Santamaría: «Mi lista tiene más apoyos entre los que quieren volver a votar al PP»

Cierra su campaña reivindicándose como el mejor cartel electoral del partido. Ha evitado el choque con sus rivales

Soraya Sáenz de Santamaría / José A. Ramos
Soraya Sáenz de Santamaría / José A. Ramos

Cierra su campaña reivindicándose como el mejor cartel electoral del partido. Ha evitado el choque con sus rivales.

¿Qué puede ofrecer usted al PP que no puedan garantizar otros candidatos?

Creo que el principal hecho diferencial es que represento la candidatura con más apoyos entre los votantes del PP y entre aquellos que quieren volver a votar al PP. Hay elecciones autonómicas y municipales muy pronto y el partido se juega mucho en esos comicios. Mi candidatura es según todas las encuestas la que tiene más valor electoral.

¿Quiere decir que con usted el PP puede ganar mejor las elecciones que con Cospedal y Casado?
Según la unanimidad de las encuestas, sí.

¿Cree que el problema del PP es que tiene que recuperar los valores que dejó de defender durante su etapa en el gobierno, como sostiene la candidatura de Cospedal?

En toda la etapa de gobierno hemos defendido siempre con claridad nuestros principios, entre ellos, la libertad, la unidad de España y las políticas reformistas que han llevado a España a la recuperación económica y a la creación de empleo. Un ejemplo es la cifra de 19 millones de afiliados a la Seguridad Social que acabamos de conocer. Por tanto, los principios están vigentes y ahora son más necesarios que nunca porque Pedro Sánchez está dispuesto a abdicar de muchos de ellos para pagar la moción de censura.
Si no han fallado los principios, ¿cuál es entonces el problema del PP? ¿Qué o quién es responsable de tanto desgaste?
Estar en el Gobierno siempre desgasta, pero, además, el PP ha tenido que hacer frente a unos casos de corrupción que nos han perjudicado a todos a la hora de poner en valor las buenas prácticas y las buenas políticas de nuestro partido. Pero en estos momentos hay que dejar bien claro que la corrupción ha desaparecido como comodín del PSOE para escudarse en ella y esconder su falta de alternativa.

En el partido hay desconcierto con este proceso de primarias y también hay demanda de lista unitaria ante el Congreso. En su opinión, ¿debe respetarse la votación de los afiliados y no enmendarla en el Congreso?

En la campaña he evitado la crítica a mis compañeros y he insistido en la necesidad de que haya generosidad y unidad antes, durante y después de este proceso. Creo en el diálogo con todos y en que el PP tiene que salir unido y firme para afrontar las próximas elecciones.

No me ha contestado. El jueves, si se impone con cierta claridad un candidato sobre los otros, ¿lo lógico es que se respete esa elección para que los compromisarios no tengan que dividirse en el Congreso?

Tenemos unos Estatutos y unos procedimientos. Pero también creo que es momento de hablar mucho y de trabajar para que todo el mundo pueda verse representado en el partido.

Si usted pierde, ¿valorará dejar la política?

Siempre he estado a disposición de mi partido, tanto en el Gobierno como en la oposición. Y voy a seguir trabajando con lealtad sin pedir nada a cambio.

¿Eso quiere decir que seguirá a las órdenes de quien gane, sea quien sea?

No me he planteado dejar la política. Estaré a disposición de mi partido.

¿Y si fuera Cospedal la nueva presidenta nacional?

La respuesta es la misma para todos los candidatos.

¿A qué se debe esta imagen de rivalidad? ¿Qué es lo que las separa tanto?

Esta campaña ha desmontando esa imagen. Las mujeres estamos siendo más educadas y correctas que algunos de los candidatos.

¿Sabe que desde algunas candidaturas le reprochan que no haya dado la cara por el partido frente a los casos de corrupción?

El partido me puso en el Gobierno y en cumplimiento de ese mandato he dado la cara por las políticas para salir de la recesión, ante el ébola y en todas las demás crisis que nos ha tocado gestionar.

También le echan la culpa de que no apareciesen las urnas y de que se celebrara el referéndum ilegal.

Me fui del Gobierno con una querella criminal por parte del señor Torra por negarme a publicar el nombramiento como consejeros de quienes están en la cárcel. Algunos hemos tenido que pasar por los tribunales por defender la unidad de España y eso lo pongo en mi currículum.

Comentaba antes que las mujeres están siendo más educadas que algunos hombres en esta campaña. En concreto el ex ministro García-Margallo ha dejado bien claro que su objetivo es que usted no gane porque no comparte su idea de país. ¿A usted qué le parece la que él tiene?

No comento las campañas de mis compañeros. Son ellos los que se tienen que explicar. Ya le he dicho que mi intención es ir en positivo y concentrarme en explicar por qué me presento.

¿Se siente heredera de los Gobiernos de Rajoy?

Me siento muy orgullosa de haber formado parte de un Gobierno que se encontró a España en la ruina y que la llevó a la recuperación económica, creando medio millón de empleos al año.

¿No enmienda nada de esa etapa?

A toro pasado uno siempre puede creer que es capaz de encontrar mejores soluciones. Pero le aseguro que en cada momento intentamos elegir la mejor respuesta para atender al interés general con los elementos de juicio que teníamos encima de la mesa.

¿No faltaron reflejos con la corrupción? ¿Qué pensó cuando conoció la sentencia del «caso Gürtel» en la que se señala al PP como responsable de haber tejido junto con el grupo empresarial de Correa un «auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional»?

La corrupción nos ha hecho mucho daño y hay que comprender que mucha gente se haya podido sentir decepcionada con nosotros. Pero también hay que decir que hemos adoptado muchas medidas para evitar que vuelvan a repetirse esas situaciones y que todos los corruptos han sido expulsados del partido.

¿La salida de Rajoy les permite consolidar mejor la idea de que pasan página de la corrupción?

Con Rajoy al frente del PP hemos echado de nuestras filas a todos los corruptos. Y ahora hay que hacer la oposición desde la unidad para volver a ganar las elecciones. Hay mucha gente que considera que la moción de censura ha sido una injusticia, y debemos tenerlo en cuenta para ofrecerles un buen candidato, en este caso, candidata, a la Presidencia del Gobierno.

¿Usted por qué cree que les ha comido tanto terreno Rivera?

Hay que mirar al futuro y recordar a todos españoles que Pedro Sánchez ha ganado la moción de censura porque Rivera le puso una alfombra roja diciendo que esta Legislatura estaba acabada y que se iba a dedicar a generar inestabilidad.

¿Hacia dónde tiene que avanzar ideológicamente el PP?

El PP tiene los mismos principios de siempre. Ahora nuestra prioridad es estar todos juntos y que con nuestros principios de siempre hagamos un partido muy amplio y sólido, construido de abajo a arriba, y capaz de recuperar todos las «plazas» en las que ganamos en las últimas elecciones y la izquierda no nos dejó gobernar.

¿El «aznarismo» forma parte del pasado de su partido?

Forma parte de una trayectoria del PP que ha consistido en coger siempre la herencia del Gobierno socialista de una España en crisis y llevarla de nuevo a la recuperación. Eso es lo que hicieron los Gobiernos de Rajoy y de Aznar.

¿Entonces no reniega de nada de esa etapa, pese a las duras críticas de Aznar hacia Rajoy y su Gobierno?

Por supuesto que no. No voy a renegar del hecho de que cuando gobierna el PP siempre se crea empleo y bienestar.

¿Entiendo que no cree que le reste a Pablo Casado su cercanía a Aznar?

Ya le he dicho que no hablo de las candidaturas de mis compañeros. No necesito criticarles para trasladarles a los militantes mi proyecto.

Aznar planteó ayer en Onda Cero que el PP debe refundarse si quiere seguir existiendo. ¿Comparte este análisis?

El PP tiene que trabajar para volver al Gobierno, de donde hemos salido no por perder unas elecciones sino por la alianza del PSOE con los independentistas para lograr lo que no ha conseguido en las urnas. El PP no tiene que parecerse a ningún otro partido y sí al mejor PP que nos llevó a cotas de gobierno muy importantes que sirvieron para materializar nuestros principios y nuestros proyectos reformistas.

¿Que es lo primero que haría si es elegida presidenta del PP?

Empezar a preparar las elecciones municipales y autonómicas.

¿Designando ya a los candidatos?

Por supuesto. Y animando a que todos nos pongamos a trabajar desde la unidad.

Usted dirigió lo que se bautizó como «operación diálogo» con Cataluña. ¿Qué piensa de los gestos de Sánchez para rebajar la tensión con los independentistas?

A Sánchez le regalaron el Gobierno los independentistas y ahora está dispuesto a regalarles España.

Pero el acercamiento de los líderes independentistas a cárceles catalanas se ajusta a derecho, ¿no?

El Estado de Derecho no puede estar sometido a condicionamientos políticos. Es una decisión política, negociada con ERC y con los soberanistas para conseguir apoyos para la moción de censura.

Como jefa de la oposición, ¿no apoyaría esa medida?

No. Solicitaría la comparecencia urgente de Pedro Sánchez en el Congreso para explicarla.

¿Tampoco respaldaría el acercamiento a cárceles vascas de los presos etarras?

No tiene sentido que una vez que ETA ha sido derrotada, y ha tenido que admitir su derrota, ahora la democracia haga cesiones. La banda terrorista, incluso después de su disolución, no debe tener capacidad para escribir ningún relato. Las víctimas deben estar siempre en primer término. Nosotros nunca negociamos con ETA, ese principio forma parte de nuestro ADN, y esto no debe cambiar.

El traslado de presos etarras entra dentro de la legislación penitenciaria.

Insisto en que no tiene que haber cesiones.

Por cierto, si Feijóo se hubiera presentado, ¿usted habría dado el pasado adelante?

Soy muy reflexiva y siempre he trabajado por la unidad de mi partido. Pero creo que es bueno para España que haya una mujer presidenta del Gobierno.