Política

Los etarras «Ata» y «Txeroki» quisieron precipitar el arresto de «Thierry»

Los dirigentes etarras Mikel Carrera Sarobe, "Ata", y Garikoitz Aspiazu Rubina, "Txeroki"intentaron precipitar el arresto de Francisco Javier López Peña "Thierry"y su equipo de jefes tras destituirlos del comité ejecutivo de la organización terrorista a comienzos de 2008, según la policía francesa.

El capitán de la Subdirección Antiterrorista (Sdat) Nicolas Engel explicó hoy ante el Tribunal de lo Criminal de París que "Ata"y "Txeroki", respaldados por sus respectivos aparatos, elaboraron un documento en que daban cuenta de la destitución de López Peña, de Ainhoa Ozaeta, "Kuraia", y de Igor Suberbiola, "Kartxi", a los que, excepcionalmente, identificaban con sus nombres reales.

"La intención era malévola", señaló Engel en el proceso contra Ozaeta y contra otros dos presuntos miembros de la estructura de extorsión de ETA al ser preguntado sobre la razón de que no fueran designados por sus alias, como ocurre en la práctica totalidad de los documentos requisados a la banda.

A juicio del policía antiterrorista, se trataba de "precipitar su caída"en caso de que las fuerzas del orden dieran con ese texto, que se encontró en el piso de Burdeos (suroeste de Francia) en que fueron arrestados el 20 de mayo de 2008 López Peña, Ozaeta y Suberbiola.

En otro documento igualmente encontrado en ese apartamento de Burdeos, datado en enero de 2008, Carrera Sarobe exigía el relevo de los tres anteriores de sus puestos en la dirección de la banda, pero ahí sí que los nombraba por sus alias, como es habitual.

En ese correo "Ata"denunciaba "la incompetencia"de "Kuraia"como responsable de las finanzas de ETA, ya que durante su presencia en ese puesto se habían reducido a la mitad las dotaciones presupuestarias, pero también por su acción en otras estructuras de la organización terrorista.

De acuerdo con el análisis de Engel, no era una crítica a la línea política de sino más "una crítica personal"a ella y a los otros dos dirigentes de la estructura político-financiera a los que reprochaba que hubieran "provocado la caída de la organización por su incompetencia".

El capitán antiterrorista afirmó que Ozaeta pasó a ser la responsable financiera de ETA tras la detención en octubre de 2004 de su predecesora, María Soledad Iparraguirre, "Baltza", junto a su pareja el entonces jefe político de la banda, Mikel Albisu, "Mikel Antza"en Salies de Béarn (suroeste de Francia).

Para probarlo aludió a ficheros informáticos descubiertos en Salies de Béarn, que no sólo mostraban que había entrado en la estructura de extorsión "Gezi"desde mayo de 2003, sino que poco más de un año después ya aparecía como quien iba a asumir la jefatura de una nueva estructura transversal, el "departamento de los servicios", y la que podría reemplazar a "Baltza"si era arrestada.

También se refirió a una memoria USB aprehendida en Burdeos donde además de una serie de datos médicos sobre Ozaeta, había un archivo que contenía en el título los términos "contabilidad"y "Kuraia"con las tablas financieras de ETA desde octubre de 2004 y durante los años 2005 y 2006.

La abogada de esta etarra, Yolanda Molina, consideró que el oficial de la Sdat no podía garantizar que ella hubiera sido quien elaboró esas tablas porque el documento, según la traducción, se llama "la contabilidad a 'Kuraia'", y no "la contabilidad de 'Kuraia'"como él lo denomina.

En este juicio, iniciado el pasado día 25, Ozaeta se sienta en el banquillo junto a Ekaitz Sirvent, arrestado en París en abril de 2009 y junto a Peio Sánchez Mendaza, capturado en las Landas (suroeste) en abril de 2005.

El periodo de la acusación para Ozaeta termina precisamente en el momento de la detención de Sánchez Mendaza, ya que su implicación en la organización terrorista desde entonces hasta su captura en Burdeos tres años después será objeto de otro proceso que se celebrará en mayo y junio de 2014.

Y será entonces cuando podría tener que responder como dirigente de ETA, un cargo por el que no está imputada ahora.