Los jefes de Sortu organizaron el homenaje al etarra Thierry

El presidente de Sortu, Hasier Arraiz y el portavoz Pernando Barrena, ayer en el Congreso de EA celebrado en Navarra
El presidente de Sortu, Hasier Arraiz y el portavoz Pernando Barrena, ayer en el Congreso de EA celebrado en Navarra

MADRID-La Guardia Civil ha remitido a la Fiscalía de la Audiencia Nacional un informe en el que da cuenta de la actuación de la dirección de Sortu ( y no sólo de Iker Rodríguez, que llegó a ser detenido), a raíz de lo ocurrido durante el recibimiento del etarra Francisco López Peña, «Thierry.

En concreto, se recuerda que Sortu emitió un comunicado en el que calificaba al citado pistolero como «preso político» y señalaba como causa de su fallecimiento la «criminal política penitenciaria» de los gobiernos de España y Francia, país en el que encontró la muerte López.

La activa participación de los máximos representantes de Sortu, en los actos que se celebraron tras la muerte de un miembro de ETA, que llegó a formar parte de su «dirección», no es asunto que se pueda inscribir dentro de lo que puede ser humanitarismo o compañerismo, según expertos consultados por LA RAZÓN. Desde su fundación y, según parece, con el fin de obtener su legalización, este partido hizo ver un supuesto distanciamiento de la banda criminal. Sin embargo, con el paso del tiempo y una vez obtenida esa legalización, se «han quitado la careta». Lo ocurrido con «Thierry» es una prueba de ello.

Es algo, agregan las citadas fuentes, que ocurre con las demás organizaciones de la llamada «izquierda abertzale», como Bildu o Ernai (juventudes), a las que no parece preocupar el desafío que lanzan con sus actuaciones.

Antes de que fueran legalizadas, numerosos expertos, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, se dieron cuenta de lo que se escondía detrás de las nuevas marcas. Sin embargo, el Tribunal Constitucional, en una decisión que, vista en la distancia, parece que formaba parte del «proceso», que socialistas y nacionalistas negociaron con ETA y su entramado durante la anterior legislatura, decidió que pudieran actuar en la legalidad. En el informe de la Guardia Civil se analizan las actuaciones de los máximos dirigentes de Sorto a raíz de la muerte y entierro de «Thierry»:

–Asier Arraiz Barbadillo, presidente y miembro del Consejo Nacional de Sortu, hizo unas declaraciones en las que decía que la «política penitenciaria criminal es la consecuencia de la muerte del preso político». Agregaba que mientras no cese esta estrategia el «conflicto» persistirá. Asistió al entierro de «Thierry».

–Pernando Barrena, miembro ndel Consejo Nacional de Sortu, calificó de «preso político» a López e hizo diversos comentarios en las redes sociales. Manifestó en Pamplona que el «este tipo de sucesos pueden poner en peligro el proceso de paz».

–Marivi Ugarteburu, coordinadora del partido en Vizcaya, se desplazó a París para acompañar a los familiares y asistió al entierro en representación de Sortu.

–Rufino Echevarría, miembro del Consejo Nacional para la «resolución de conflictos» asistió, asimismo, al entierro.

–Joseba Permach, miembro de dicho Consejo para la «lucha institucional» realizó también comentarios sobre la muerte de López en las redes sociales.

–Iker Rodrigo, coordinador de Sortu en Vizcaya ( el que fue detenido), participó activamente en el recibimiento en el aeropuerto de Bilbao y asistió al entierro.

–Tomasa Alejandro, miembro del Consejo Nacional para las «finanzas», asistió al entierro en representación de Sortu.

–Amaia Izco y Javier Larralde, miembros del Consejo Nacional como portavoces, emitieron un comunicado dirigido a las autoridades francesas para que cambien la política penitenciaria y acaben con la dispersión.

Sortu, a través de Internet y cartelería colocada en localidades del País Vasco, hizo una campaña en «honor» del fallecido.Se afirmaba que había sido «asesinado» como consecuencia de la política penitenciaria.