Pedraz procesa a "Ata"como "autor de los disparos"en el asesinato de Giménez Abad

El magistrado acuerda desplazarse a Zaragoza para tomar declaración a una testigo protegida

Thumbnail

El magistrado acuerda desplazarse a Zaragoza para tomar declaración a una testigo protegida

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha procesado, a instancias de la Fiscalía, al etarra Mikel Carrera Sarobe, "Ata", por el asesinato del presidente del PP en Aragón Manuel Giménez Abad en mayo de 2001, tal y como adelantó LA RAZÓN el pasado día 22. El magistrado sostiene en la resolución que "de las actuaciones practicadas y reconocimientos habidos durante esta instrucción se puede concluir que el autor de los disparos"es el ex dirigente de ETA, preso en la actualidad en la cárcel francesa de Sud-Francilien Reau (donde cumple condena por dos cadenas perpetuas), y "a quien en el año 2001 no se le vinculaba con ETA".

El instructor acuerda librar una Orden Europea de Investigación a las autoridades judiciales del país vecino para que notifiquen personalmente a Mikel Carrera el auto de procesamiento y le emplacen para que designe abogado y procurador en España, "recibiéndole declaración indagatoria a través de videoconferencia con la autoridad judicial requerida".

La investigación ha puesto de manifiesto que en la fecha del atentado -Giménez Abad recibió tres disparos a bocajarro el 6 de mayo de 2011 cuando se dirigía junto a uno de sus hijos, Borja, a presenciar un partido del Real Zaragoza a la Romareda- Carrera Sarobe "se integraba en un comando de ETA". Una convicción a la que ha llegado la fiscal Ángela Gómez Rodulfo y el juez Pedraz tras el análisis de la agenda intervenida al ex "jefe militar"de la banda terrorista Javier García Gaztelu,

“Txapote” -detenido en Anglet (Francia) el 22 de febrero de 2001- en la que figuran anotaciones sobre nombres de diversos "comandos"(Urbasa, Zartako, Ttotto) y los integrantes de los mismos, entre los que menciona a "Ata", alias utilizado por Carrera Sarobe. En esas se reflejan dos reuniones de "Txapote"con "Ata"el 5 de enero y el 15 de marzo de 2001, "lo que permite concluir que, al menos en enero de 2001, éste ya se hallaba encuadrado en el denominado “aparato militar” y era integrante de un comando armado".

El procesamiento del ex dirigente etarra se produce diez meses después de que su hijo Borja Giménez Larraz identificase, el 3 de octubre del pasado año, a Carrera Sarobe en una rueda de reconocimiento practicada en París "como el autor material del atentado terrorista, a pesar de reconocer a presencia judicial que, entre 2014, fecha en que reconoció fotográficamente por primera vez a “Ata” y ese momento, habían sido numerosas fotografías las vistas en prensa, y que a quien reconocía presencialmente era a Mikel Kabikoitz “Ata"".

Para el juez Pedraz, esa diligencia refuerza los indicios contra "Ata"después de que el hijo del político del PP también identificara al etarra en octubre de 2014 en un reconocimiento "de 18 fotografías de individuos de similares características". Borja Giménez Abda, como "testigo directo y presencial de la muerte de su padre", también señaló entonces al terrorista "como el hombre que disparó contra su progenitor, siendo de destacar y valorable en lo que a esta resolución se refiere a efectos indiciarios que esa fotografía nunca había sido difundida por los medios de comunicación escritos o digitales, y nunca había sido vista con anterioridad por el testigo, lo que refuerza el valor del reconocimiento".

Además, existen otros testigos presenciales (al menos cuatro), "que ostentan la condición de protegidos en este sumario", quienes con posterioridad a mayo de 2001 "han reconocido al procesado Carrera Sarobe como el autor de los hechos, personas a las que no se había mostrado fotografía de éste, pues no era un miembro “fichado” de la banda terrorista ETA". El reconocimiento efectuado por el hijo de la víctima, subraya el instructor, "coincide sustancialmente con la descripción física que sí hicieron estos mismos testigos el día de los hechos, y según el retrato robot elaborado por el Cuerpo Nacional de Policía".

Entre estos testigos figura una mujer a quien, "habida cuenta de su avanzada edad, que no asegura su presencia en el juicio", el juez y la fiscal del caso interrogarán en Zaragoza -como ya informó este periódico- para que su testimonio se constituya en prueba preconstituida y tenga eficacia plena en el juicio. Una posibilidad, recuerda el juez, que se permite en fase de instrucción "excepcionalmente cuando las diligencias de instrucción son de imposible o muy difícil reproducción"en la vista oral. Esta diligencia se le comunicará a su abogada, Miren Illarreta, "para que pueda presentar, en su caso, interrogatorio de preguntas"a la testigo protegida.

La comisión judicial se desplazará al domicilio de la testigo "previa preparación de la logística necesaria para el desplazamiento hasta esa residencia y comunicación al testigo para que pueda prestar declaración en óptimas condiciones de tranquilidad, sosiego y estabilidad emocional".

Pedraz hace referencia en su resolución a un informe del Servicio de Información de la Guardia Civil de 2015 que traza un perfil de integrantes de la organización terrorista ETA que pudieran corresponderse con el autor material del asesinato y cuya integración en la organización criminal era desconocida para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en 2001, por lo que sus fotografías no habría formado parte de las baterías de imágenes que se mostraron a los testigos del atentado en un primer momento; entre ellos su hijo.
A efectos de responsabilidad civil, el instructor acuerda la formación de una pieza separada para investigar "la capacidad patrimonial"del ex dirigente etarra, "asegurándose los bienes y efectos de los que sea titular para garantizar las indemnizaciones que puedan establecerse en sentencia".