«Era una jornada de trabajo, aunque teníamos la suerte de tomarnos una copa o dos»

UGT-A justifica las facturas en comidas de la Feria y lamenta que a otras organizaciones «no les han robado documentos»

La Razón
La RazónLa Razón

SEVILLA- «Ellos no han tenido la desgracia de que les roben documentos». Esa rocambolesca respuesta logró ayer el efecto contrario al que deseaba quien la ofreció, el secretario general de UGT-A. En su afán por condenar la filtración «interesada» de correos electrónicos entre su organización y determinadas empresas , acabó señalando a las otras dos grandes organizaciones que han gestionado fondos de los planes de empleo de la Junta: CCOO y la CEA. La pregunta había sido clara –«¿por qué no se les mira igual?» en el análisis y justificación de las ayudas–. Fernández dio a entender con sus palabras que las prácticas de inflar y falsear facturas han sido generalizadas. Evidentemente, a posteriori lo negó aunque lo hizo mientras exigía al Parlamento «hacer una revisión de oficio» de todo el dinero subvencionado. «Que no sólo lo haga con nosotros», criticó.

La comparecencia del líder de UGT-A tenía como fin publicitar el calendario de movilizaciones por los recortes de Junta y Gobierno que comenzará hoy mismo y culminará con una gran manifestación en las ocho capitales de provincia en al semana del 17 al 24 de noviembre. Sin embargo, en el amplio tiempo en el que se sometió a las cuestiones de los periodistas deslizó justificaciones curiosas.

Tras admitir y lamentar el uso fraudulento de los 25.500 euros que ya han restituido al Gobierno andaluz por comidas en la Feria de Sevilla, defendió sin ambages que se sigan cargando esas comidas a los fondos públicos. «Asistían empresarios, dirigentes políticos y organizaciones de todo tipo. Era una jornada de trabajo, aunque teníamos la suerte de tomarnos una copa o dos», insistió. Respecto a la cena previa a la Feria con los trabajadores del sindicato, trató de minimizarlo aludiendo a lo exiguo del menú: «Se servían pinchos de tortilla, lomo con patatas, unas gambas de las de Sevilla y poco más. Nada de gambas de mi tierra...».

En este sentido, Fernández adelantó que la comisión de investigación sigue activa, por lo que se seguirán examinando «sin presión» los gastos ejecutados y su justificación.También anunció que «cuando tengamos pruebas suficientes» denunciarán la sustracción de documentos internos.

En cuanto a la contabilidad de UGT-A, su líder admitió que la publicación de irregularidades ha provocado un retroceso en la afiliación. «Hay compañeros que no entienden las explicaciones que se han dado», lamentó. Rechazó que existiera un manual en el que presuntamente la organización detallaba cómo cometer ilegalidades contables, asegurando que «los fondos se han gestionado bien». Los cambios en esas directrices los achacó a la disminución de fondos que manejan actualmente, no a la comisión de delito alguno.