Familia

Aceite de ricino y magnesio, ¿por qué debes tomarlos?

Ambos se han popularizado mucho últimamente por sus múltiples beneficios

Además de llevar una dieta equilibrada y sana, podemos completarla con muchos aceites y minerales

Publicidad

El magnesio se ha popularizado en los últimos tiempos por su multitud de beneficios para el cuerpo humano. Para consumir la cantidad de magnesio que necesita el cuerpo, se recurre a su ingesta en alimentos. Algunos alimentos que contienen magnesio son las verduras de hoja verde, los cereales de grano completo, los frutos secos, los huevos, carnes, etc.

En el caso de aumentar el consumo de magnesio mediante la alimentación, es probable que su ingesta no sea suficiente o también que el cuerpo no pueda absorberlo en su totalidad. Para aumentar la cantidad de magnesio que recibe el cuerpo se recurre a su consumo en suplementos. Los suplementos de magnesio aparecen comercializados en forma de pastillas o polvo. Es muy típico verlo en numerosas tiendas en este último formato. Para consumirlo, se deposita un cazo de polvo de magnesio en un vaso de agua, se bate y se ingiere. En las instrucciones de cada fabricante aparece la cantidad diaria recomendada que el cuerpo puede absorber. La dosis ideal para mujeres ronda los 300mg, mientras que los hombres necesitarían unos 400mg. Los adolescentes en etapa de crecimiento necesitarían alrededor de los 400mg.

Publicidad

Las ventaja principal que este mineral aporta al cuerpo humano son, principalmente, que ayudan al correcto desarrollo de los huesos, y en caso de tener problemas de huesos o articulaciones, el magnesio favorecerá la regeneración de los tejidos. Otro de sus efectos a nivel mental es que ayuda a prevenir la depresión y la ansiedad.

Publicidad

Aceite de ricino

Seguramente habrás escuchado hablar de él si eres de la época en que se leía Zipi y Zape. Aquellos traviesos gemelos escapaban corriendo cada vez que su madre quería darles una buena dosis y es que el aceite de ricino es un producto con muchísimas propiedades que deberías conocer para tomarlo

El aceite de ricino es un tipo de triglicérido, compuesto por ácidos grasos esenciales, que se extrae de las semillas de la planta del ricino. Esta planta tiene su origen en el continente africano y en la India, y desde la antigüedad se utilizaba para multitud de aplicaciones relacionadas con la belleza. Este aceite aporta multitud de beneficios para la salud humana. Su uso más estandarizado es para artículos de cosmética, ya que este aceite aporta numerosas ventajas en su uso en la piel y el cabello. Se comercializa en multitud de productos cosméticos, como cremas, aceites de masaje, mascarillas capilares, etc.

Publicidad

Su composición tiene multitud de propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Además, aporta un plus de hidratación a la piel y el cabello, razón por la que se utiliza tanto en el sector cosmético. Se incluye en diversas gamas de productos que traten la piel y el pelo seco, para reparar la piel y devolverla a su estado normal.

La aplicación de aceite de ricino para el crecimiento del cabello es muy popular, puesto que lo fortalece y estimula su crecimiento desde la raíz. También se puede utilizar en las cejas y en las pestañas, donde se ha demostrado su alta efectividad. Para el pelo seco, ayuda a hidratarlo y a regenerar las puntas para no tener que cortarlas.