Política

Los Ulayar borran de su casa las pintadas etarras que Bildu mantiene

Han vuelto al mismo lugar donde hace 34 años fue asesinado su padre, el comerciante y ex alcalde de Etxarri-Aranatz Jesús Ulayar. La familia Ulayar, unida y armada con una brocha y un cubo de pintura, regresó ayer al bastión abertzale donde fue asesinado su padre para restaurar la dignidad y el recuerdo de la casa donde vivieron, el mismo lugar donde la banda terrorista ETA le descerrajó cinco disparos en presencia de su hijo.

Hace una semana un grupo de jóvenes trató de humillar su recuerdo y la memoria de las víctimas pintando en la fachada del domicilio «Viva ETA y punto», escrito en euskera. Tras lo ocurrido, la delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba, envió un requerimiento al ayuntamiento de Etxarri-Aranatz, gobernado por Bildu, para que eliminara las pintadas de la fachada, ya que Delegación del Gobierno no tiene la posibilidad de limpiarla directamente como hace cuando retira los carteles y pancartas, debe dar un plazo en los requerimientos, algo que Alba lamenta. «Ya me hubiera gustado a mí poder eliminar esas pintadas de inmediato», indicó. A pesar del requerimiento de la delegada del Gobierno, Bildu hizo caso omiso al y tuvo que ser la familia Ulayar quien acudiera ayer a limpiar las pintadas. Bajo un fondo azulado, los hijos del asesinado Jesús Ulayar y un nieto del que fuera alcalde de Etxarri Aranatz, acompañados de Maite Pagazaurtundua,borraron los elogios a la banda terrorista con las tradicionales manos blancas contra la sinrazón terrorista, símbolo utilizado hace dos décadas que recordaba a los asesinos que ellos no tenían las manos manchadas de sangre. La familia Ulayar no estuvo sola en el bastión abertzale, algunos vecinos del municipio también se acercaron a ayudarlos a pintar la fachada con elogios a la banda terrorista ETA que Bildu se negó borrar.