El reloj que sembró el odio entre Raquel Mosquera y Rocío Carrasco

La hija del boxeador no quiere saber “nada” de la viuda de su padre

Raquel Mosquera, Pedro Carrasco y su hija Rocío
Raquel Mosquera, Pedro Carrasco y su hija Rocío

Aquel verano de 1996 en Alosno (Huelva) se vivió una jornada muy especial. Se casaba su “hijo predilecto”, el campeón mundial de boxeo, Pedro Carrasco, con la peluquera Raquel Mosquera. Y la madrina del enlace fue la única hija del novio, Rocío Carrasco. Aparentemente, las dos mujeres mantenían una relación cordial, incluso marcada por el cariño, pero todo era ficticio. Nunca fueron amigas, y la muerte de Pedro, el pasado mes de enero hizo veinte años, demostró la evidencia.

Anoche, en el documental “Rocío. Contar la verdad para seguir viva”, Raquel salió muy malparada. Su madrina de boda confesaba que “para mí, esa persona, señora, señorita, no existe. Solamente en el plano judicial. Porque todo lo que ha dicho sobre mí y mi pareja son mentiras que atentan contra mi honor y mi intimidad.”

Rociito y la segunda esposa de su padre no se han visto en las últimas dos décadas, coincidieron en el tanatorio y entierro de Carrasco, en el despacho del notario cuando se abrió el testamento y nada más. Desde entonces, la comunicación entre ambas ha sido nula.

Me viene a la memoria una situación embarazosa en la que la peluquera acusaba a Rocío de haber despreciado los trofeos de su padre, interesándose tan solo por el reloj de oro, un Rolex, que llevaba siempre en su muñeca, dando a entender que su interés era puramente económico. Tiempo después, la segunda reclamaba esos trofeos, quizá para enmendar suspicacias negativas y lavar su imagen deteriorada por la desconsolada viuda.

A Mosquera le costó rehacer su vida sentimental. Lo hizo tres años después al lado del nigeriano Tony Anipke, con quien se casó en 2005 y tuvo una hija un año más tarde. Pero se separaron en el 2007. En el 2014 inició una nueva relación con Isi, compatriota del anterior, y son padres de un hijo.

En el plano sentimental la vida le sonríe, no así en lo que concierne a su madrina. Rocío ha dejado muy claro que nunca se reunirá con Raquel para mantener esa conversación que la peluquera dijo un día en televisión que tienen pendiente. Ni hubo reunión ni la habrá, confirmó anoche la hija de Pedro. Es como decir que la viuda, para ella, está muerta en vida.

Por su parte, Raquel Mosquera, ha hecho unas declaraciones de camino a su peluquería, recuerda que “el Rolex lo tiene ella, yo nunca miento”.