La irresistible necesidad de picar entre horas

Picar entre horas, que no hacer varias comidas al día, es el gran enemigo de mantener a raya nuestro peso saludable

Imagen de archivo de varios productos de una pastelería
Imagen de archivo de varios productos de una pastelería

Quién lucha por no subir de peso lo sabe: picar entre horas alimentos que no necesitamos realmente hace que la báscula modifique nuestro peso ideal haciéndonos ver que nos hemos pasado con ingesta de calorías. Ansiedad, aburrimiento, hambre verdadera, gula...hay varias razones por las que picamos entre horas alimentos con muchas calorías, que nos hacen después lamentar haberlo hecho.

Quién lucha por no subir de peso lo sabe: picar entre horas alimentos que no necesitamos realmente hace que la báscula modifique nuestro peso ideal haciéndonos ver que nos hemos pasado con ingesta de calorías. Ansiedad, aburrimiento, hambre verdadera, gula...hay varias razones por las que picamos entre horas alimentos con muchas calorías, que nos hacen después lamentar haberlo hecho. Los expertos en nutrición de los gimnasios Go-Fit, explican por qué lo hacemos y cómo evitarlo.

Picar por aburrimiento. Busca actividades que sean incompatibles con comer fuera de horas. Coser, manualidades, bricolaje, jardinerías, etc... Debemos mantener ocupadas tanto las manos como la mente, por lo que ver la tele o hacer alguna actividad compatible con comer no es una buena opción.

Picar por ansiedad. Relajarnos, respirar con profundidad y alejarnos de la cocina, la nevera o la despensa. Sal de casa y pasea el tiempo que sea necesario. Practica alguna actividad física que te ayude a focalizar la energía negativa y cárgate de positividad.

Picar por apetito real. Replantéate tu dieta. Probablemente habrán pasado muchas horas desde la comida anterior o habrás comido de forma inadecuada. Es importante hacer comidas intermedias para evitar que lleguemos al almuerzo y a la cena con demasiado apetito.

Picar para premiar nuestro premio diario. Muchos tenemos la costumbre después de las comidas de comer algo pecaminoso, un trozo de chocolate, una galletita... Todo está correcto hasta el momento que devoramos la tableta de chocolate entera o el paquete de galletas. Puedes incluir este regalo en tu rutina alimenticia, ya que después de una larga jornada laboral te mereces un premio, pero siempre con cuidado.

En definitiva, mantén la mente ocupada y las manos guardadas en los bolsillos, es la mejor opción para no picar. Pero si eres propensa, a la hora de hacer la compra evita los alimentos que nos gusta comer entre horas, compra lo justo para el consumo en las comidas establecidas, tu cuerpo y tu bolsillo te lo agradecerán.

Qué alimentos puedes picar entre horas que no contengan muchas calorías.

Tal y como recomienda Lina Robles, nutricionista y jefa de nutrición y dietética del Hospital Universitario de la Zarzuela

“Igual de importante que escoger bien los alimentos que ingerimos es ser estrictos con las raciones. Debemos medir bien la cantidad que nos servimos y abandonar la cocina para disfrutar del tentempié en otro lugar para evitar la tentación de servirnos más. Asimismo, tenemos que vigilar el aporte calórico y no sobrepasar las 200 calorías por snack.

Aunque parece poco, cualquier pieza de fruta o porción de vegetales está por debajo de esta cantidad. Y si no queremos renunciar a los hidratos de carbono, basta con ser cuidadosos con las raciones. La clave está en pesar lo que comemos y calcular las calorías.

También es recomendable acompañar los aperitivos con agua, no con refrescos. Aunque estos sean light, lo mejor, en cualquier caso, es beber agua, ya que es la única bebida saludable que realmente nos asegura la ingesta calórica cero y que además hidrata nuestro organismo.

Comer despacio, aunque nuestro aperitivo sea pequeño, es otro factor clave para sentirnos saciados y ayudar a un correcto funcionamiento de nuestro metabolismo, lo cual es necesario para la quema de grasas. Combinar nutrientes es otro truco bastante útil siempre que respetemos la regla de las 200 calorías, ya que cuanto más variado sea nuestro snack, más nos saciará.

Por último, preparar nuestros propios snacks sanos en casa y llevarlos con nosotros a la calle o al trabajo evita que acabemos cayendo en la tentación de comprar una bolsa de patatas fritas, dulces, chocolatinas o sándwiches empaquetados. Lo mejor es que traigamos de casa nuestro propio aperitivo. Además de ser más saludable, también es más barato”.

Sobre todo hay que tener claro que comer bien y hacer ejercicio hará que tengamos un peso saludable y que con ellos prevengamos determinados problemas de salud. Y, si algún día nos dejamos llevar, no dramatizar y sí poner remedio volviendo a los días siguientes a los hábitos saludables.