Actualidad

El incierto 40 cumpleaños de Albert Rivera

Es el primero en más de una década que pasará apartado de la política y centrado en su nueva ilusión: Malú

Es el primero en más de una década que pasará apartado de la política y centrado en su nueva ilusión: Malú

Publicidad

Pocos habrían dicho hace apenas un mes que Albert Rivera iba a celebrar su 40 cumpleaños así: apartado de la vida política y sin el cargo que le llevaba acompañando más de una década. Con todo, puede que ésta no sea la celebración más feliz del ya ex presidente de Ciudadanos. La debacle electoral del partido naranja aún está muy reciente y puede que para el catalán no esté siendo fácil digerir el hecho de que parece que no va cumplir su sueño de ser el “presidente de las familias”.

Acarició La Moncloa con la punta de los dedos tras el buen resultado de Cs en abril, tanto que ya se veía aupado al poder este mes de noviembre con una hipotética coalición con Pablo Casado. Pero, como en el cuento de la Lechera, su sueño político ha acabado esparcido por los suelos. Sin embargo, hay un factor en la vida de Rivera que no estaba cuando se embarcó en la aventura de Ciudadanos: Malú.

“Quiero ser feliz”. Puede que esa fuera la frase más impactante de la emocionante rueda de prensa que Rivera ofreció el lunes en la que fue su casa durante años. En sus palabras hubo recuerdos para sus padres, su hija Daniela y su pareja. Apenas un día después del terremoto que provocó su despedida en un país poco acostumbrado a las dimisiones de altos caros, las cámaras captaron a la pareja de moda en su viaje hacia el sur. Rivera y Malú quieren apartarse del foco mediático que les ha perseguido en su faceta personal desde que empezaron los rumores sobre su posible relación.

Publicidad

Con tan solo una fotografía filtrada a la Prensa mientras compraban maquillaje en un centro comercial de Pozuelo de Alarcón, ambos hicieron su primera aparición oficial cuando el entonces líder de Ciudadanos fue ingresado en el hospital a causa de una gastroenteritis. Fue este verano. A la salida, y junto antes de compartir unas palabras con los medios apostados a la puerta del complejo hospitalario, la ya oficial pareja compartió alguna sonrisa cómplice al saber que estaban dando el paso que muchos esperaban desde hacía meses. En la camiseta que llevaba Malú se podía leer la palabra “Love”: ¿casualidad o declaración de intenciones?

Publicidad

El último “runrún” que ha hecho correr ríos de tinta ha sido el supuesto embarazo de la cantante, un extremo que no ha sido confirmado por ninguno de ellos y que se basa tan solo en una fotografía de la sobrina de Paco de Lucía con una “tripita” algo más abultada de lo que nos tiene acostumbrados, pero que nadie duda de que puede deberse a un mero efecto óptico. Las palabras de Albert Rivera durante el único debate electoral previo al 10-N, cuando se refirió a “sus hijos” y no a “su hija”, como siempre hacía, aumentaron el tono de los comentarios.