Las policías autonómicas cobran un 61% más que hace diez años

Desde 2005, a pesar de la crisis económica, han pasado de recibir 1.130 millones a 1.777.

¿Cuánto cuesta la Seguridad Pública en España? Según parte de un estudio avanzado a este periódico por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), el Estado destinó el pasado año 2015 un total de 1.777 millones de euros a las policías autonómicas. Una partida que, prácticamente, no ha cesado de crecer desde 1995. De esta forma, mientras ese año se destinaban 316 millones de euros a costear los cuerpos policiales autonómicos, en 2015 la cifra ya era un 462,34 por ciento más.

En el caso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en el año 1995, los Presupuestos Generales del Estado para la Policía Nacional y la Guardia Civil «fueron de 4.200 millones de euros. En el año 2015, de 8.145 millones», precisa Ramón Cossío, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP) y, en esta ocasión, portavoz también de los otros cuatro sindicatos policiales mayoritarios: Confederación Española de Policía (CEP), Unión Federal de Policía (UFP), Sindicato Profesional de Policía (SPP) y Alternativa Sindical de Policía (ASP).

Es decir, que mientras la cuantía presupuestaria destinada a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se ha incrementado en un 93,93 por ciento en esos veinte años, en el caso de la suma que está destinada a los cuerpos policiales autonómicos se ha disparado un 462,34 por ciento.

Esta diferencia se explica en parte porque el gran aumento de efectivos pertenecientes a los Mossos d’Esquadra, por ejemplo, realmente no se produjo hasta el año 2003 o 2004, pues hasta entonces era testimonial, con unos 2.000 o 3.000 agentes (ahora son más de 17.000)», explica Cossío. Pero es que en 2005, el gasto en cuerpos policiales autonómicos ya ascendía a 1.103 millones de euros, es decir, un 249,05 por ciento de incremento respecto al año 1995 o un 61,11 por ciento más en 2015 que en 2005.

Eso se debe a que en la actualidad (con datos correspondientes a 2016), hay 17.323 miembros de los mossos, 7.800 agentes de la Ertzaintza, 1.060 efectivos de la Policía Foral Navarra y 85 de la Policía canaria, frente a los 141.849 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que había en 2015.

«El Estado está continuamente engordando o alimentando a estas comunidades autonómicas, las cuales tienen transferidas estas competencias en materia de seguridad en detrimento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. No entendemos por qué», afirmó Cossío, que aprovecha para recordar, además, que «el 80 por ciento del sueldo que reciben los efectivos de los Mossos d’Esquadra sale del Estado».

«La Policía Nacional y la Guardia Civil –prosigue– realizamos más aprehensiones de drogas, tenemos más delitos esclarecidos, etcétera. Ante nuestros resultados, la movilidad geográfica que tenemos, la capacitación profesional... no entendemos por qué estamos un 33 o 35 por ciento por detrás del resto de policías. No lo entendemos ni está justificado».

«Está claro que no se puede seguir incrementando la partida para todos los cuerpos policiales así sin más. Pero sí que se puede equiparar el salario que cobran los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil con el de las diferentes policías autonómicas si se hace de una forma sostenible. ¿Cómo? Quitando las duplicidades y triplicidades que se producen en la actualidad. No tiene lógica alguna tener unidades que realizan el mismo trabajo, en vez de tener una que funcione realmente bien. Eso solamente supone un coste», explica Cossío en referencia al estudio que están preparando los sindicatos policiales para que esta opción, la de subir los sueldos a los agentes de los cuerpos nacionales, sin menoscabo para el bolsillo de los ciudadanos, sea factible.

Poder adquisitivo

«Las policías autonómicas no sólo han recuperado el poder adquisitivo que todos perdimos, sino que también han experimentado una leve subida en sus sueldos. Mientras, en el caso de la Guardia Civil, seguimos sin recuperar el poder adquisitivo que ya perdimos en el año 2007, debido a la crisis económica».

Los guardias civiles y los policías nacionales somos los eternos olvidados del Gobierno», concluye el presidente de la Asociación Española de Guardia Civiles (AEGC), Francisco Javier Benito.