Libros

Etienne Bastaits: «La tortilla española es belga»

–Ha hecho la tortilla española de diez formas distintas. ¿Da para tanto?

–Y para más. Falta por hacerla en helado, por ejemplo.

Lo último: la tortilla española en lata que ha inventado y que sirve en su Atelier Belge...

–Quería hacer algo que permaneciera más. Y que el cliente interviniera en la mezcla. Es una tortilla deconstruida.

–¿Podría durar tanto como las anchoas o las sardinas?

–Sería posible. Pero ya no sería deconstruida.

¿Por qué les ha dado a todos los chefs por la deconstrucción?

–Para ofrecer otra imagen de los platos. Vivimos en el mundo de la apariencia.

–Perdone, pero los chefs ya no saben qué hacer para dar la lata...

–Sí, incluso inventar la tortilla en lata. Ahora voy a hacer mejillones a la marinera en lata. Y morcilla de Burgos en lata, en honor a mi mujer.

–Mire que si pasa a la historia por la idea de la lata...

–No me importaría. Sólo trato de ofrecer las tapas de otra manera. La tapa es ya universal y es un invento español.

–No me diga que come tortilla española en la cocina...

–Yo como muy mal. Como restos, lo que pille por ahí.

–¿La tortilla española puede ser el gran plato en tiempos de crisis?

–Yo creo que sale más barato un arroz con patatas.

–¿Qué le puede dar la vuelta a la tortilla en los malos tiempos?

–La creatividad.

–Después de todos los experimentos, siempre se vuelve la cocina casera...

–Creo que a los restaurantes hay que ir a comer lo que no se come en casa.

–¿Participaría en un «reality» de cocineros?

–No. Para vivir feliz, mejor vivir escondido. Es un refrán belga.

–»Dime qué comes y te diré quién eres», dijo Savarin. ¿Cómo es la sociedad de hoy por lo que come?

–Una sociedad acelerada que le importa más alimentarse que el placer.

Dígame qué tiene la tortilla española para que le fascine tanto...

–Dos cosas. Una: se puede deconstruir. Dos: la tortilla es belga. Incluso la tortilla española es belga. Sí, es verdad.

–Eso debe ser de cuando pusimos el pincho en Flandes...