Dos tramos del AVE Málaga-Córdoba tuvieron un sobrecoste del 90%

La línea ferroviaria de alta velocidad entre Madrid y Barcelona no fue la única en la que se registraron abultados sobrecostes en algunos de sus tramos durante su construcción. El corredor entre Córdoba y Málaga también sufrió importantes contratiempos que desembocaron en abultados costes adicionales. Según han confirmado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del proyecto, dos de sus tramos registraron sobrecostes del 92% y del 90,9%, respectivamente.

Las obras afectadas por estas desviaciones son las de plataforma de los subtramos Gobantes-Túneles Abdalajís Este y Gobantes-Túneles Abdalajís Oeste, iniciadas el 7 de mayo de 2002 y culminadas el 23 de enero de 2008, con Magdalena Álvarez ya como ministra de Fomento.

El primero de los proyectos tenía un precio de licitación de 125,36 millones de euros, pero fue adjudicado por 117,58 millones. Cuando se terminó, su coste había subido hasta los 225,84 millones, un 92% por encima del precio de adjudicación.

Entre medias, fueron necesarios para terminarlo dos modificados por valor de 23,45 millones de euros, otras dos obras complementarias –por imprevistos y necesarias para perfeccionar la obra principal– por importe de 50,36 millones y una obra de emergencia para subsanar una situación de peligro por 5,26 millones. Después vino una nueva revisión por el aumento del precio de los materiales por 17,12 millones y una liquidación de 12,07 millones.

El otro tramo fue licitado por 133,35 millones y adjudicado finalmente por 122,83 millones, aunque su coste final se disparó un 90,9%, hasta los 233,01 millones. Para completar su construcción también fueron necesarios modificados por valor de 20,72 millones, obras complementarias por un monto de 51,41 millones, de emergencia por 5,26 millones, una revisión de precios de 20,25 millones y una liquidación de 12,53 millones de euros.

Si los costes se dispararon de tal forma fue porque las obras de los túneles de Abdalajís –un túnel bitubo de unos 7,5 kilómetros de longitud– sufrieron varios contratiempos que no fueron detectados en los estudios previos y que encarecieron su coste estimado, explican las fuentes consultadas.

Precisamente, una de las recomendaciones que el Tribunal de Cuentas hace en su informe de fiscalización del AVE Madrid-Barcelona es que se destinen «más recursos a las labores de investigación previa durante la fase de redacción de los proyectos constructivos con el objetivo de evitar la utilización generalizada de las modificaciones de los contratos y las suspensiones temporales de obra».

Fuentes del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos explican que el problema para realizar estudios previos más exhaustivos es que acabarían por disparar de igual forma los costes totales del proyecto, algo que, de entrada, muchas administraciones no quieren asumir. Además, añaden, una vez que se perfora el subsuelo para empezar a trabajar, en muchas ocasiones resulta impredecible saber lo que se va a encontrar dada la compleja y peculiar orografía española.

En el caso del AVE Málaga-Córdoba, la afección del acuífero de la Sierra de Abdalajís motivó la necesidad de realizar un proyecto complementario de anillo de refuerzo interior en ambos túneles para conseguir estanqueidad de unos mil metros cada tubo.

Como consecuencia de ello, Adif, el ente encargado de la construcción de las infraestructuras ferroviarias, tuvo que garantizar el aporte de agua potable y para los agricultores por medio de obras complementarias como camiones, cuba, perforación y ejecución de pozos de suministro y sistemas de canalización del agua que sale de ambos túneles para su tratamiento y posterior suministro.

Según ha asegurado esta semana la ministra de Fomento, Ana Pastor, durante el Gobierno socialista, los sobrecostes de las infraestructuras rondaron los 8.000 millones de euros.

Sólo el AVE Madrid-Barcelona acumuló un coste adicional de más de 2.200 millones de euros. Salió a concurso con un presupuesto de 7.550 millones y se adjudicó por 6.822 tras una baja del 9%, pero acabó costando 8.996 millones, un 31% más. Algunos tramos, como el Hospitalet-La Torrassa, tuvieron un sobrecoste del 229,6%.

La Fiscalía del tribunal ha denunciado que en este tramo y otros tres más (Castellbisbal-Papiol, Hospitalet-Can Tunís y La Torrassa-Sants) se produjeron sobrecostes sin justificar por valor de 448 millones de euros.