Miguel Bosé podría exiliarse por la llegada del 5G a España

Es un rumor: ahora que llega la nueva red 5G de Telefónica se dice que Miguel Bosé podría exiliarse en Panamá. Considera que esa red es parte del maquiavélico plan de Bill Gates para dominar el mundo, junto con la vacuna que nos inyectará un micro-chip para controlar nuestras mentes. Hombre, Miguel, parece que las mentes ya las tenemos más o menos controladas, y si no, ¿cómo se explica que un gran tanto por ciento de españoles siga confiando en el Gobierno? También se dice que Torra, el atorrante Torra, se va a reunir con Bosé para consultarle si cree que la estelada y el lazo amarillo, junto con la gran concentración de energía positiva contra España, podrían crear algún tipo de inmunidad contra el coronavirus en la Diada, y si el micro-chip instalado en el cerebro de los soberanistas podría verse afectado por las ondas de radio de la Policía Nacional y crear cierto caos.

Por cierto: visto el hackeo de los móviles de ministros, se espera que Pablo Iglesias declare en cualquier momento a laSexta que, pese a lo que se diga desde las cloacas del Estado, él no ha tenido nada que ver en el asunto y que, por si acaso, habría que investigar si los móviles afectados no han sido un regalo de Putin. Al otro Pablo, Casado, lo que le inquieta, además de la búsqueda de una identidad mediopensionista-centrista para la temporada otoño-invierno, es el colapso del Ingreso Mínimo Vital, y pide que el ministro Escrivá comparezca en el Congreso para explicar por qué solo se han aprobado el 1 por ciento de las solicitudes de ayuda. Según algunas fuentes ministeriales, Escrivá podría volver a frotar la lámpara de Aladino en la que vio cómo iba a ser la recuperación económica y declarar: «No es que el trámite sea farragoso, es que nos faltan funcionarios. Se me ha ocurrido que una solución sería colocar como funcionarios eventuales a los solicitantes del Ingreso Mínimo Vital para que ellos mismos tramiten las peticiones del Ingreso Mínimo Vital». Eso o consultar con Miguel Bosé (que iba para ministro, ¿recuerdan?) antes de que se largue. En fin, que mi amiga y vecina Elena, la de la tintorería, me aconseja que lave cada mañana la mascarilla con vodka: no inmuniza, pero ya verás qué alegría.