Los efectos del cáncer de mama y su tratamiento en el ciclo menstrual

Algunos estudios sugieren que el ciclo menstrual puede influir en el riesgo de padecer cáncer de mama, dependiendo de la edad en la que se tiene el primer periodo y de la entrada en la menopausia.

Octubre es el mes en el que se trabaja a nivel mundial en la sensibilización sobre el cáncer de mama, con el objetivo de contribuir no sólo a su detección precoz, al tratamiento y a los cuidados, sino también a concienciar sobre esta enfermedad que gana, sólo en España, 30.000 nuevos casos anuales y afecta a 1 de cada 8 mujeres a lo largo de su vida[1]. Por ello, INTIMINA, compañía que ofrece la primera gama de productos dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima femenina, se pone también el lazo rosa para mostrar su apoyo a quienes han vivido o estén viviendo la enfermedad, y anima a todos a unirse al movimiento.

Los cambios físicos y emocionales que el cáncer de mama produce en las mujeres que lo padecen son numerosos, pero hay uno del que no se habla tanto: ¿qué sucede con el ciclo menstrual? INTIMINA, en colaboración con la Dra. Shree Datta, ginecóloga y obstetra, han trabajado en dar respuesta a las preguntas más habituales al respecto, ofreciendo una serie de consejos sobre el cáncer de mama, la quimioterapia y sus efectos en el cuerpo femenino:

1. ¿Puede el cáncer (en concreto, el cáncer de mama) afectar a nuestro ciclo menstrual y de qué manera?

Curiosamente, es al revés: los estudios indican que el ciclo menstrual puede influir en el riesgo de padecer cáncer de mama. Así, la edad a la que viene el primer sangrado (menarquía) y la edad de la menopausia son factores de riesgo. Este hecho está muy vinculado con la cantidad de ciclos menstruales que tiene la mujer a lo largo de su vida. De hecho, tanto el número de ‘reglas’ como la edad del primer embarazo también son factores que podrían afectar al riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Por el contrario, un ciclo menstrual largo o irregular se traduce en una cifra de periodos menor y, por tanto, podrían reducir el riesgo de cáncer de mama en mujeres más jóvenes. De todos modos, el hecho de padecer la enfermedad a una edad temprana no tiene por qué afectar al sangrado menstrual. Con todo, el tratamiento de quimioterapia puede influir en la regularidad de las reglas, la cantidad de flujo o, en algunos casos, suprimirlas.

2. ¿Cómo afecta la quimioterapia al cuerpo y al ciclo menstrual de la mujer?

La quimioterapia es un cóctel potente de medicamentos diseñado para matar a las células cancerosas pero que, también, puede afectar a otras células (como las de los ovarios), causando:

- irregularidades menstruales,

- en el patrón de flujo,

- falta de ovulación,

- incluso amenorrea (ausencia de menstruación).

Esto último puede darse de forma temporal o permanente y provocar los síntomas propios de la menopausia. La menstruación se detiene en el 20-70% de los casos. Este efecto indeseado depende de la edad de la mujer y sus efectos se relacionan, además, con los medicamentos concretos y la dosis administrados.

Frente a esta situación, Irene Aterido, sexóloga especializada en cáncer y sexualidad, y colaboradora habitual de INTIMINA, recomienda realizar una visita a un profesional de la salud para poder despejar todas las dudas relacionadas con la quimioterapia y el ciclo menstrual: “durante el tratamiento, la mujer con cáncer de mama atraviesa muchas emociones y fases difíciles. Y entre ellas: el miedo a no poder ser madre o a que la quimioterapia afecte, de alguna manera, a sus menstruaciones y vida fértil”.

En paralelo, otros efectos secundarios comunes de la quimioterapia pueden ser: pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea, úlceras en la boca, caída del cabello, hematomas o sangrado, un mayor riesgo de infección, cambios de humor y cansancio. Para contrarrestar esto “es importante adherirse al tratamiento para superar la enfermedad, a la vez que apoyarse en nosotros, los profesionales de la ginecología, la psicología y la sexología. Con el diagnóstico de cáncer de mama, las preocupaciones e inquietudes aparecen tanto en la mujer como en la pareja y es algo muy positivo consultar respecto al ciclo menstrual y a la sexualidad”, señala la sexóloga. No hay que olvidar que, si la mujer todavía ovula y tiene la regla durante la quimioterapia, existe la posibilidad de que se quede embarazada. Cuando esto no es posible, “existe la congelación de óvulos para pacientes de cáncer, entre otras medidas de preservación de la fertilidad, y toda mujer que quiera tener hijos tras superar el tumor puede optar por vitrificarlos antes de comenzar la quimioterapia”, aconseja Aterido.

3. ¿Cuánto tiempo tarda un ciclo menstrual en volver a la normalidad después de terminar la quimioterapia?

Esto varía según los fármacos utilizados, la dosis administrada, la duración del tratamiento y la edad de la mujer. Algunos estudios apuntan a que es más probable que la menstruación regrese en las mujeres más jóvenes de 40 años, pero no siempre ocurre así. En esos casos, las menstruaciones vuelven tras unos meses o incluso un año; es más probable que los ciclos menstruales se regularicen antes en las pacientes de cáncer de mama más jóvenes.

“No olvidemos que la quimioterapia es fuerte y que afecta a todo el cuerpo de las mujeres. Además de emociones difíciles, quienes padecen el cáncer de mama se encontrarán con un sinfín de cambios corporales con los que tendrán que aprender a lidiar. Es muy importante contar con el apoyo de familiares y amigos, con quienes puedan descansar y sentirse cómodas quienes están atravesando este duro proceso”, afirma Aterido.

4. ¿Cuántas mujeres experimentan un cambio en sus ciclos durante la quimioterapia y cuánto tiempo tardan en volver a la normalidad después?

Hemos comentado que los periodos menstruales desaparecen en el 20-70% de las mujeres con cáncer de mama, el porcentaje puede ser inferior al 5% en mujeres menores de 30 años; sin embargo, hasta el 50% de las pacientes de cáncer de mama de 36 a 40 años dejan de ovular. En función del tipo de quimioterapia que se aplique, el riesgo de que la menstruación desaparezca será diferente, por lo que merece la pena hablarlo de antemano con oncología. Hay que tener en cuenta que, incluso si vuelve la menstruación, existe la posibilidad de que sea irregular y esto puede reflejar de manera imprecisa la fertilidad de la mujer superviviente de cáncer. Lo ideal es consultar con ginecología desde el principio del tratamiento para conocer los periodos fértiles y trazar los cambios.

5. ¿Qué hacer si la mujer pierde el ciclo durante la quimioterapia?

Además de hablarlo con el oncólogo, si la mujer está preocupada por su capacidad reproductiva, debe consultar a ginecología y, en algunos casos, considerar la congelación de óvulos, además de controlar el ciclo menstrual, tanto durante el tratamiento de la quimioterapia como después (e idealmente antes de empezarlo). En cualquier caso, es importante resaltar que no a todas las mujeres les desaparecen sus ciclos menstruales sino que, simplemente, se puede experimentar un ciclo más corto o más largo durante este periodo. En caso de que la menstruación desaparezca, la mujer puede sentir los síntomas de la menopausia, como sofocos y sudores nocturnos que, en sí mismos, ameritan un tratamiento médico adicional.

6. ¿Cómo hacer que el cuerpo vuelva a la normalidad después de la quimioterapia?

Cada persona reacciona a la quimioterapia de diferente manera y el tiempo que se tarda en recuperarse de la misma varía según el caso. Realizar ejercicio habitualmente, seguir una dieta equilibrada, mantener una rutina de sueño y tratar de limitar el estrés son los mejores consejos. En general, los consejos tras el cáncer de mama no difieren de los recomendados para llevar unos hábitos de vida saludable. Si la mujer no está segura de estar alimentándose correctamente, es recomendable que consulte a un nutricionista y vean la opción de tomar algún suplemento. Es importante también evitar el alcohol y el tabaco, además de hacer ejercicio con regularidad. Una buena sugerencia es meditar y unirse a un grupo de terapia para apoyarse en otras mujeres que hayan pasado por el mismo proceso de tratarse de un cáncer de mama.

Frente a la vuelta a la normalidad (laboral, familiar), Aterido recomienda que “la mujer se tome su propio tiempo. No existen fórmulas mágicas y, sabiendo que ha atravesado un proceso tan difícil, debe darse su propio espacio para recuperarse tanto física como emocionalmente. ¿Y qué ocurre con la vida sexual, por ejemplo? Es normal que la mujer se sienta extraña: su cuerpo cambió y, sus sensaciones, también… El acompañamiento terapéutico es fundamental y efectivo, en especial, si se hace en pareja. Paso a paso, todo vuelve a su lugar”, concluye.

7. ¿Cómo mantener una mente positiva?

No hay duda de que el cáncer supone un momento de mucho estrés y es natural pasar por una combinación de diferentes emociones. Por eso, es fundamental contar con una buena red de apoyo de amigos y familiares, que ayudará a las pacientes de cáncer a superar los momentos difíciles. El apoyo psicológico durante el cáncer puede ser fundamental para sobreponerse a inquietudes, sentimientos y preocupaciones: “¡La mente lo es todo! Es importantísimo celebrar cada momento, por pequeño que sea… Frente a una situación como esta, todo cambia de perspectiva y los detalles que eran insignificantes se vuelven ahora especiales. Mi consejo para quienes estén transitando este proceso tan difícil es: ¡vive! Date tus caprichos, celebra cada instante y no olvides nunca lo especial y fuerte que eres”, afirma Aterido, en señal de apoyo.

8. ¿Es posible quedarse embarazada durante la quimioterapia?

Si la mujer tiene la regla durante la quimioterapia sí que puede quedarse embarazada. Si no desea un embarazo, los anticonceptivos de barrera como los preservativos o el diafragma serían las opciones más adecuadas. Otra alternativa puede ser el DIU. No obstante, el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos (Royal College of Obstetricians and Gynecologists) generalmente aconseja esperar al menos 2 años después del tratamiento del cáncer de mama antes de quedarse embarazada, debido al riesgo de recidiva. En cualquier caso, es alentador recordar que muchas mujeres tienen un embarazo a término después del tratamiento del cáncer.

Por último, si la mujer diagnosticada de cáncer de mama no está segura de qué debe hacer o cómo afrontarlo, consultar lo antes posible a un médico, ginecólogo, psicólogo o sexólogo aliviará sus preocupaciones por completo.

Link al video: pinche aquí

[1] Datos Aecc sobre el cáncer de mama, 2019.