Fracaso del escrache en Génova

Un centenar de activistas secunda la concentración frente a la sede del PP en Madrid

Un centenar de personas secundaron la protesta ante la sede del PP en la calle Génova ante una fuerte presencia policial
Un centenar de personas secundaron la protesta ante la sede del PP en la calle Génova ante una fuerte presencia policial

Debía ser la concentración «estrella» del día. El intento de asalto a la sede nacional del PP en la calle Génova de Madrid. Pero acabó en rotundo fracaso. Porque apenas un centener de personas acudió a la convocatoria que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) había anunciado a bombo y platillo por redes sociales.

Ni siquiera Ada Colau, la portavoz mas mediática del movimiento, y más preocupada de aparecer junto a los líderes sindicales por la mañana, se puso esta vez detrás de la pancarta bajo el lema «!Banqueros robando, jueces ayudando!». El pinchazo fue tal que los propios asistentes tuvieron que reconocerlo. «Hay asambleas a las que viene más gente. Siempre pasa lo mismo», se lamentaba una de las pocas asistentes. Ni intento hicieron siquiera de acercarse a la sede de la formación popular. ¿El motivo? El amplio despliegue policial, que blindó la sede desde una hora antes del inicio de la concentración. Poco antes de las 19:00 horas, ya se había cortado el tráfico y la Policía restringía el acceso a vecinos y comerciantes, resignados un día más a tomar caminos alternativos.

Como es habitual también, la Policía solicitaba la documentación a los asistentes a la concentración, aunque algunos se resistieran a hacerlo. «Le he dicho que vivía cerca pero no ha colado», ironizaba una mujer que intentó acceder a la zona custodiada.

Y es que el dispositivo policial compuesto por cerca de una treintena de furgones, un helicóptero de apoyo y un centenar de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) situó el cordón policial –como adelantó este diario en su edición de ayer–, a unos 200 metros de la puerta de Génova. La mitad de los agentes vigiló de cerca la asamblea improvisada que se preparó en Alonso Martínez, consensuada con la propia Policía después de varias identificaciones, y en la que una veintena de afectados por la hipoteca relataron sus historias personales. Casi todos escuchaban, pero otros estaban más preocupados de contestar a un mensaje de móvil, o hablar con el vecino de cualquier cosa. «¿Alguien quiere una pancarta?», preguntaba uno de los organizadores. Casi no obtenía ni respuesta de los jóvenes que permanecían sentados. Y así, durante algo más de hora y media transcurrió una concentración más que descafeinada y que finalizaba pasadas las 20:30 horas.

Incluso, la concentración ante la sede del PP en Barcelona tuvo mayor número de asistentes. Allí, la Plataforma Antidesahucios consiguió concentrar a unos 350 activistas, según la Guardia Urbana, que pidieron que no se desvirtúe la ILP de los desahucios, informa Efe. Del resto de convocatorias, destacó la de Zaragoza, a la que asistieron en torno a 150 personas; la de Valencia, con varios centenares de activistas; o el escrache ante la sede del PP andaluz en Sevilla, a la que asistió un centenar de personas.