España exige el final de «la última colonia de Europa»

Cruce de acusaciones en Naciones Unidas entre el embajador español y el viceministro principal de Gibraltar

Cruce de acusaciones en Naciones Unidas entre el embajador español y el viceministro principal de Gibraltar.

El embajador español ante Naciones Unidas, Agustín Santos, se ha mostrado partidario de un dialogo con Londres sobre la soberanía del enclave británico de Giraltar, una anomalía histórica que debería desaparecer al tratarse de «la última colonia que existe en Europa» que menoscaba el principio de integridad territorial de España. En la Cuarta Comisión de la Asamblea General que trata asuntos relacionados con la descolonización, Santos ha citado al presidente en funciones Pedro Sánchez, que se ha pronunciado a favor del «desarrollo de un área de prosperidad que abarque todo el espacio de Gibraltar y el Campo de Gibraltar, y contribuya a lograr convergencia social y económica para toda la zona».

En este mismo sentido se pronunció Sántos cuando recordó que «España no tiene problema alguno con que la población local de Gibraltar prospere en lo que a sus condiciones de vida se refiere. Antes al contrario, creemos que existe un enorme potencial de mejora en las relaciones entre ambos lados de la Verja y sus repercusiones económicas y sociales». Sin embargo el embajador español fue tajante a la hora de denunciar los perniciosos efectos que un paraíso fiscal como Gibraltar tiene en una región del sur de España que es una de las más deprimidas económicamente de Europa. «Lo que España no puede aceptar en ningún caso es que las autoridades del Peñón utilicen ese desequilibro económico y ese régimen impositivo sui generis, que da origen a tráficos ilícitos, para perjudicar al Campo de Gibraltar».