Una empresa del hermano de Rigau facturó a CiU más de dos millones de euros en seis años

AMR Publicitat también cobró de Girona S. A., socio privado de Agissa, 138.092 euros

La conexión del «caso Agissa» con la investigación de la «trama del 3%» llega a través de dos proveedores de la empresa mixta encargada del abastecimiento de agua de Gerona, Salt y Sarrià de Ter. En la lista de pagos recopilada por la Agencia Tributaria en su informe figuran AMR Publicitat y Concerts Estudio, ya investigadas por el juez de El Vendrell que indaga en la supuesta financiación irregular de Convergència a través del pago de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas. Según los datos de Hacienda, Girona S. A. (la sociedad privada que posee el 80% del capital de Agissa) declaró haber abonado a AMR Publicitat –de la que es administrador Antonio Rigau, hermano de la ex consejera de Educación de la Generalitat Irene Rigau– 138.092,14 euros en concepto de comprar entre 2010 y 2015.

A su vez, Girona S. A. declaró pagos que suman 50.324 euros en 2009 y 2011 a la otra empresa investigada en el «caso del 3%», Concerts Estudio S. L.

Pero en el oficio en el que la Guardia Civil solicitaba en octubre del pasado año al juez del 3% que encargara un informe a la Agencia Tributaria sobre las cuentas de Agissa, el Instituto Armado apunta otro dato de interés: entre 2010 y 2015, la empresa del hermano de Rigau facturó a CiU más de dos millones de euros. En total, 2.82.240,88 euros que se abonaron tanto a través de la propia coalición nacionalista como de la Federació Convergència i Unión.

A estas cantidades hay que sumar los 47.106,27 euros que facturó AMR Publicitat en 2014 a Coalición por Europa, en la que se integró Convergència para las elecciones europeas; otros 145.418,28 euros que le abonó Junts pel Si ese mismo año y, finalmente, 50.329 euros más que facturó a Democracia i Llibertat, las siglas de CDC en las generales de 2015. En total, sumando ambos conceptos, 2.274.765,43 euros en seis años.

A los investigadores también les llamó la atención el concepto de algunos gastos que Girona S. A. cargó a las cuentas de la concesionaria del servicio de agua en el municipio. Y es que entre 2009 y 2012 la citada sociedad realizó compras por valor de 27.166 euros a Tarres Joiers, un comercio al por mayor de metales preciosos, artículos de joyería, bisutería y relojería, unos desembolsos «cuya lógica económica quedaría pendiente de justificar», subraya la Guardia Civil en el referido oficio. Para los agentes «no queda claro por qué una empresa del ámbito del agua realiza semejantes compras a una mercantil del ramo de la joyería».

Las «graves anomalías» denunciadas por la Guardia Civil llevaron al juez de El Vendrell que investiga la «trama del 3%» a encargar a Hacienda el informe que destapó las irregularidades en Agissa. El magistrado justificó la decisión «en atención a la gravedad de esas posibles conductas».