Denuncia contra Puigdemont por prevaricación

Manos Limpias llevará hoy ante la Fiscalía su toma de posesión sin jurar la Constitución

Carles Puigdemont y Artur Mas, ayer, durante  la reunión ejecutiva de CDC celebrada en Barcelona
Carles Puigdemont y Artur Mas, ayer, durante la reunión ejecutiva de CDC celebrada en Barcelona

Manos Limpias llevará hoy ante la Fiscalía su toma de posesión sin jurar la Constitución

Mientras la Abogacía del Estado sigue rumiando si la toma de posesión del nuevo presidente de la Generalitat –en la que obvió, el pasado día 11, prometer o jurar fidelidad al Rey y acatamiento a la Constitución– merece algún reproche jurídico, Carles Puigdemont se enfrentará desde hoy a la primera denuncia por la fórmula utilizada en ese acto solemne. El sindicato Manos Limpias cree que el sustituto de Mas –y la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, como cooperadora necesaria– pudieron cometer al menos un delito de prevaricación y trasladarán esta misma mañana su denuncia a la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal.

En ese escrito –al que ha tenido acceso LA RAZÓN– el colectivo de funcionarios denuncia que Puigdemont y Forcadell se ampararon «en sus privilegios y en el principio de autoridad con presunción de legalidad para cometer hechos punibles» que, en su opinión, «no pueden quedar impunes». Además de una posible prevaricación, la asociación denunciante no descarta la «conexión» con otros delitos, entre ellos la desobediencia a resoluciones judiciales, promover la sedición y los ultrajes a España y ofensa y desprecio a las instituciones del Estado.

En su toma de posesión como nuevo presidente de la Generalitat, Puigdemont se limitó a prometer –a pregunta de Forcadell– «cumplir lealmente las obligaciones del cargo con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament», obviando «consciente y a sabiendas» según Manos Limpias, la fidelidad al Rey y el acatamiento de la Constitución y del Estatuto de Cataluña.

El colectivo denunciante sostiene que lo hizo porque «su propósito y decisión es continuar con una hoja de ruta independentista y ello supondría traicionar su juramento de acatar la Constitución y jurar lealtad al Jefe del Estado». «Ni siquiera empleó la argucia “por imperativo legal”», señala.

Puigdemont, según Manos Limpias, prometió su cargo «para delinquir, para seguir subvirtiendo el orden constitucional» con su apuesta independentista, un actitud en la que advierte una «intención dolosa de no acatar la Constitución».

En cuanto a Forcadell, el sindicato que preside Miguel Bernad le considera cooperadora necesaria por «consentir y avalar el referido juramento, a sabiendas de su injusticia e ilegalidad» y le reprochar «haber consensuado» con Puigdemont «la fórmula» de la polémica toma de posesión.

Por estos motivos, pide a la Fiscalía que inste la declaración de Puigdemont y Forcadell y de los portavoces de PP, PSOE y Ciudadanos presentes en el acto.