Rubalcaba ofrece a Mas votar una reforma de la Constitución

La propuesta socialista no convence al president, que la califica de «error inmenso» tras la reunión que mantuvieron ayer

Rubalcaba, Mas y Navarro coinciden en que hay un problema catalán de difícil solución
Rubalcaba, Mas y Navarro coinciden en que hay un problema catalán de difícil solución

Alfredo Pérez Rubalcaba debió entender ayer a Josep Antoni Duran Lleida cuando dice que se siente «atrapado» entre las ansias soberanistas de Artur Mas y el inmovilismo de Mariano Rajoy a ceder un ápice ante las demandas de Cataluña. El secretario general de PSOE voló a Barcelona para proponer al president de la Generalitat un trato; aparcar la consulta soberanista por un referéndum para reformar la Constitución. Mas agradeció la voluntad de dialogar del socialista, pero no le compró la idea.

Después de hablar largo y tendido durante poco más de dos horas sobre el «problema» catalán, en un acto posterior, el president de la Generalitat calificó de «error inmenso» utilizar el marco legal para «cortar las alas de la evolución nacional de las sociedades». Rubalcaba no sedujo con sus argumentos a Mas. Al president no le convenció la hoja de ruta de los socialistas, basada en la Declaración de Granada, que pasa por reformar la Constitución para dibujar una España federal que reconozca la singularidad de Cataluña, blinde las competencias y el sistema lingüístico y recoja un nuevo sistema de financiación basado en los principios de ordinalidad y de igualdad para que las comunidades autónomas dispongan de más recursos.

Mas opina lo contrario que Rubalcaba, que es el marco legal el que debe adaptarse a la evolución nacional de la sociedad. Su objetivo sigue siendo poder celebrar una consulta sobre la autodeterminación catalana en 2014. Aunque las discrepancias para dar salida al encaje de Cataluña en España son obvias, el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, no quiso entrar a valorar las diferencias con Rubalcaba. Prefirió incidir en que ambos coinciden en que hay un problema que debe abordarse, una premisa que también comparte el presidente del Gobierno.

Rubalcaba explicó que mantiene contactos con Rajoy. Que ambos comparten que «tenemos un problema con Cataluña», aunque el presidente del Gobierno rechaza la propuesta de reforma constitucional del PSOE para convertir España en un Estado federal. El socialista confirmó que se reunió con el presidente del Gobierno para hablar de Cataluña tras el breve y tenso encuentro con Mas en el foro euromediterráneo y que le llamará para ponerle al día de su charla en el Palau de la Genaralitat.

Aunque no logró apartar a Mas del camino hacia la consulta soberanista, Rubalcaba salió satisfecho de la reunión. Aseguró que la conversación, en la que estuvo acompañado por el primer secretario del PSC, Pere Navarro, fue «cordial» y «profunda». Y avisó de que el encuentro con Mas «marca una línea que el PSOE va a seguir, la del diálogo», que los socialistas «trabajarán hasta el agotamiento por que el diálogo continúe y sea abierto». Después de escuchar a Mas y Rajoy, admitió que la situación es de difícil solución, pero pese a que no está de acuerdo ni con uno ni con otro, apuesta por el diálogo.

Aunque la palabra «diálogo» fue la que más repitió, cuando se le preguntó por la propuesta de primarias que ayer lanzó Tomás Gómez, zanjó el tema con un «no toca hablar de eso».