incluir en los programas electorales (condicionados supuestamente por las comisiones «anónimas» de los empresarios denunciadas por el ex tesorero, unas aportaciones que los empresarios señalados han negado a Ruz). La presidenta de Castilla-La Mancha «negó taxativamente» la presencia de esa comisión en la estructura del PP. «Ni existe ni ha existido», recalcó.

Registro de donantes

Durante su comparecencia, aseguró que «le extrañaría» que en el PP haya un registro de donantes con los respectivos DNI, algo a lo que según algunas acusaciones los partidos están obligados por ley. Del mismo modo, afirmó desconocer si, como mantiene la UDEF, los donativos se trocearan para que no superaran los 60.000 euros, el tope legal.

Niega una comisión

A pregunta de Ruz, Cospedal negó que el PP de Castilla-La Mancha cobrara una comisión de 200.000 euros de Sacyr-Vallehermoso a cambio de una contrata de limpieza en Toledo. El juez no permitió que las acusaciones hicieran más preguntas al respecto, pues ya se han abierto diligencias sobre este asunto y la presencia de aforados haría que la investigación se trasladase a otro tribunal.