Política

El PSOE ultima en secreto el pacto naranja mientras reúne a Podemos en la «sala roja»

Los socialistas ultiman una alianza con C’s y se reúnen a la vez en el Congreso para negociar con Podemos, IU y Compromís

Los socialistas ultiman una alianza con C’s y se reúnen a la vez en el Congreso para negociar con Podemos, IU y Compromís. El encuentro a cuatro con la izquierda termina sin acuerdo tras cinco horas y continuará hoy por la tarde.

Publicidad

El PSOE tuvo que multiplicarse ayer para mantener abiertas sendas mesas negociación, por una parte en la llamada «sala roja» del Congreso con las fuerzas de la izquierda –Podemos, Compromís e IU– y, al mismo tiempo en otra estancia, con Ciudadanos, partido con el que el acuerdo parece cada vez más inminente y que podría ser ratificado por las bases socialistas durante el próximo fin de semana. Fue José Enrique Serrano, «fontanero» por antonomasia del PSOE y jefe de gabinete de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero, el encargado de representar a los socialistas en la reunión con Ciudadanos, en la que se trató precisamente de los puntos que más separan al PSOE de los de Rivera: cuestiones de política laboral y fiscal. Los socialistas jugaron limpio con las fuerzas de la izquierda y, según fuentes del PSOE, reconocieron explícitamente en las conversaciones con Podemos, IU y Compromís que se estaban manteniendo contacto con otros partidos.

La descripción más pormenorizada del contenido de la reunión entre los partidos de izquierda corrió a cargo de Íñigo Errejón. El número dos de Podemos informó que las conversaciones se articularon en torno a seis puntos. En primer lugar la economía, donde se habló de la derogación de la reforma del artículo 135 de la Constitución, el ritmo de reducción del déficit, la reforma fiscal y laboral y la derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Los otros capítulos de las conversaciones fueron el blindaje de los «derechos sociales», la regeneración democrática, la reforma del modelo territorial, la política exterior y la composición del gobierno. Éste es el punto en el que más insistió Errejón porque, según dijo, el PSOE no puede pedir que «se le entreguen cheques en blanco con sólo 90 diputados». El portavoz de Podemos en el Congreso recordó que su partido sólo contempla apoyar la investidura de Sánchez si se a un acuerdo para formar un Gobierno de coalición que incorpore a figuras del partido de Iglesias. Errejón informó de que hoy, antes de la reunión a cuatro, tendrá lugar un encuentro bilateral entre el PSOE y Podemos a las 16:30. «Aunque tengamos plazos complicados nos vamos a dejar la piel», aseguró el número dos de Iglesias. En cuanto al posible pacto del PSOE con C’s, Errejón opinó que «eso no produce ninguna investidura... es sólo un espectáculo de fuegos artificiales».do esta tarde seguir hablando sobre programa, mantener ese espacio a cuatro y verse mañana por la tarde para desarrollar una agenda programática.

Publicidad

Publicidad

#Investidura. Los equipos negociadores de PSOE, Podemos-ECP-EM, Compromís e Izquierda Unida, reunidos en el Congreso pic.twitter.com/CBQOfMIacY

En su rueda de prensa, Hernando dio las gracias a Garzón «por haber conseguido que Podemos se sentara a negociar con nosotros» y dijo que el «índice» de temas que se abordará en los siguientes encuentros tiene cinco capítulos, y no seis, como dijo Errejón. El que no incluyó Hernando es, lógicamente, aquel en el que se establecerá el reparto de ministerios. El portavoz del PSOE dejó claro que «con 161 escaños no habrá gobierno del cambio, por eso hemos dicho que vamos a hablar con izquierda y derecha», ya que «si queremos cambio será desde la transversalidad». Por tanto, aseguró Hernando, «vamos a seguir hablando con todos».

Publicidad

Antes que Hernando, el primero en comparecer ante los medios, pasadas las nueve de la noche, fue el portavoz en el Congreso de IU y principal facilitador de la reunión, Alberto Garzón. Garzón informó de que se habían producido 50 turnos de palabra a lo largo de las cinco horas del encuentro. En lo único que hubo acuerdo fue en no dar ni una sola posibilidad a Rajoy, que está «absolutamente inhabilitado» para que forme gobierno. Durante la reunión se habló «única y exclusivamente de programa y de políticas en concreto». Garzón aseguró que el espacio de diálogo que se inauguró ayer «no se ha agotado» y que continuará esta tarde. Como se ha apuntado, el PSOE informó de que negociaba al mismo tiempo con Ciudadanos y el resto de partidos estuvo de acuerdo en que estos encuentros se mantuvieran. El portavoz de IU admitió, no obstante, que la formación de Rivera es «antagónica a nosotros y nos sentimos incómodos con ellos». En las cinco horas del encuentro no se habló de reparto de ministerios sino de «cómo seguir hablando, de la metodología», explicó vagamente Alberto Garzón. Sí que admitió explícitamente que el espinoso asunto del referéndum secesionista en Cataluña tampoco fue abordado. En clara referencia a la estrategia de Podemos en las pasadas semanas, Garzón informó de que los interlocutores se mostraron de acuerdo en «rebajar los tonos, dejar de utilizar los medios de comunicación para hablar y salir del espacio hostil en el que algunos estaban».