Iglesias renuncia al referéndum catalán en pro de la coalición

Podemos promete «lealtad» en torno a Cataluña si Moncloa se abre a conformar un cogobierno.

Iglesias saluda al líder de ERC, Oriol Junqueras, en la sesión de constitución del Congreso de los Diputados / Foto: Cipriano Pastrano
Iglesias saluda al líder de ERC, Oriol Junqueras, en la sesión de constitución del Congreso de los Diputados / Foto: Cipriano Pastrano

Podemos promete «lealtad» en torno a Cataluña si Moncloa se abre a conformar un cogobierno.

Podemos siempre ha sido claro en torno a su receta para abordar la crisis catalana: la solución debe pasar por el reconocimiento del derecho a decidir y por la celebración de una consulta con garantías en la que el partido morado apostaría por que Cataluña siga formando parte de España. Los de Pablo Iglesias pusieron esta propuesta por escrito en el programa electoral con el que concurrieron a las urnas el 28 de abril: «La gestión viable del conflicto en Cataluña pasa por construir un proceso de reconciliación que permita el diálogo y llegar a acuerdos. Apostamos por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España».

Esta apuesta por un referéndum por parte de la formación morada ha sido transformada por el PSOE en las últimas semanas en uno de los argumentos con los que justificar su rechazo a que Iglesias u otros miembros de Podemos entren en el Consejo de Ministros. Sin embargo, la apuesta de Iglesias por la coalición es tan fuerte que está dispuesto a no plantear exigencias de máximos respecto a Cataluña que arruinen la posibilidad de un acuerdo. En ello insistió la portavoz de la Ejecutiva de Podemos, Noelia Vera, ayer ante los medios: «Somos fuerzas políticas diferentes, hay cosas que compartimos y tenemos en común, hay cosas que no compartimos y tenemos posiciones diferentes. Pero es tiempo de acordar y de poner por delante lo que nos puede unir», aseguró al ser preguntada por la posición que tendrían los ministros de Podemos sobre Cataluña en una eventual coalición. De hecho, Vera aseguró que Podemos se comportará con «lealtad» hacia el proyecto político que firme junto al PSOE debido a que esto es lo que «implica compartir gobierno». Toda una declaración de intenciones destinada a apaciguar las voces que desde Ferraz y Moncloa alertan del peligro que supondría gobernar mano a mano con un partido como Podemos que, respecto a la crisis en Cataluña, se ha mostrado más cercano a las tesis de ERC que a las del líder socialista.

En paralelo, los siete diputados de En Comú Podem en el Congreso –integrados en el grupo de Unidas Podemos– presentaron ayer las 25 medidas que exigirán a Sánchez de cara a la sesión de investidura. Y dentro de esas propuestas, los comunes también han dejado fuera la exigencia de celebrar un referéndum en Cataluña. De hecho, el apartado sobre Diálogo y Plurinacionalidad es el último de los nueve capítulos que dan forma al documento dirigido al candidato socialista. Con su portavoz, Jaume Asens, a la cabeza, los siete diputados de En Comú Podem plantean la necesidad de que el próximo Ejecutivo «blinde» las competencias previstas en el Estatuto de Cataluña, «incluyendo el cumplimiento de la disposición adicional tercera sobre inversiones y la ejecución de las partidas incumplidas en Cercanías y culminación de los traspasos pendientes trabajando hacia un horizonte de mayor confederalidad». Junto a ello, reclaman «avanzar en el reconocimiento del carácter plurilingüe del Estado» así como la «aprobación de una ley de lenguas y el blindaje de la escuela catalana y el sistema de inmersión lingüística». La tercera exigencia de los comunes en este terreno pasa por «concretar una agenda de diálogo y de desjudicialización del conflicto» y una «mesa de diálogo multilateral».

Desde En Comú Podem explican que no se trata de una renuncia al referéndum, sino que lo que plantean es que la consulta en Cataluña se transforme en una demanda que los distintos actores deban abordar en la mesa de diálogo.