La «kale borroka» recupera la violencia de los años más duros

La Ertzaintza investiga la quema de cinco autobuses en Vizcaya. Hallan panfletos de apoyo a presos de ETA

Policía cientifíca y personal de la compañia toman datos de los cinco autobuses calcinados esta madrugada en la localidad vizcaina de Loiu.El fuego, cuyas causas se desconocen por ahora, se ha declarado sobre las 5.10 horas y ha quedado extinguido casi dos horas después tras la intervención de los bomberos
Policía cientifíca y personal de la compañia toman datos de los cinco autobuses calcinados esta madrugada en la localidad vizcaina de Loiu.El fuego, cuyas causas se desconocen por ahora, se ha declarado sobre las 5.10 horas y ha quedado extinguido casi dos horas después tras la intervención de los bomberos

Cinco autobuses de la empresa de transportes Lujua han quedado calcinados tras el incendio ocurrido esta madrugada en la cochera que la compañía tiene en el municipio vizcaíno de Loiu.

Se trataría del acto más grave de «kale borroka» desde que ETA decretó el cese de la violencia. En la madrugada de ayer, cinco autobuses de la empresa de transportes Lujua quedaron calcinados tras el incendio ocurrido en la cochera que la compañía tiene en el municipio vizcaíno de Loiu y que, según las primeras investigaciones de la Ertzaintza, habría sido intencionado. Se da la circunstancia de que en las proximidades de la cochera se encontraron panfletos en apoyo a los presos de ETA enfermos, según informaron fuentes del Departamento de Seguridad.

El suceso ocurrió sobre las 5:10 horas y el fuego quedó extinguido casi dos horas después tras la intervención de los bomberos. Al lugar también se desplazaron técnicos municipales para el control del gasoil de los autobuses.

Los cinco vehículos estaban situados en el aparcamiento exterior de la cochera, por lo que el incendio no afectó a la nave, ni al resto del recinto. El fuego surgió en uno de los vehículos y de ahí se propagó a los otros cuatro.

La Ertzaintza llevó a cabo una inspección ocular de la cochera y de los restos de los autocares para recabar pistas que ayuden a esclarecer las causas del suceso. De acuerdo con los primeros indicios, el Departamento de Seguridad apunta a que pudo ser intencionado, aunque aún se está examinando el método empleado.

El cese definitivo de la violencia anunciado por ETA en octubre de 2012 incluía la erradicación de la «kale borroka». Sin embargo, desde entonces se han producido episodios aislados que las Fuerzas de Seguridad del Estado atribuyen a un núcleo duro de la «izquierda abertzale» disconforme con la ausencia de violencia y con la actual estrategia institucional de Bildu y Amaiur.

La quema de estos cinco autobuses sería el acto más grave de «kale borroka» registrado desde que ETA decretara el cese definitivo de la violencia, lo que ha provocado preocupación en las Fuerzas de Seguridad.

El suceso provocó el corte temporal de la carretera BI-3707 entre Loiu y Derio, pero una vez controladas las llamas, se restableció.

Autobuses de Lujua es una empresa especializada en transporte de viajeros por carretera con más de 75 años de experiencia que cubre dos líneas regulares de Bizkaibus, el servicio público de autobuses del territorio. Cuenta con una plantilla de alrededor de una treintena de empleados y una flota de más de 25 autocares.

Rebrote de sabotajes

El País Vasco vivió en mayo un rebrote de actos de violencia callejera. La Ertzaintza consideró que la oleada de sabotajes en una decena de localidades vascas aprovechando los actos del Primero de Mayo, y con apariencia de protestas antisistema, se realizó en realidad por grupos vinculados con los sectores más radicales de la izquierda abertzale. Una treintena de bancos y comercios resultaron con daños «cuantiosos», según el Gobierno vasco, en un rebrote de «kale borroka» como hacía tiempo no se presenciaba.

Hace diez días, cuatro vehículos resultaron calcinados en el barrio San Julián de la localidad vizcaína de Muskiz. El historial de fuego no cesa.

Los últimos ataques

El 21 de diciembre de 2013, un grupo de encapuchados atacó un tranvía en el casco antiguo de Bilbao. Golpearon el parabrisas y realizaron pintadas a favor de ETA.

El pasado marzo, los radicales protagonizaron salvajes ataques

de «kale borroka» en las calles de Bilbao. Resultaron afectados comercios, bancos y vehículos.

En enero, tres coches y cinco contenedores resultaron calcinados en un fuego provocado en Lasarte-Oria (Guipúzcoa).