Todas queremos ser Kate (¿por qué tienes partos tan rápidos y buenos?)

La mujer del príncipe Guillermo ha batido su propio récord y en menos de siete horas ha dado a luz y ha vuelto a su casa.

Los Duques de Cambridge posan felices con su tercer hijo, un niño que ha pesado 3,900 kilos
Los Duques de Cambridge posan felices con su tercer hijo, un niño que ha pesado 3,900 kilos

La duquesa de Cambridge dio ayer a luz al tercero de sus hijos. Un niño que pesó 3, 900 kilos. Tanto madre como hijo, según fuentes oficiales, se encuentran en perfecto estado y vuelve a repetir lo que ya se ha convertido en una norma para ella: llegar al hospital por su propio pie y en menos de tres horas tener a su bebé.

La duquesa de Cambridge dio ayer a luz al tercero de sus hijos. Un niño que pesó 3, 900 kilos. La noticia esta vez, sin embargo, es que menos de dice horas después de dar a luz, la feliz mamá ha abandonado el hospital caminando y feliz con su bebé en brazos.

Antes de tener a este hijo trascendió que la duquesa habría consultado qué posibilidades tendría de dar a luz en palacio. Algo que todas las que la precedieron en su puesto han hecho, salvo su fallecida suegra que fue la primera princesa en dar a luz a sus hijos en un hospital.

La abuela de su marido, la reina Isabel II dio a luz a todos sus hijos en Buckingham Palace. Quizás algunos puedan pensar que en aquella época todas las mujeres lo hacían en sus hogares pero no es así. Reino Unido, que siempre ha llevado la vanguardia en cuestiones de atención al embarazo y parto, comenzó a atender a las mujeres en los hospitales a mediados de la década de los cincuenta, por lo que la reina Isabel, cuyo último hijo, el príncipe Andrés nació en 1964, bien podría haber dado a luz en un hospital. En la famosa serie de la BBC que se puede ver en Netflix, Llama a la matrona, se pueden ver perfectamente cómo todo comenzó a cambiar en esa década. Algunos consideran que a mejor (reducción de mortalidad, mayor seguridad) y otros, por el contrario opinan que haber llevado a la mujer al hospital logró que los partos se medicalizaran demasiado, haciendo que poco a poco las mujeres comenzaran a parir de manera muchísimo más dolorosa (inducción, oxitocina sintética) y que, por lo tanto hubiese necesidad de intervenir más en el proceso.

El caso es que la duquesa de Cambridge, que se ha caracterizado por tener tres partos muy naturales y rápidos, es bastante probable, como muchísimas mujeres en su país, que sea muy partidaria de tener un parto lo menos medicalizado posible. Al menos todo parece indicarlo ya que menos de doce horas después de dar a luz ha salido caminando con su bebé en brazos.

Helena Eymi es matrona en Reino Unido. Se dedica, sobre todo, a formar a matronas para que puedan actuar en situaciones de emergencia en partos. En su opinión: “que la princesa quiera dar a luz en Palacio es normal en Reino Unido y a nadie le ha extrañado que se lo planteara, ninguna de mis colegas matronas se ha extrañado ya que aquí es algo muy habitual que una mujer dé a luz en casa”.

Finalmente no ha dado a luz en el palacio si no en el Hospital Sant Mary, donde dio a luz a sus dos hijos anteriores y donde nacieron los hijos de Carlos y Diana. Lo que sí parece claro y evidente es que ha sido un parto rápido y sin complicaciones, como los otros. En las anteriores ocasiones salió caminando al día siguiente pero esta vez ha batido su propio récord y no han pasado ni doce horas desde que ingresó y ha salido caminando con su bebé en brazos. Una imagen que sorprende cuando no debería.

Hemos hablado con Cristina Núñez, la directora del centro de preparación al parto Más Natural de Madrid cuyas clases van encaminadas a enseñar a las futuras madres toda la fisiología del parto para que ellas, si así lo desean en el día D, opten por un parto lo menos medicalizado posible.

-Parece que la Duquesa ha tenido un parto natural y sin complicaciones...

-Parece es la palabra más adecuada puesto que nos sabemos los detalles del mismo pero si entró a las 9 y a las 11 dio a luz, es bastante probable que haya sido fácil. Desde luego ha sido corto. Tres horas para dar a luz es un tiempo que puede considerarse rápido. Pero sobre todo si sale caminando por su propio pie horas después, no llegando ni a doce horas, mi experiencia me dice que ha sido un parto absolutamente natural.

-¿Cree que ha podido ser inducido?

-De nuevo me inclino por la prudencia. Imposible saberlo aunque personalmente me inclino por pensar que no, que no ha sido inducido ya que la princesa ha demostrado interés por dar a luz en casa (es verdad que su casa es un palacio pero no deja de ser una casa), por lo tanto no tendría mucho sentido que fuese así. Pero, sobre todo, que se haya ido a casa tan pronto me da datos para pensar que ha sido absolutamente natural pero, ya digo, es imposible afirmarlo.

-¿Dónde reside la clave de estos partos tan rápidos?

-España no es Reino Unido en atención al parto, se instrumentaliza menos y allí es más normal que si llegas al hospital y no estés todavía muy dilatada, te envíen a casa para que sigas el proceso en tu casa. Eso evita intervenciones innecesarias como los enemas, o la inducción porque el “parto no progresa” y que, a veces no es que no progrese, es que, simplemente no toca dar a luz todavía. Imagino que la princesa llegó al hospital con varios centímetros de dilatación, y cuando digo varios me refiero a más de seis. Claro está que es bastante probable que en palacio ha tenido atención personalizada y profesionalizada, probablemente de una matrona que son las verdaderas protagonistas en los partos en Reino Unido, incluida la princesa, naturalmente.

-¿Por qué se recupera tan rápido de sus partos?

-Hay muchos factores para una buenísima recuperación pero es que ella, además de tener algunos que son evidentes, tiene otros que no lo sabemos pero que los intuimos. Es una obviedad que la duquesa es joven, esto es bueno. También está en forma. No es que las que tengan sobrepeso den a luz peor, ni mucho menos, pero estar en forma sí facilita mejores partos así como mejores y rápidas recuperaciones. Y cuando digo facilita estoy utilizando la palabra precisa, es decir, hace que sea más fácil lo que no implica que sea así en todas ni tampoco las que no están tan en forma no se recuperen así de bien.

Por otro lado, si es verdad que tiene partos naturales, es normal que se recupere en tiempo récord. De hecho podría irse a su casa el mismo día, como así ha sido. Supongo que si lo hace es porque es la duquesa y el equipo médico han considerado que las condiciones son las óptimas para hacerlo.

Sin saber exactamente cómo han sido sus partos sí puedo decir como profesional que un parto natural, es decir, sin oxitocina, sin epidural y sin episiotomía, no deja las mismas secuelas que otro intervenido por lo que ir caminando sin problemas a la hora de dar a luz es un hecho. Yo lo he visto muchas veces.

Foto: Cristina Núñez lleva más de 15 años impartiendo clases de preparación al parto natural

-¿Cree que se ha puesto epidural?

-Una cosa es creer y otra es afirmar. Por sus declaraciones y su comportamiento tiendo a pensar que prescindió de ella pero, como usted comprenderá, es imposible saberlo salvo que ella misma lo diga. De todas maneras, sea como sea, lo importante es que se respetara su decisión, tanto si quiso ponérsela como si no.

-Usted fue una pionera en tratar los temas de partos naturales...

-Sí porque cuando abrí el centro hace más de 15 años casi nadie hablaba de partos naturales, es más, vivíamos en una época dorada de parto sin dolor. El caso es que el parto también puede ser sin dolor si te preparas mentalmente y sabes controlar la situación, si los obstetras y matronas te dejan moverte cómo quieres, si tienes un ambiente cálido y tranquilo... El parto es abrirse. Toda nuestra función biológica, de hecho, está diseñada para este suceso. Para gestar y alumbrar vida

-Todo eso suena muy bonito pero la mayoría de las mujeres acuden con miedo al parto...

-Generalmente es una mezcla de miedo a lo desconocido pero, sobre todo, falta de información. Escuchar durante años el relato de partos terribles hace mella y, aunque la mayoría acaban felizmente, muchas se quedan con los que terminan mal e inevitablemente acude a la mente el pensamiento: «Esto me puede pasar a mí».

-¿Cómo es el parto ideal?

-El que se desarrolla de la manera más adecuada a las condiciones de la mujer y su bebé, tanto físicas como mentales y emocionales. No hay un modelo único, puede ser un parto vaginal eutócico pero también la cesárea y los fórceps serán herramientas útiles cuando sean necesarios. Un parto en salud ha de ser una experiencia gratificante, compensada y maravillosamente transformadora.

Conllevará vivir una serie de contracciones que irán ganando en intensidad, frecuencia y duración. Si las vivimos desde la perspectiva de que es algo saludable que nos está ocurriendo y que nuestro cuerpo está perfectamente preparado para ello, nos entregaremos a ella. Como consecuencia, la forma de percibirlas será positiva, y el instinto nos irá guiando tanto en posturas como en otras actuaciones. Es importante entender que en salud las contracciones se van sucediendo de menos a más, y que entre cada una de ellas habrá un tiempo de descanso que nos permitirá relajarnos y recuperar el resuello. Además, nuestro cerebro las registrará como dolencia e irá liberando al torrente sanguíneo unas sustancias analgésicas que irán equilibrando el proceso, las endorfinas, que nos ayudarán, además, a entrar en una especie de trance.

-¿Así que un parto por cesárea también puede ser el ideal?

-La cesárea es una intervención quirúrgica no deseable pero no hay que perder de vista que cuando son necesarias, salvan vidas. Lo que no deberían es ser una opción a la carta por miedo al parto. Pero sí debemos ayudar, comprender y sostener a las madres que han parido así ya que muchas se quedan contentas pero otras, no. Y jamás debemos dar paso a ninguna estigmatización. El mejor parto es aquél que termina bien para madre e hijo. Pero, obviamente para un cuerpo es muchísimo mejor un parto vaginal que una cesárea. De hecho si una mujer tiene cesáreas verá un límite a tener más de 3 o 4 hijos (y eso ya es arriesgar), sin embargo con partos vaginales ese límite aumenta. Todos tenemos en mente los numerosos partos que tenían nuestras abuelas y bisabuelas que tenían incluso más de diez hijos.

-¿Cuál es el secreto para que sus alumnas, en su mayoría, tengan partos naturales, como el de Kate Middleton?

-No hay ningún secreto más que la información. Acudir a un parto sabiendo a qué te vas a enfrentar, cómo tienes que respirar, cómo has de moverte, qué has de hacer con las contracciones...etc...facilita muchsimo las cosas. Eso y que te toque un equipo médico que te respete. Algo que está mejorando muchísimo en los últimos tiempos.

-Por último, ¿qué le parecen las imágenes de la Duquesa al salir del hospital con su tercer bebé en brazos?

-La verdad es que yo en esas imágenes lo primero que veo es una madre exultante que vive un proceso único e irrepetible que es el de dar a luz. No veo a una duquesa, veo a una mujer pletórica inundada en oxitocina que, además, es capaz de cumplir con su deber de princesa sin descuidar un ápice su rol de mamífera recién parida. Por muy duquesa que sea, es una madre enamorada de su bebé. En ella todas podemos reconocernos, esa mirada de enamoramiento es única...es un milagro, es algo absolutamente maravilloso y ella lo está viviendo en toda su plenitud y sin ningún rubor lo cual hace mucho por las demás.

En las imágenes que he podido ver la veo absolutamente pendiente de su bebé con el que conecta todo el rato a través de la mirada y al que no quita ojo, siempre está estableciendo comunicación con su bebé. Veo una mujer pletórica muy consciente de lo que acaba de suceder en su vida por tercera vez. Creo que Kate se toma muy en serio su papel en los partos y maternidad y eso se nota en cada uno de ellos. Es imposible saber nada porque no nos lo han contado pero mi experiencia me dice que la duquesa de Cambridge ha participado de manera muy activa y consciente en cada uno de ellos.

Si te ha gustado este artículo quizás te guste este otro:

-El olor del recién nacido provoca en el cerebro de la madre las mismas sensaciones que consumir droga

-Pero, ¿por qué están tan “locas” de querer parir sin epidural?