Gente

Tania LLasera reivindica su cuerpo al ritmo de Rauw Alejandro

La presentadora afirma que “las mujeres somos más que una imagen”

@taniallasera
@taniallasera

También Tania LLasera ha caído rendida a la canción del verano de Rauw Alejandro. Al ritmo “Todo de ti”, la presentadora ha reivindicado su cuerpo del que siempre se ha mostrado muy orgullosa y no es para menos. Llasera es un torbellino de energía que además contagia con su positividad en las redes sociales donde no solo comparte su día a día, muchas veces teletrabajando, sino también imágenes de sus “rubios” como cariñosamente llama a sus hijos.

“Oda a mi cuerpo, que me gusta casi todo de mí. No es perfecto, ni tiene que serlo, porque no somos ornamentos, las mujeres somos más que una imagen, somos personas y nuestro cuerpo es nuestro instrumento: para vivir, gozar y disfrutarlo sea como sea. A disfrutar el verano… #aceptando lo que tenemos, no pensando en lo que no tenemos… #bodyacceptance @aceptación lo primero!

Hace unos días, desde Cadaqués, la influencer hacía un “marilyn monroe” ya que el viento le jugaba una mala pasada levantando su falda como en la mítica película “La tentación vive arriba” de la actriz americana. Una imagen que ha provocado un aluvión de piropos en las que sus fans elogian el parecido de Llasera con Monroe.

A pesar de pecar de “narcisista” como ella misma afirma en otra de sus imágenes, la presentadora lamenta no poder compartir más imágenes de sus pequeños de los que siempre ha querido mantener su privacidad, lo que ha dado lugar a que su perfil social esté lleno de selfies.

Con 42 años recién cumplidos el pasado 21 de julio, Tania vuelve a celebrarlo, “celebrando mi cuerpo en todas sus formas porque todas son válidas y aunque a muchos les cuesta el concepto: ME GUSTO, no siempre lógicamente, pero ME ACEPTO en todas mis formas, pesos, embarazos, post partos, pelos, etc. Porque mi cuerpos funciona de vicio, y me da muchas más alegrías que tristezas. Y con eso me quedo. Lo importante es cumplir años, que la alternativa no mola”. Poco más que añadir, ¡Olé por Tania!