Sánchez avisa a Torra de que su respuesta en Cataluña será «firme y contundente»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado hoy de "manipulación inaceptable"el reclamar la vía kosovar o eslovena.

Pedro Sánchez, durante su comparecencia
Pedro Sánchez, durante su comparecencia

Acusa al presidente de la Generalitat de «desconocimiento, manipulación intolerable y de la desesperación de quien solo utiliza la mentira para sostener sus posiciones políticas»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha elevado hoy el tono considerablemente contra el independentismo en su comparecencia sobre Cataluña y el Brexit, dos escenarios que ha equiparado continuamente para explicitar que "transitan por las sendas paralelas"de un "relato manipulado"que "socava el proyecto común".

El jefe del Ejecutivo ha criticado que reivindicar la vía eslovena -en alusión a Quim Torra- "denota desconocimiento, una manipulación intolerable y la desesperación de quien solo utiliza la mentira para sostener sus posiciones políticas". Ante esta vía violenta, el Gobierno no se mueve de su propuesta tradicional: la "vía constitucional y del diálogo dentro de la legalidad". En una advertencia velada a la aplicación del artículo del 155 de la Constitución -que prevé la intervención de Cataluña-, Sánchez ha señalado que "todo lo que se sitúe fuera de la Constitución contará con una respuesta firme y contundente del Estado de Derecho". De esta forma, el presidente del Gobierno deja "constancia en acta"del diario de sesiones de su determinación, porque en su opinión -y en alusión a PP y Ciudadanos que exigen continuamente la aplicación del 155- "no hay que gesticular ni decirlo más alto".

Antes de que llegue la intervención de la autonomía, el último escenario para el Ejecutivo, Sánchez ha señalado que "no aceptará la dejación de funciones de quien tiene que asegurar la seguridad pública", en alusión a los Mossos D'Esquadra, y que si se "persiste"en esa "injustificable inacción", el Gobierno trasladará a Cataluña a un "número suficiente"de efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil para asegurar la seguridad. Uno de los acontecimientos que podrían generar una situación controvertida en cuanto a esa inseguridad es la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona el próximo 21 de diciembre. Sánchez ha reivindicado que este cónclave se va a celebrar "a pesar de las amenazas", en cumplimiento de su palabra, y que será en esta reunión en la que se apruebe la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros.

Aunque Sánchez no haya planteado una propuesta alternativa a "diálogo y convivencia"para superar el conflicto catalán sí ha cargado duramente contra el independentismo, un movimiento al que ha acusado de tener un "relato manipulado"que alienta la división y en el que "priman las emociones viscerales sobre la razón". Un soberanismo que "va contra la Historia", que hace "analogías tramposas"y que infla supuestas ventajas en la persecución de "una quimera que acabará en una nueva frustración". "Miren fuera y aprendan la lección", ha dicho Sánchez en alusión al desastre del Brexit en una última equiparación.

Sánchez pide «sensatez» para aprobar los presupuestos

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha apelado hoy a la "sensatez"de todos los grupos parlamentarios y a su responsabilidad porque los Presupuestos Generales del Estado de 2019 también es una tarea compartida.

En el transcurso de su intervención en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de los acuerdos alcanzados en la UE sobre la salida del Reino Unido y sobre la situación en Cataluña, Sánchez ha avanzado que los Presupuestos dependen del Gobierno pero también de los grupos parlamentarios y de las Comunidades Autónomas.

Sánchez ha incidido en la necesidad de diálogo con todos, también con las fuerzas independentistas catalanas, porque se trata de modernizar España y Cataluña con unas cuentas que benefician sólo en la revalorización de las pensiones a 1,5 millones de pensionistas catalanes.

"Rechazarlo es imposibilitarlo y no cerrar la brecha social", ha dicho tras incidir en que los Presupuestos supondrían mejorar la calidad de vida y no acabar con una nueva frustración.