«Al compañero me lo mataron a cinco metros. 12 horas de asalto y bombas»

Soldados británicos sacan uno de los cadáveres de la embajada española en Kabul.
Soldados británicos sacan uno de los cadáveres de la embajada española en Kabul.

Los testigos del atentado describen escenas de auténtico horror en la embajada española. «La peor noche de nuestra vida», asegura uno de ellos en un mensaje de WhatsApp.

El atentado terrorista perpetrado por los talibán en Kabul (Afganistán) que le ha costado la vida a dos policías españoles comenzó en torno a las dos de la tarde hora española, cuando un coche bomba hizo explosión en los aledaños de la Embajada española en el mencionado país.

La potente deflagración del coche bomba hizo saltar por las aires el portón de entrada del edificio de la embajada, por el acceden habitualmente los vehículos, y provocó "graves daños"a los locales de la cancillería, según ha informado el Gobierno. Ya sin puerta, a los terroristas no les fue difícil acceder a la legación diplomática española, que no tiene ningún símbolo externo que la identifique con un edificio oficial correspondiente a un país extranjero.

Se inició entonces un tiroteo que duró aproximadamente una hora. Tres de los integrantes del grupo terrorista entraron en los locales del complejo de la Embajada, compuesto por tres edificios, dentro del cual había aproximadamente unas 10 personas, entre personal español y afgano.

El Gobierno ha informado, además, de que el subinspector de la Policía Nacional Jorge García Tudela falleció de forma inmediata como consecuencia de la explosión del coche bomba, aunque sus restos no se encontraron hasta que finalizó el asalto.

En cuanto al policía nacional Isidro Gabino Sanmartín, del primero del que se tuvo noticia y que resultó herido en la explosión, pudo ser rescatado con vida, pero falleció cuando era trasladado al hospital, de acuerdo con el Gobierno, que ha informado de que en el ataque también murieron dos empleados de la Embajada de nacionalidad afgana.

El resto del personal que se encontraba en la Embajada durante el ataque pudo ponerse a salvo refugiándose en dos búnkeres de la legación española. Todos fueron liberados ilesos después de una intervención de las fuerzas especiales afganas y de unidades norteamericanas, que duró varias horas.

Según ha relatado uno de los policías en un mensaje a través de WhatsApp, "conseguimos cerrar el búnker estamos bien físicamente, pero 12 horas de ráfagas asaltos y granadas sobre nuestras cabezas". En otro, en referencia al subinspector de policía fallecido, Jorge García Tudela, dice: "Mi subi lo asesinaron el primero cuando entraron en el edificio. Su habitación esta en la planta 0. Al oír las primeras ráfagas desde el búnker donde están nuestras habitaciones, cogimos las armas y cerramos la puerta. La otra puerta de escape quedó dañaba de la onda expansiva y no la podíamos cerrar, así k no era seguro el sitio. Gabi [Isidro Gabino Sanmartín, el otro policía asesinado] salió con otro compañero a ver si encontraba al Subi xq no nos contestaba y le dieron creo k desde la azotea donde ya se habían colocado para disparar a todo el k vieran".

Otro de los policías escribía también en un mensaje: «He sobrevivido. Mi subinspector muerto también. Al compañero me lo mataron a 5 metros. 12 horas de asalto, bombas Ya os contaré con calma. Volvemos a España. Estamos en una base militar. Ha sido la peor noche de nuestra vida. El compañero y yo íbamos a ver si el subi estaba bien. Silbando balas. Creo que nos lleva a España mañana un Falcon [en referencia al avión de la Fuerza Aérea Española]... Al compañero le dispararon mientras salíamos a ver si el subí estaba vivo. Yo estoy vivo porque me parapeté y salí corriendo [...] Gritos en árabe. Tiros, bombas [...] Nos han sacado a las 6 30 de la mañana los americanos y un equipo SWAT de Noruega.