Rocío Carrasco sobre su padre: “Tenía miedo de que Fidel pudiese ser del perfil de Antonio David”

“Antonio David se encargó de aislarme profesionalmente también, poniendo en contra a colaboradores, productoras, cadenas... Nadie me contrató y nadie me quiso contratar más”, asegura la protagonista

Pedro Carrasco y su hija Rocío
Pedro Carrasco y su hija Rocío

El Episodio 6 comienza mostrando la entrevista que María Teresa Campos hizo al boxeador Pedro Carrasco en el programa Día a Día en el año 2000. “Yo ahí no tenía relación con mi padre”, comenta Rocío Carrasco. “Mi padre no conocía a Fidel y por desgracia no le dio tiempo a conocerlo”.

Rocío Carrasco relata una llamada en el Día de Reyes en la que Pedro pide llevarle los regalos a sus nietos. Fidel le dice a Rocío que si no hablaba con su padre él se iba de casa. “Lo llamé, tuvimos una conversación muy larga delante de la que era su mujer en ese momento. Fidel no quiso estar presente. Esa conversación terminó pidiéndole mi padre perdón a Fidel y pidiéndome perdón a mi, diciéndome que me quería y que se había equivocado”.

“Por mucho que ella diga, mi padre no se hubiera referido jamás a mí como ‘esa hija de puta’. Mi padre no se fue en ese coche haciendo eses ni pegando volantazos porque había tenido una pelea conmigo, se va haciendo eses por otras circunstancias que ella sabe perfectamente y yo también. Le quedará a ella en su mente”, asegura Rocío.

Raquel Mosquera, Pedro Carrasco y su hija Rocío
Raquel Mosquera, Pedro Carrasco y su hija Rocío

Sobre la conversación con su padre, Rocío relata: “Me decía que tenía miedo y tenía recelos que Fidel pudiese ser del perfil de Antonio David. Esa conversación terminó de esa forma”.

Rocío Carrasco cuenta cómo vivió la muerte de su padre: “Fidel me dijo: ‘Ro, a tu padre le ha dado un infarto y yo le dije: ‘No pasa nada, está Raquel con él y mañana por la mañana llegamos nosotros’”. “No quiero recordar nada de ese día”, dice Rocío refiriéndose al día del entierro de Pedro Carrasco, “ese día no solo se fue mi padre. Se fue mi niñez. Yo sentía locura por mi padre. Se fue un trozo de mí. Por mucho que me peleara, se fue un trozo de mí. Eso es lo que recuerdo”, prosigue.

Refiriéndose a la última mujer de Pedro Carrasco, Raquel Mosquera, Rocío pronuncia unas duras palabras dejando patente su nula relación entre ambas: “Para mí esa señora, esa señorita, esa mujer, no existe. Para mí existe en lo que judicialmente se refiere. Voy a seguir como he hecho hasta ahora, poniéndolo en manos de la justicia”. “La muerte de mi padre la sobrellevo con el calor de mis hijos que eran muy pequeños, con el de mi madre, con el calor de mi pareja en ese momento y llegando a la conclusión de que lo único que tenemos claro es que nacemos y nos morimos”, concluye sobre esa dolorosa etapa.

Rocío también ha hablado de su actual pareja, Fidel Albiac, al que considera que “con mis hijos ha sido y es una persona que se ha preocupado y se ha desvivido por ellos. Y siempre se preocupó para inculcar a los niños el respeto hacia su padre”. Algo que, al parecer, no gustaba a Antonio David Flores.

Rocío  Carrasco lee el informe pericial de los psicólogos de la Audiencia Provincial
Rocío Carrasco lee el informe pericial de los psicólogos de la Audiencia ProvincialTelecinco

“Se pide a la audiencia a que el núcleo familiar sea sometido a un informe psicosocial de la Audiencia Provincial. Yo no me opongo, pero para mí sí fue bastante traumático”. Este informe detalla que “a juicio de la madre es una niña expresiva y cariñosa que no ha planteado ningún problema. Cuando se instalan en Madrid sigue contando para el cuidado de la menor con la misma chica que contaba en Barcelona. La relación de la niña con todos en casa es buena; en el colegio no tiene problemas y a su hermano le coge, le quiere, le protege y defiende; está muy pendiente de él en todos los aspectos”.

“Imagen materna que atiende, controla, vigila y se preocupa; con ella se identifica, se siente elegida; seguridad en la relación. Temores de separación con rechazo de figuras sustitutivas”, continúa el informe pericial de los psicólogos de la Audiencia Provincial referido a Rocío Carrasco, mientras que sobre Antonio David apunta: “En su estructura de personalidad tendencia preferente en el Sr. Flores a resolver dificultades y buscar gratificaciones en una interacción afectiva con el entorno. Pueden las emociones ejercer una gran influencia en toda su capacidad psíquica”.

También Carrasco ha hablado sobre el acuerdo con su ex marido que constaba en “que diera los niños una pensión compensatoria de 250.000 pesetas y que le pasara una pensión de medio millón de pesetas por cada niño”. Pero según la hija de la Jurado “nunca pasó la pensión, solo 4 o 5 meses y se agarró a que no iba a pasarla en una cuenta en la que figuraba el novio de la madre de los niños”.

Rocío Carrasco y Fidel Albiac junto a su hija Rocío Flores
Rocío Carrasco y Fidel Albiac junto a su hija Rocío FloresEuropa Press Reportajes / Europa Press / ContactoPhotoEuropa Press Reportajes / Europa Press / ContactoPhoto

Rota de dolor, Rocío ha relatado uno de los episodios más duros vivido junto a sus hijos un fin de semana, cuando Antonio David Flores se retrasa tres horas en devolver a sus hijos y el pequeño David Flores aparece con un bulto en el brazo, es por ello que deciden llevar Fidel y ella a su hijo al hospital. “La doctora me miró mal por el estado del niño y le comenté que ya sabía por qué y me voy al juzgado de guardia a poner una denuncia por negligencia a los deberes de custodia. La denuncia la retiré posteriormente porque no quería hacer nada en contra del padre de los niños. Por eso es por lo que no hago muchas cosas, porque él era su padre y por la imagen que quería que tuviesen de él. Eso siempre ha jugado en mi contra”, sentencia.

“Quién te crees tú”: Parte II

El 5 de julio de 2002, Rocío Carrasco obtuvo la guardia y custodia de sus hijos. “A mí nunca un juez me ha quitado la custodia de mis hijos como se ha dicho. Cuando veo que la custodia de los niños es mía, y era consciente de que tenía lo único que quería y que me importaba, pido la nulidad del matrimonio”, confiesa Rocío en esta segunda parte del sexto capítulo.

Antonio David Flores no quería la nulidad eclesiástica del matrimonio y en una entrevista en el programa “Salsa Rosa”, Flores se preguntaba qué pasaba con la pensión de sus hijos si se aprobaba la nulidad del matrimonio. “La nulidad eclesiástica no se puede pedir por cualquier cosa, se nos estudia psicológicamente a los dos y se determina que somos inmaduros los dos, el uno para con el otro para poder cumplir con las responsabilidades”, asegura Rocío.

Nulidad eclesiástica de Rocío Carrasco y Antonio David Flores
Nulidad eclesiástica de Rocío Carrasco y Antonio David FloresTelecinco

Por otro lado, Rocío Carrasco relata cómo se fraguó una campaña para desprestigiar a su pareja, Fidel Albiac: “Esta persona cuenta en la prensa que al niño se le obligaba en casa a llamar papá a Fidel. Eso es mentira. Cuando David tenía 2 años empezó a llamar papá a Fidel y Fidel le decía que él no era papá que era Pepe. Le decía eso porque le era más fácil con la letra P. Y al final le acabó llamando Papá Pepe”.

Incluso se le tacha de maltratador en los platós de televisión y cuenta lo que sucedió con Irma, la niñera que entra como ‘tata’ en 1999: “Esta señora (la antigua niñera de sus hijos) va a una revista a contar que Fidel me maltrataba y posteriormente va al juzgado y denuncia a Fidel por maltrato, una denuncia que fue desestimada al día siguiente; pero ya teníamos todas las portadas”. Al parecer y según relata la protagonista, “Antonio David llevó a Irma a casa de José María Franco, en Alcobendas. Flores le manifestó a Irma que si iba al programa Tómbola, le entregaría una suma importante de dinero y que no se preocupase, que si tenía algún problema le asesoraría su abogado”.

“Ese día yo estaba trabajando con Teresa Campos en el Día a día. Me estaba maquillando y veo que todo el mundo me mira raro. Me llaman al despacho y me lo enseñan. Yo me pasé toda esa mañana llorando de impotencia. Sigo creyendo en la justicia. Yo voy a seguir con la justicia, pero en ese momento pensaba en cómo se puede tener tanta maldad”, cuenta Rocío.

ROCIO CARRASCO Y SU NOVIO FIDEL ALBIAC PASEANDO POR LAS CALLES DE SEVILLA
ROCIO CARRASCO Y SU NOVIO FIDEL ALBIAC PASEANDO POR LAS CALLES DE SEVILLACR© Korpa

“Él se encargó de aislarme profesionalmente también, poniendo en contra a colaboradores, productoras, cadenas... Nadie me contrató y nadie me quiso contratar más”, sentencia Carrasco para finalizar este sexto capítulo.