Cospedal: «El 21-D se elige entre democracia o el extremismo nacional-populista»

La ministra de Defensa ha asegurado que "la desinformación es un poderosísimo instrumento de guerra y tenemos que estar preparados para ello"

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en LA RAZÓN
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en LA RAZÓN

«Por primera vez en los últimos cinco años la Administración catalana ha gestionado el día a día mirando por el interés de todos los ciudadanos de Cataluña».

La ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aprovechó ayer su participación en el Foro «LA RAZÓN DE...» para advertir de la trascendencia de las elecciones catalanas del 21-D. Sin andarse con rodeos, la «número dos» de los populares, que tendrá su papel en la campaña electoral de su partido, alertó de que «lo que se elige el 21 de diciembre es entre democracia o una versión del extremismo nacional-populista, en este caso de izquierdas, que se ha extendido por Europa al calor del malestar social causado por la crisis económica».

La titular de Defensa defendió firmemente la aplicación del artículo 155 de la Constitución, por el que se convocó elecciones y se cesó al Gobierno de Carles Puigdemont, en respuesta a la declaración unilateral de independencia aprobada en el Parlamento catalán.

«Desde las elecciones del 25 de noviembre de 2012 hasta ahora, nunca había ocurrido que la Generalitat gestionara en pos del interés general. Eso es lo que ha traído el artículo 155 a Cataluña: lo normal, lo extraordinariamente normal».

Cospedal denunció que hasta ahora los dirigentes independentistas «hicieron uso de las instituciones y de todos los resortes públicos de la autonomía catalana para imponer el pensamiento único y su visión excluyente de la realidad sobre una importante, por no decir claramente mayoritaria, parte de la sociedad». Ha habido «un engaño a gran escala, que sólo ahora empieza a mostrar su verdadera cara», precisó. Para subrayar, a continuación, que ya ha quedado claro que «el independentismo catalán no era otra cosa que un vulgar movimiento populista eurófobo y antieuropeo».

En su conferencia, acto al que asistió una importante representación de la plana mayor de la cúpula militar y compañeros de Gobierno y de la dirección del partido, la ministra señaló las «mentiras» con las que el independentismo ha estado sosteniendo durante estos años un proyecto que ha terminado en un completo fracaso político, que ha llevado a sus principales líderes a la cárcel y que ha creado graves problemas sociales y económicos a Cataluña. «La división entre buenos y malos ciudadanos, la invención artificial de un enemigo al que culpar de los desmanes propios, acuérdense del “España nos roba”, o la demonización del otro fueron líneas clave en esta calculada estrategia de manipulación social».

Cospedal señaló directamente a los medios públicos catalanes como conductores de esta «manipulación», que también ha tenido su base en las redes sociales. «Al final, no era más que un extremismo más. Un populismo que, al margen de su naturaleza identitaria, comparte muchas de sus características con sus homólogos europeos».

La ministra de Defensa instó a los partidos constitucionalistas a tener claro el enemigo contra el que se enfrenta y les advirtió de que tienen por delante un reto crucial en «la labor de información y de pedagogía» durante esta campaña electoral.

«Este mes de noviembre que hoy termina ha sido el primero y el único mes de los últimos cinco años en que la Administración autonómica catalana ha gestionado el día a día mirando por el interés de todos los ciudadanos de Cataluña», incidió.

La reivindicación del artículo 155 de la Constitución es uno de los ejes de la campaña del PP, y una de las banderas que reivindicará el presidente del Gobierno en los actos de partido en los que está previsto que participe. El discurso electoral también tendrá un importante componente económico.

Ayer, en LA RAZÓN, la ministra de Defensa colocó, asimismo, en el centro del debate la preocupación que existe en el Gabinete de Rajoy por la posibilidad de que «la guerra de la información» se repita durante la campaña electoral catalana.

«Nos encontramos con una estrategia que afecta de lleno a nuestros intereses nacionales, y sobre la que tenemos que estar muy vigilantes para que no se repita durante la campaña electoral que comienza la semana que viene. O al menos, para que no nos coja desprevenidos», sentenció. Sobre la base de los informes y datos que maneja su Departamento, y que comparte además con sus colegas europeos, Cospedal analizó los riesgos de «las nuevas estrategias de desinformación, manipulación y propaganda por parte de determinados actores globales», y que «amenaza con deformar la agenda pública de los Estados democráticos y socavar nuestro modelo de convivencia explotando con fines diversos nuestras vulnerabilidades».

Por ello, anunció que propondrá a la comisión de Defensa del Congreso la creación de un grupo de trabajo que reúna a diputados y a editores de los principales medios de comunicación para que «juntos estudiemos a fondo la amenaza de la desinformación contra nuestra democracia y busquemos soluciones a la altura de este gran desafío». Citó, a modo de ejemplo, cómo a finales de octubre «Russia Today» publicó una noticia titulada: «Tanques en Cataluña. España y Cataluña al borde de un desenlace violento». «Esta noticia manipulada se viralizó en pocos instantes de forma anormal por las redes sociales», comentó. También subrayó que los independentistas intentaron utilizar a su favor esta desinformación teledirigida y que por eso la republicana Marta Rovira, señalada como sucesora por Oriol Junqueras, «dijo lo que dijo», en alusión a su acusación, sin pruebas, de que supuestamente habían recibido el mensaje de que habría muertos si seguían adelante con la independencia de Cataluña.

La ministra apeló a la responsabilidad de los medios de comunicación serios para combatir y denunciar este tipo de prácticas y actuar «en pos de un mismo fin, que no es otro que garantizar el derecho del ciudadano a recibir libremente información veraz». Porque aunque la propaganda existe desde los tiempos de Julio César, «las posibilidades que ofrecen las transformaciones tecnológicas han convertido a la desinformación en un arma barata, eficaz, fácilmente escalable y difícilmente rastreable en manos de enemigos y adversarios de nuestras sociedades abiertas».

Cospedal se detuvo a detallar cómo utiliza la estrategia propagandística la ideología yihadista con un doble fin, difundir el miedo en las audiencias globales y la radicalización y captación de «foreign fighters».

«Los futuros terroristas son adoctrinados y reclutados por medio de uns producciones audiovisuales de altísima calidad que se remiten a las cuentas de twitter, Instagram o Facebook de los potenciales adeptos». Según explicó, esto se realiza bien directamente desde perfiles falsos o cuentas fantasma radicadas en Siria o a través de intermediarios locales como Ilias Mohamed, «pieza clave en el entramado de captación de combatientes en Ceuta». Fue detenido recientemente en una operación policial.

«Las “fake news” son uno de los mayores retos a los que se van a enfrentar en los próximos tiempos los sistemas de defensa de nuestras democracias. No solo los Gobiernos, no solo las instituciones, también los medios de comunicación van a tener que jugar un papel activo. Minimizar este riesgo sería de una imprudencia temeraria». La ministra citó los distintos procesos electorales que han tenido lugar este año en Francia, Holanda y Alemania, y volvió al caso de Cataluña. «Fotos falsas de heridos inexistentes circulando masivamente por la red el 1 de octubre, o la injerencia de medios foráneos con intereses específicos y que divulgan bulos de forma robótica, son solo una pequeña muestra de esta estrategia de manipulación».

Alfonso Ussía: «El prestigio social de las fuerzas armadas en la actualidad va en aumento»

El columnista de LA RAZÓN Alfonso Ussía fue el encargado de presentar ayer en el foro «LA RAZÓN DE...» a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, a la que definió como una de las políticas «más consistentes del PP». De su trayectoria política defendió las grandes responsabilidades a las que se ha tenido que enfrentar a lo largo del tiempo como secretaria general del PP, presidenta de Castilla -La Mancha y presidenta del PP en la misma comunidad y ministra de Defensa, entre las que destacó que «de todas ha salido airosa, más fuerte y con más prestigio». Sobre el ministerio que dirige y las Fuerzas Armadas de las que responde, Ussía pusó en valor que «una nación que no cree en su denfensa y en sus Fuerzas Armadas, no merece la pena. De esta manera se congratuló también porque «el prestigio social de estas fuerzas» en la actualidad, «va en aumento». «Veo ahora que una gran parte de la sociedad, ve ahora en ellos (por el instituto armado) lo que otros vimos desde siempre», valoró. El columnista no quisó dejar pasar la oportunidad de recordar a la ministra de Defensa la necesidad de que enarbole también una lucha para conseguir el incremento de la partida de los presupuestos dirigidos a Defensa. «Tiene que luchar para que el Gobierno destine más generosidad a la defensa en los Presupuestos». Alfonso Ussía también agradeció a Cospedal su trabajo en el Ministerio y destacó el privilegio del que disfruta al «mandar sobre el conjunto de los españoles más honestos y decentes, los militares». El periodista tampoco se olvidó de dedicar unas palabras a sus antecesores en el cargo en el Ministerio. «No conozco ningún ministro que tras abandonar su cargo no haya reconocido el honor que han tenido mandando a los militares». Aseguró a Cospedal que «cuando termines de desempeñartu función, serás una mujer muy feliz sabiendo que has servido a la honradez, honestidad y al patriotismo».