Gente

GH Vip: Jaque Mate a Hugo

Antonio David se salva en el último momento tras un tenso enfrentamiento con Hugo Castejón en la sala de expulsiones

Pese a que la gala prometía ser de lo más emocionante por las tres posibles expulsiones, que resultaban a cada cual más sugerente, las expectativas se superaron nada más comenzar el programa al conocer que los nominados recibirían la visita de sus familiares. Antonio David Flores, vería por fin a su hija Rocío, Noemí Salazar a su marido y Hugo Castejón a su padre. Una noche de reencuentros después de una semana en la que la situación en la casa había sido insostenible con discusiones durante las 24 horas intensificadas con la prueba semanal "Señores y criados" que puso a varios de los concursantes al servicio del más odiado de la casa.

Publicidad

Los nominados abandonaron el salón para reencontrarse con sus familiares, aunque aún no lo sabían, mientras el resto de concursantes conocían el nombre de la persona menos votada para la expulsión: Noemí. Decisión que causó la euforia entre sus compañeras por ver la posible expulsión de su máximo enemigo un poco más cerca. Antes de conocer la noticia, la salvada pudo ver las ansiadas imágenes del cumpleaños de su hija pequeña además de escuchar un mensaje de apoyo de su madre. Con la emoción a flor de piel su marido entraba al confesionario para reencontrarse con ella. A continuación fue el turno de los Castejón: padre e hijo se fundieron en un abrazo que provocó las lágrimas del concursante. Todos los espectadores fuimos testigos del lado más vulnerable y escondido del concursante que dejó a más de uno atónito. "No me he sentido más solo en mi vida", le confesó a su progenitor que después le aconsejó, "me gustaría que sonrieras más y que estés alegre. Hay mucha gente que te está viendo". Una sorpresa que dejó al concursante ojiplático por ver a su padre en la televisión.

Por último, Antonio David se reencontró con su hija Rocío. El momento más esperado, que superó, si aún se podía, al emocionante de la noche. Su hija entró en la casa con dos mensajes muy claros para él: que fuera estaba todo bien y que se moviese con el corazón. "Quiero ver al David de casa no quiero verte llorar más, ya bastante hemos llorado", le dijo, a lo que él le contestó con un directo: "estoy agotado". El concursante le confesó a su hija que tras la marcha de sus compañeros se sentía muy desubicado entre mujeres, pero que ésta se convertía en la mejor de sus setenta noche en Guadalix de la Sierra. Flores y Castejón, enemigos hasta el final, se despidieron con una discusión en pleno directo mientras se batían en un duelo que sufrió un "sorpasso" minutos antes de cerrar las líneas y que dejó unos porcentajes de 47,3 frente a un 52,7. Finalmente, Castejón era el expulsado siendo sin duda, la mejor noticia que pudieron recibir el resto de concursantes. Tras conocer la noticia, el salvado compartió unas emotivas palabras con el público: "Gracias a toda la gente que se ha gastado tanto dinero por salvarme, por demostrarme después de tantos años que siguen conmigo", mientras que el expulsado aseguró que, "aunque supone que no puedo seguir jugando, para mí es un alivio". Aunque para alivio, el que sintieron las concursantes al ver entrar de nuevo en la casa a Antonio David, al que recibieron entre lágrimas de felicidad.

Ya en plató, Castejón tuvo que hacer frente a las imágenes de su ex amiga, Adara, en las que le confesaba al maestro Joao lo que verdaderamente piensa de él cuando creían que no estaban siendo grabados. "La traición de Adara me ha dolido mucho", dijo después de verlas y mantuvo su discurso de lealtad a su amiga y de víctima ante los ataques de sus compañeros. La noche terminó con Alba Carrillo inmune ante las nominaciones de esta semana y Antonio David, Mila y Adara en la palestra para poder ser expulsados el próximo jueves.