Will Smith, traumatizado por los malos tratos en su infancia

El actor concedió su entrevista más sincera a su mujer, Jada Pinkett

Will Smith
Will Smith

El actor Will Smith ha concedido su entrevista más emotiva a su mujer, Jada Pinkett, en el programa que presenta en Facebook Watch. En ella el genio en Aladdin aseguró haberse sentido aterrorizado y haber llorado mucho cuando se convirtió en padre por primera vez. Por entonces tenía 24 años y cuando nació su hijo Willard quiso replantearse cosas de la educación de su padre. “Él tenía un poco de mal genio y yo era un niño gentil. No era un niño al que tuvieras que abofetear o golpear, así que crecer en un hogar donde había agresiones físicas, eso realmente hirió mi espíritu». Además Smith relató cómo su madre también fue víctima de malostratos, algo que aún no ha logrado superar.

Jada And Will: Their First One-On-One Conversation

On this special Father's Day episode, Jada sits down with Will for one of the most intimate and vulnerable conversations the couple has ever shared. Will and Jada reflect on their 23 years of parenting, including the lessons they've learned, the failures they've overcome and how Will's divorce from his first wife shaped his approach as a father and husband. Plus, never-before-seen Smith family home videos and Father's Day surprises from Trey, Jaden & Willow.

Gepostet von Red Table Talk am Dienstag, 16. Juni 2020

Además, Smith habló sobre su divorcio de su primera de esposa y de la batalla judicial en la que se vio inmerso por la custodia de su hijo. «Me han lastimado mucho en mi vida adulta, pero no creo que nada me haya afectado tanto como el fracaso de divorciarme de la madre de mi hijo, que tenía dos años». Para evitar que fuera traumático se alejó de su hijo pero se prometió no estar nunca ausente con sus otros hijos, Willow y Jaden, razón por la que optó por pasar más tiempo con ellos.

Un estilo de vida que ahora se ha vuelto en su contra ya que sus hijos le acusan de sobreprotección. La entrevista con su Pinkett concluyó con los mensajes que envió a sus tres hijos que terminaron por hacerle llorar.