Gente

Miguel Temprano, el paparazzi que ahora vive entregado a La Legión: “Donde más miedo he pasado es en Afganistán”

El mítico paparazzi del corazón que ahora vive entregado a la legión, cuenta su experiencia como reportero de guerra: «en los platós de televisión se maltrata a la mujer tanto como en Afganistán»

Miguel Temprano
Miguel Temprano FOTO: Cortesía

Fue uno de los paparazzis más reconocidos dentro de la prensa del corazón en la década de los 90. Actual colaborador de la versión «Deluxe» de «Sálvame», Miguel Temprano es mucho más que un colaborador al uso. Desde el año 2007 es Caballero Legionario de Honor y pertenece su junta directiva. Junto a ellos ha recorrido gran parte de la geografía española, y también a lugares como Albania, Irak, Senegal o Afganistán, país que ahora vive el control de los talibanes en Kabul, uno de los destinos en los que él ha experimentado más vivencias.

- ¿Cómo lo está viviendo?

- Con muchisima pena porque yo he convivido con ellos. He estado allí haciendo lo que más me gusta. La vida me puso esa oportunidad de hacer otras cosas y me dio igual lo que la gente me pudiese decir.

- Un paparazzi que ha trabajado mucho en la crónica social y que cambia de rumbo...

- El corazón me divierte y lo considero periodismo, y me da igual informar de la Pantoja que a los quince días irme a Afganistán. Las dos cosas son informar, pero esto es lo que más me gusta, es mi vocación. Muchas de las cosas que yo he aprendido haciendo corazón las he aplicado como reportero en zona de operaciones. Los que hemos sido paparazzis tenemos la suerte de haber viajado por medio mundo y por países con dictaduras. No es lo mismo hacer a Penélope Cruz bañandose en una playa que esto.

- Ha dicho en alguna ocasión que ve más peligroso un plató de televisión que ser reportero de guerra.

- En algunas ocasiones he visto el mismo maltrato a la mujer que puedes ver en Afganistán en un plató. Ha sido mas vomitivo verlo y vivirlo aquí en España, donde se supone que hay una Democracia.

Miguel Temprano
Miguel Temprano FOTO: Cortesía

- La crónica social ha cambiado y evolucionado mucho.

- Los personajes de mi época no son lo de ahora. Mis personajes ya no existen porque se han ido jubilando o incluso muriendo. Yo no quiero pedirle ahora un posado a uno de «Mujeres y Hombres y Viceversa», porque no tengo ni su teléfono y tampoco me interesa.

- Al final es lo que se demanda ahora...

- Claro, por eso ahora estoy más tranquilo. No tengo ningún problema en entrevistar a quien sea si mis jefes así me lo piden. Yo he trabajado haciendo de todo. Ahora ya no buscan periodistas, ahora te encuentras toreros y gente así haciendo nuestro trabajo.

- ¿Cómo va su trabajo en la Legión?

- La pandemia me ha perjudicado. Tenía pensado sacar un libro para el centenario de la Legión pero lo he tenido que parar. Lo publicaré con tranquilidad.

- O sea, que lo retomará.

- Sí, en septiembre me sentaré a trabajar sobre ello, pero he cambiado la idea del libro. Voy a dedicarme a contar todas las misiones en las que he estado y mis vivencias. Quiero contar cómo son los de la Legión. A mí me han tratado como hermanos. Yo he ido a Afganistán en familia, pasando frío y muchas aventuras increíbles.

Miguel Temprano
Miguel Temprano FOTO: Cortesía

- ¿Ha sentido miedo alguna vez en Afganistán?

- Sí, de hecho donde más miedo he tenido. El primer día que pasé miedo fue con la Guardia Civil en el aeropuerto de Herat. Me fui con ellos para enseñarles a llevar la seguridad como se hace en Occidente. Un señor se me quedó mirando con cara de psicópata y se metió la mano en el pantalón como si fuese a sacar una pistola. Yo me metí detrás de una columna y metí un grito increíble. Resultó que me vio con un chaleco y me quiso vacilar.

¿Cómo gestionaban sus seres queridos esas experiencias?

Aprendí de mis amigos legionarios a que estas cosas en casa no se cuentan. Siempre decía que todo había ido de lujo y que la gente era maravillosa. Y poco más. Cuando llegamos a la zona de operaciones nadie cuelga nada en redes sociales porque puede ser que cualquiera de nosotros esté monitorizado. Hay que guardar silencio.

- Cambiando de tema, y como persona que vivió de primera mano los inicios de Rocío Carrasco y Antonio David... ¿Qué opinión le merece todo este asunto?

- Yo era muy amigo de Rocío Carrasco cuando ella era una cría. El primero que se enteró de que tenía un novio que era guardia civil era yo. Nunca he hablado de este tema en televisión a pesar de que tengo muchas cosas que contar.

- ¿Y respecto al documental?

- Yo las cosas las hubiese hecho de otra manera. ¿Qué es lo que ha ganado?

- ¿Se refiere a que lo hubiese hecho en privado?

Ha sido una estrategia muy «heavy» y bien premeditada. La niña porque pasó lo que pasó con ella y el niño porque es un ser de luz que no se entera de todas las cosas. A un ser de luz que no se entera no le haces eso... Coges con el coche y bajas a Málaga a verle. Una verdadera pena todo.