MENÚ
lunes 11 noviembre 2019
23:03
Actualizado

La aritmética del poder

Tiempo de lectura 2 min.

25 de abril de 2015. 04:16h

Comentada
25/4/2015

ETIQUETAS

El paso que van a dar en la Región de Murcia el PSOE y Ciudadanos es poco prudente ya que el futuro gobierno autonómico dependerá de al menos uno de ellos, sino de ambos. Ante el escenario de fragmentación política al que estamos abocados, lo menos aconsejable es rechazar a priori pactos de gobierno. En la Región de Murcia la fuerza política más importante de la autonomía seguirá siendo el PP, aunque sin mayoría absoluta. Por lo que la articulación del próximo gobierno debe corresponder a la fuerza más votada. Para ello bastaría con la no oposición en la sesión de investidura de la fuerza política teóricamente menos hostil hacia el PP que es Ciudadanos. La otra opción sería que el PSOE permitiera la investidura del candidato popular. Las alternativas a un gobierno del PP en minoría son dos, la primera una gran y heterogénea coalición de los firmantes del pacto anti-PP, en la que se deberían integrar partidos constitucionalistas como el PSOE y Ciudadanos, con otros rupturistas como Podemos e IU. Obviamente no sería viable, pues los dos primeros aplicarían programas presupuestarios acordes con la política económica de la UE, mientras que los dos últimos se enrocarían en posturas como las de Syriza en Grecia que bloquearían la acción del hipotético cuatripartito.

La segunda alternativa de gobierno sería un acuerdo del PSOE y Ciudadanos, pero que hoy por hoy es aritméticamente imposible por no superar en escaños al PP.

Últimas noticias