La tristeza de Carla de Bulgaria: obligada a cerrar su empresa

Lo ha pasado mal. «He agotado mi pulmón financiero y mi corazón físico. Estoy cansada». Ahora, más serena, nos cuenta los motivos y cómo se encuentra

Carla Royo Villanova during Open Day charity market in Madrid on Wednesday 02 October 2019.
Carla Royo Villanova during Open Day charity market in Madrid on Wednesday 02 October 2019. FOTO: Jesus Briones GTRES

Hace 27 años, Carla Royo Villanova se casaba con Kubrat Sajonia Coburgo Gotha, un joven príncipe búlgaro. En su primer viaje a Bulgaria, Carla descubría la cosmética que elaboran en su país de adopción con el agua de rosas de sus valles. Quedó fascinada por las propiedades de la rosa adamascena. Convenció a su padre, en 2003 comenzó a investigar y en 2008 hipotecó su casa familiar para que naciera Carla Bulgaria Roses Beauty. El próximo día 31 de diciembre la joven princesa de Panagyurishte cierra su empresa. Le ha costado tanto hacerse a la idea, que ha tardado dos meses en permitirme que lo comunique «urbi et orbe» y, mientras tanto, he guardado silencio respetando su voluntad. Hagan acopio de productos, porque desaparecerán para siempre, la Covid y los impedimentos han sido mayores que el trabajo y la ilusión.

-¿Por qué cierra?

-Francamente, el 2020 ha sido tremendo, he agotado mi pulmón financiero y mi corazón físico. Estoy cansada de pasarme el día pensando cómo quitar palos de las ruedas. A finales de febrero me contagié de covid y perdí mucha fuerza, estuve hasta abril muy baja de ánimo. Al recuperarme lo vi todo de otra manera. Con más paz y sosiego, me replanteé muchas cosas y comprendí que, si la empresa no iba bien, no podía seguir forzando la máquina y arriesgando mi salud y el ánimo de mi familia. Llevo casi trece años luchando, conseguí un nombre, he pagado la hipoteca de mi casa, que pedí para montar la empresa, y he dado trabajo a mucha gente. Hay que saber decir «hasta aquí hemos llegado». Me voy con la tranquilidad de saber que se intentó a muerte, y encaro esta derrota con la misma valentía que afronté el reto de lanzar, completamente sola, una línea cosmética.

-¿Ha sentido en este tiempo poco respaldo como Pyme (Pequeña y Mediana Empresa)?

-No voy a echar la culpa al gobierno ni a sus medidas. No es mi estilo culpabilizar a los demás ni tampoco soy política. Pero me ha indignado que hayan subido la cuota de autónomos casi cuatro euros antes de finalizar el año. He echado en falta sentido común y coherencia.

Carla Royo-Villanova durante la entrevista
Carla Royo-Villanova durante la entrevista FOTO: La Razón La Razón

-Podría haber ejercido de princesa. Sin embargo, arriesgó. ¿Qué necesidad tenía?

-Supongo que cuando alguien tiene la ilusión de crear una empresa y dar forma a una idea, la única necesidad es hacer realidad un sueño.

-¿Cierra para siempre?

-Sí. La empresa Royo-Villanova Import SL echa el cierre para siempre el día 31. Seguiré trabajando con mi web (carlabulgaria.com), donde continuaré vendiendo mascarillas homologadas FFP2, así como las bolsas que desinfectan las mascarillas. También seguiré con toda mi faceta viajera y de colaboraciones.

-¿Qué es lo que le está costando más?

-Es muy triste darte cuenta de que toda tu ilusión y trabajo de tantos años tienen fecha de caducidad. Dejé un trabajo maravilloso en Pedro del Hierro años atrás para sacar esta firma adelante, lo arriesgué todo. Y es duro reconocer que no funcionó.

-Una imagina que una princesa lo tiene todo más fácil.

-La imaginación es una cualidad humana; las facilidades o dificultades nos las ponemos a nosotros mismos.

Carla Royo Villanova, durante la presentación de la asociación “Emprende and Tweet”
Carla Royo Villanova, durante la presentación de la asociación “Emprende and Tweet”

-¿Su suegro, el rey Simeón, le ayudó en esta aventura?

-Cuando fundé la empresa él era primer ministro de Bulgaria. Seguramente podía haberme ayudado, pero aunque cueste creerlo no lo hizo por honestidad, responsabilidad, transparencia y rigor, cualidades que debe tener un mandatario y que resultan extrañas. Pero él es así, y para ir al Valle de las Rosas me iba en autobús y dormía en hotelitos muy sencillos.

-Creí que ser Sajonia-Coburgo-Gotha abría puertas y facilitaba la vida.

-En otros tiempos, desde luego, era una de las familias más influyentes del siglo XIX y principios del XX. Hoy en día, lo que te abre puertas es el trabajo bien hecho. Así educaron a mi marido, y así estamos educando nosotros a nuestros hijos.

-Apenas quedan una docena de monarquías reinantes en el mundo. ¿Pervivirán?

-La monarquía en la actualidad es símbolo de unión, democracia, libertad y respeto internacional. Perdurarán si se mantienen fieles, responsables y leales a sus países.