«Ni antes ni después, pero sí ahora»

Los líderes de PSOE, Podemos y Ciudadanos han cruzado descalificaciones durante meses. Negaron toda posibilidad de un acuerdo que ahora ven factible para la investidura de Pedro Sánchez

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Los líderes de PSOE, Podemos y Ciudadanos han cruzado descalificaciones durante meses. Negaron toda posibilidad de un acuerdo que ahora ven factible para la investidura de Pedro Sánchez

En el juego de la política es un clásico el «donde dije digo digo Diego», pero los tres partidos que –ante la retirada “estratégica” de Mariano Rajoy– dirimen ahora la investidura del Gobierno para Pedro Sánchez, han cumplido más de un año de acusaciones que han pasado a matices o, directamente, al trágala cuando han avistado la moqueta del poder.

Y es que PSOE, Podemos y Ciudadanos han abdicado de casi todo entre ellos para cambiar después de opinión. La hemeroteca puede ser cruel, pero está ahí para certificar la evidencia. Así, el propio Pedro Sánchez ha afirmado por activa y por pasiva una cosa para luego hacer justo la contraria. Especial hincapié hizo en poner coto a una hipotética alianza con quienes se vislumbran como hipotéticos socios de Gobierno: Ciudadanos y Podemos, eso sí, cada uno por separado, porque ni Albert Rivera ni Pablo Iglesias son compatibles.

Entre las perlas que el líder socialista ha dedicado a la formación naranja está su afirmación de que «son las Nuevas Generaciones del Partido Popular» o que su credo es «igual que la fórmula de Rajoy». Otro de sus mantras favoritos en otro tiempo era «ni morado ni naranja», en alusión no sólo a C’s sino también a Podemos, letanía que pudo escuchársele en un mitin electoral, en el Foro Nueva Economía o ante los micrófonos de Onda Cero.

Sobre el partido podemita, Pedro Sánchez guarda también un buen surtido de dedicatorias y declaraciones de intenciones con fecha de caducidad. En septiembre de 2014, a Carmen Lomana le dijo en Antena 3 que «ni antes ni después el Partido Socialista va a pactar con el populismo», y ante la incredulidad de la entrevistadora, remarcaba: «No pactará [el PSOE] con el populismo». Sólo unos días antes había asegurado su deseo de no aliarse «con el populismo porque es el camino de la Venezuela de Chávez».

A lo largo de otras intervenciones, Sánchez ha sido reincidente: «Nosotros, ni PP ni populismos»; «vamos a empezar a plantar cara a una derecha y a un populismo, sí, a un populismo (...)», o, como afirmó rotundo en RNE: «Ya le he dicho que con el populismo no vamos a pactar ni antes ni durante ni después», entrevista en la que, cuestionado por su estrategia en los ayuntamientos –antes de las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo–, su voz volvió a sonar como un eco: «Le estoy diciendo que ni antes ni durante ni después».

En este recordatorio también hay aportaciones sobre Ciudadanos del secretario de Organización del PSOE, César Luena –«El señor Rivera y Ciudadanos es (sic) un partido de derechas»– y, especialmente, de Carme Chacón, secretaria de Relaciones Internacionales socialista. «Vienen estos otros de naranja a todavía peor»; «son igual que el PP pero con 20 años menos»; «ni azul ni naranja, la derecha para casa», son algunas de las citas de la ex ministra sobre los de Rivera. Ahora matiza que «hay cosas en las que no me voy a poder entender ni con Ciudadanos ni con Podemos, pero tendremos que ir no a los programas máximos de cada uno sino poner la lupa sobre aquello que nos une».

En cuanto a Pablo Iglesias, puso el listón muy alto el pasado verano cuando dijo aquello de que «no estaría dispuesto a formar parte de un Gobierno que no presidiera». Precisamente quien ahora se postula como vicepresidente y elige carteras ministeriales, el 28 diciembre defendía que «estas elecciones nos empujan hacia nueva transición política y para nosotros no toca hablar de sillones, sino de España y de los problemas de los ciudadanos».

Y si hoy día repudia al partido de Albert Rivera, en octubre pasado Iglesias coqueteaba con la idea de un pacto de investidura con Ciudadanos y el PSOE. «Ciudadanos tiene cosas nuevas y cosas viejas. En las nuevas nos podremos poner de acuerdo y sería bueno para el país», afirmaba.

Antes del 24-M, el líder podemita aseguraba además que los socialistas estaban «podridos» por las luchas internas, mientras que Pedro Sánchez tachaba a la formación morada de ser el partido «no sabemos». El mismo Sánchez que ha declarado sin tapujos: «Soy un político que hace lo que dice».

Por su parte, Albert Rivera se cansó de proclamarlo en diversos mítines e intervenciones en medios de comunicación antes de las elecciones del 20 de diciembre: «No vamos a apoyar ni a Sánchez ni a Rajoy, no vamos a entrar en acuerdos ni gobiernos con el Partido Socialista»; «no les vamos a apoyar»; «no vamos a participar del apoyo del PSOE» y «no apoyaremos la investidura ni el proyecto de Sánchez». Posteriormente, en el programa «El Hormiguero» de Antena 3, el líder de Ciudadanos insistía en los mismos términos: «No apoyaremos la investidura ni el proyecto de Sánchez», y ante las dudas del presentador, Pablo Motos, repetía: «No apoyaré a Rajoy ni a Pedro Sánchez». Extrañado, el conductor del espacio le preguntaba: «¿Estás seguro de que no te vas a tener que comer estas palabras?». El líder naranja contestaba así: «A nivel político y a nivel personal ponte en la situación de tener que participar en un Gobierno en el que no crees con un presidente en el que no confías». En otro momento del programa, el aludido era cuestionado de nuevo sobre una hipotética alianza con los de Ferraz. Y por si quedaba alguna duda, replicaba: «No, no, no, que no, que no; no».

El pasado día 1, Albert Rivera, que asistía impertérrito en el programa «Al Rojo Vivo» de laSexta a toda una retahíla de negaciones propias en el pasado, echaba balones fuera. «Si cogemos todos los cortes no hace falta que nos sentemos a hablar de nada, como en la Transición. Nos vamos a un país directamente sin Gobierno y un país sin Parlamento». Un Rivera que ante la probable tesitura de votar ahora a favor de la investidura de Pedro Sánchez, lo achaca a «la excepcionalidad del momento que está viviendo España».

Las frases

Pedro Sánchez

«Ni antes ni después el Partido Socialista va a pactar con el populismo»

«No nos aliaremos con el populismo porque es el camino de la Venezuela de Chávez»

«Nosotros, ni PP ni populismos»

«Con el populismo no vamos a pactar ni antes ni durante ni después»

Carme Chacón

«Vienen estos otros de naranja a todavía peor»

«Son igual que el PP pero con 20 años menos»

«Ni azul ni naranja, la derecha para casa»

Pablo Iglesias

«No estaría dispuesto a formar parte de un Gobierno que no presidiera»

«Para nosotros no toca hablar de sillones»

«Los socialistas están podridos por las luchas internas»

«Ciudadanos tiene cosas nuevas y cosas viejas. En las nuevas nos podremos poner de acuerdo y sería bueno para el país»

Albert Rivera

«No apoyaremos la investidura ni el proyecto de Sánchez»

«Si votamos a Sánchez será por la excepcionalidad del momento que está viviendo España»