Carla Royo-Villanova presenta la colección de mascarillas ideales para este verano

La empresaria se ha reinventado durante el confinamiento y ha diseñado unas mascarillas bonitas, buenas y homologadas sanitariamente.

Carla Royo-Villanova en el Hotel Urso (Madrid)
Carla Royo-Villanova en el Hotel Urso (Madrid)La razonLa Razón

Durante los dos primeros meses de pandemia, la esposa del príncipe Kubrat de Bulgaria decidió aventurarse en la fabricación de mascarillas en colaboración con su amiga Ana Sanz, propietaria de la marca riojana de alpargatas Las Pacas. “Son mascarillas artesanales 100% españolas de calidad máxima, un tejido que AITEX (Asociación de Investigación de la Industria Textil )nos ha homologado”.

Carla ha invertido muchas horas en diseñar unas mascarillas perfectas para el verano ya que tienen un tejido antibacteriano, antifúngico, transpirable, hidro- repelente y que no dan calor. “Son mascarillas ideales para personas que las tienen que llevar puestas muchas horas porque no les estropea la piel. También las estamos haciendo para empresas, personalizándolas con colores, sus logos…”

Por el módico precio de diez euros, estas mascarillas unisex se venden en su web www.carlabulgaria.com y están teniendo un gran éxito.

CBRB

Carla es una emprendedora, luchadora, tenaz y valiente que en 2003 decidió reinventar su vida y crear su propia empresa de belleza Carla Bulgaria Roses Beauty tomando como base las Rosas de Bulgaria. En sus viajes al país, Carla se dio cuenta que en España no había productos de calidad basados en agua de rosas. Cinco años fue el tiempo de investigación que necesitó hasta encontrar unas cremas a su gusto “Mis requisitos eran que la concentración de agua de rosa fuera muy alto, que no pusieran alcohol ni parabenes (conservantes), no poner excipientes de agua, ni conservantes no naturales. Todos son tratamientos naturales a base de rosa de damascena y algunos, como el tónico multifunción y el hidragel, tienen la concentración de agua de rosa más alta de Europa”, destaca.

Sus productos beauty se han convertido con el tiempo en un must imprescindible para su cada vez mayor clientela entre las que se encuentran entusiastas como la infanta Pilar de Borbón, Leticia Dolera o Laura Ponte. “Soy muy sincera y por eso mis clientes confían en la marca y lo dije desde el principio: si estas cremas os funcionan, os van a funcionar hoy y dentro de 15 años. Yo no voy a estar haciendo cremas nuevas y descatalogando otras. Tenemos una línea muy básica que sigue siendo prácticamente la misma que cuando empezamos, no necesitamos tener mil potingues, solo tener la piel limpia y bien hidratada. En cambio lo que hice hace dos años fue una línea en lugar de con agua de rosa utilizando avena, karité y almendra, crema muy hidratante y como aroma pusimos aceite esencial de lima y de menta, para que fuera más unisex, pero la filosofía inicial siempre es la misma”.

Durante junio y julio, el 50% de los beneficios de CBRB se destinará a la Fundación Querer.

Carla Royo-Villanova durante la entrevista FOTO: La Razón La Razón

Proyectos próximos

El confinamiento no ha cambiado la manera de ver la vida de Carla Royo- Villanova, quien se niega a adoptar términos como “nueva normalidad”: “Si es nuevo no es normal y si es normal no es nuevo”, asevera. La empresaria ha aprovechado estos meses de reclusión forzosa para dar cuerpo a su nuevo libro. “Llevo desde el verano del 2018 escribiendo un libro de viajes, pero como normalmente no tengo tiempo ahora he aprovechado para avanzar. Es un libro de sensaciones, de emociones. Para mí viajar es una emoción. He leído muchos libros de viajes y los que más me han impactado han sido los que mezclan historia con las emociones.”

“Estoy feliz porque es la primera vez que escribo un libro sin editorial. Con mis cinco libros anteriores me sentía como cuando en el colegio no había hecho los deberes, ahora es una felicidad…”

Su madre siempre le decía que le gustaba tanto viajar porque casi nace en un tren, y es que Carla es la personificación del dicho de “los de Bilbao nacemos donde queremos”. “Mi madre tenía veinte años – relata- y quince días antes de la fecha estimada de parto cogió un coche cama para llegar a Bilbao, donde estaba su familia. Empezó con contracciones y al llegar a Ávila tuvo que pedir al revisor que la dejase bajar para llamar a la Cruz Roja. Al llegar a Valladolid, la siguiente parada, estaba esperándola una ambulancia y allí nací yo”.

Ese amor por su familia y costumbres lo refleja Carla veraneando todos los años en el mismo lugar. “Tengo la suerte de hacer lo mismo que hacía con mis padres, a mis hijos les gusta ese plan y a mi marido también. Para mí es lo más maravilloso del mundo poder ir a Santoña a finales de julio y quedarme todo el tiempo que pueda y luego iremos unos días a Cabo de Palos con mi padre”.

El próximo 2 de julio cumplirá 27 años casada con el príncipe Kubrat, quien trabaja como médico coloproctólogo, y Carla confiesa que no hay secretos en su historia de amor “Le conocí con 16, estuvimos dos años de cartitas pero fue mi único novio. El secreto no es más que nos queremos muchísimo, nos lo pasamos muy bien juntos. Nos encanta viajar, conversar… juntos. Es más importante todo lo que nos une que una bronca”.

Con su actitud crítica y comprometida, Carla Royo- Villanova anima a vivir y a viajar. “Le quiero decir a la gente que nadie cancele un viaje, que lo aplacen. Tampoco me quiero obsesionar con solo España, España. Es verdad que tenemos un país precioso y que ahora es un gran momento para descubrirlo, pero también hay muchas pymes y autónomos que viven de llevar españoles fuera de España. Hay que ser justo y coherente. Todos nos tenemos que apoyar”.