La prima de riesgo alivia la economía española

La Razón
La RazónLa Razón

Las decididas medidas del Gobierno de Rajoy para reducir el déficit público evitaron un rescate de nuestro país y, con ello, una imposición de duras condiciones como las que están sufriendo Grecia, Irlanda o Portugal. Los países rescatados aumentan sus problemas. En el caso de Portugal, la deuda pública es ya del 127% del PIB y se dirige hacia el 140%. Grecia lleva ya dos rescates y va camino del tercero, con una deuda camino del 175% del PIB y una profunda recesión que anticipa un incremento del sufrimiento para su población.

La realidad de España es bien distinta. Prueba de ello es que la prima de riesgo bajó ayer de los 250 puntos básicos sobre el bono alemán, cuando en lo peor de la crisis llegó a alcanzar los 648 puntos básicos.

España es el tercer país del mundo, tras Japón y Gran Bretaña, con mayor deuda total sobre su PIB. Entre todos los españoles tenemos 3.863.000 millones de euros de apalancamiento total. De estos, 820.000 millones son deuda de los hogares, 1.340.000 son créditos a empresas, 760.000, de bancos y 943.000, del Estado.

En un país tan endeudado como el nuestro, una rebaja de la prima de riesgo resulta decisiva, pues alivia al Gobierno en el pago de intereses. Hasta ahora, con la prima desbocada, sólo en intereses nuestro Gobierno estaba pagando la barbaridad de 40.000 millones de euros al año, tanto como en Educación o en Sanidad.

También las empresas, altamente endeudadas, salen muy beneficiadas de la bajada de la prima de riesgo, pues al bajar el precio del dinero, el peso de los intereses en sus cuentas de resultados es menor y mejoran sus beneficios.

Algo similar sucede con las familias; si baja la prima de riesgo, se reducen los intereses en las hipotecas y ello libera capacidad para el consumo, lo que sin duda ayudará a la recuperación económica.

- ¿Por qué baja la prima de riesgo en España? Este trimestre España ha dejado atrás el crecimiento negativo. Las reducciones de salarios han supuesto también una importante mejora de la productividad y, como consecuencia, las exportaciones han subido de manera dramática, dando la vuelta a la balanza comercial de nuestro país.

Alemania ha tenido un crecimiento del 0,7% y la mayoría de las economías en Europa han crecido también, superando seis trimestres consecutivos de contracción. Esto es fundamental para que las exportaciones sigan siendo motor del crecimiento español.

-¿Cuándo se creará empleo? Para que se cree empleo se requiere que las empresas apuesten por invertir y para que haya inversión se requiere confianza y liquidez. Aún no hay liquidez porque el crédito sigue seco. Todavía falta por sanear el sistema financiero español y, ante los débiles balances de las empresas, los bancos prefieren invertir su liquidez en deuda pública española, que les da más seguridad y no deteriora su solvencia. Ese refugio de la banca en deuda pública a su vez facilita la mejora de la prima de riesgo de nuestro país.

Tampoco hay inversión porque el consumo interno está parado. La bajada de salarios, el aumento del desempleo, la subida de impuestos y de costes de energía, entre otros, ha deteriorado la capacidad de consumo de los ciudadanos y, por tanto, tendrán que seguir siendo las exportaciones el motor de nuestra economía.

Para activar el consumo y la inversión, parece que el Gobierno de Rajoy está preparando para principios de año una bajada en el impuesto sobre la renta. Ya lo hizo Aznar cuando heredó el poder en grave crisis económica y la medida provocó un revulsivo para el crecimiento de nuestro país. Una medida así ayudaría al consumo, a la confianza y, como consecuencia, a la inversión y a la creación de empleo.