Elpidio Silva: «Suspender el juicio no es una estrategia para las europeas»

El juez Elpidio Silva (i) a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). EFE/Fernando Alvarado
El juez Elpidio Silva (i) a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). EFE/Fernando Alvarado

El magistrado Elpidio José Silva ha manifestado hoy que suspender el juicio por su presunta prevaricación en el caso Blesa "no es una estrategia para las elecciones europeas", ya que ha asegurado que aunque fuera condenado "no afectaría para nada"a su posibilidad de ser candidato. El juez Silva ha hecho estas declaraciones a los medios de comunicación antes de inaugurar una jornada en la Universidad Carlos III, en el campus de Getafe, en la que ha hablado ante unas 50 personas sobre cómo la mala gestión de las cajas de ahorro ha provocado la grave crisis financiera actual.

El magistrado ha insistido en que, "al contrario de lo que han dicho algunos medios", su candidatura al Parlamento Europeo por el Movimiento Red "es totalmente indiferente a la sentencia"que se produzca en el juicio en el que actualmente comparece como acusado en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

"Yo no estoy contento en absoluto de que el juicio se haya paralizado. A nadie le gusta estar acusado, y menos injustamente. Es una paralización que no sé qué tiempo va a durar y además no la he conseguido yo, lo dice la Ley. El Tribunal, por una vez, no sabemos por qué motivos, ha suspendido. Pero tendría que haber suspendido antes por muchas otras razones", ha asegurado.

Elpidio José Silva ha opinado que con su juicio lo que se pretende es "ocultar la verdad"de que los guardias civiles, un capitán y un sargento, han declarado "con toda claridad"que existen indicios, alertas y evidencias de criminalidad contra Miguel Blesa.

Cuestionado sobre cómo cree que terminará el juicio contra el expresidente de Caja Madrid, ha señalado que el proceso va "con una lentitud pasmosa"y ha advertido de que "si no nos espabilamos un poco, podría quedar todo en nada".

En cuanto a su propio juicio, ha opinado que no puede catalogarse como tal, sino como "un espectáculo ruinoso y vergonzante", y se ha mostrado convencido de que se anulará, "aquí en España o fuera", y se dirá "que no era un juicio".